Como ustedes saben, este blog trata de distintos temas, uno de ellos, sobre ciencia, y no precisamente la ciencia como algo complicado, sino como algo que podemos palpar en la vida cotidiana.

Esta entrada es respecto a algo que la mayoría de la gente alguna vez hemos consumido, las pastillas o polvos efervescentes. Esos que utilizamos ante la sensación de hiperacides o de saciedad. Pero..¿Qué es lo que hace que al momento de adicionar la pastilla o el polvo estos efectúen una reacción “burbujeante” o de efervescencia?

Básicamente a dos compuestos que, al entrar en contacto con el agua interactuan dando lugar a bióxido de carbono, agua  y citrato de sodio anhidro.

El Bicarbonato de sodio (NaHCO3) es una sal alcalina que se encuentra en la sangre circulante y una de sus funciones principales es la de neutralizar ácidos en el cuerpo, principalmente el ácido láctico. El ácido cítrico C6H8O7 es un compuesto de los ácidos orgánicos tricarboxilicos que se encuentra principalmente en las frutas.

Al entrar en contacto con el agua, el bicarbonato de sodio, los iones hidrogenocarbonato reaccionan con los iones hidronio del ácido cítrico produciendo dióxido de carbono gaseoso y el burbujeo conocido.

La reacción química se presenta a continuación.

HCO3 + H3O+ –> CO2 (g) + 2 H2O

3 NaHCO3(ac) + C6H8O7(ac) –> 3 CO2(g) + H2O(l) + Na3C6H5O7(ac)

Aunque son estos los compuestos que intervienen en la reacción de efervescencia, no son los únicos que se encuentran en tabletas o polvos, contienen también almidón y ácido tartárico, este ultimo, obtenido de las uvas.

Anuncios