El día de ayer, se otorgo la constancia de mayoría a Enrique Peña Nieto como presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Aunque esto genere un pesar general (me incluyo), debemos tener muy en cuenta ciertos hechos que si bien, no generan una satisfacción total, podemos estar seguros de algo, el avance de la izquierda de los últimos años.

Sin duda, nuevamente nos imponen a un presidente, del cual, todos sabemos, es una persona poco capaz y con un nivel de intelectualidad que en muchos genera desconfianza. La derecha hoy celebra el golpe de estado, pero celebran solos, la gran mayoría de la población se manifiesta contra esta imposición de la oligarquía.

Se les olvida que, más allá de la elección, volvió a triunfar Andrés Manuel. Al calor de la resolución sobre la impugnación de la elección, olvidamos unos aspectos mucho muy importantes, el golpe maestro de Andrés Manuel López Obrador.

Leyendo en twitter me encuentro con un mensaje que está lleno de verdad.

Más allá del Sol @Rogaciano52:
Andrés Manuel realizó una jugada maestra x la vía Legal le demostró a los mexicanos lo podrido del IFE y el TRIFE, violando la Constitución

Y es cierto, puedo suponer que Andrés Manuel  esperaba la resolución ya conocida por todos que daría el TEPJF, demostró que las que se suponen, deberían ser “nuestras” instituciones son más parecidas a una madriguera de ratas. Donde pesa más el dinero que la ética por defender un proceso electoral a todas luces plagado de irregularidades.

Demostró, no solo que son las autoridades, sino también los partidos como el PAN, el PVEM o el PANAL, están coludidos con los grupos de poder del país, esos mismos que impusieron a Enrique Peña nieto en la presidencia, que la podredumbre llega incluso al otro usurpador, a Felipe Calderón.

Pero tal vez, el mayor triunfo de AMLO fue que, en la votación del primero de Julio, obtuvo 800 000 votos más que en el 2006, pese al catastrofismo que auguraban los medios donde el mejor escenario para la izquierda eran 15 puntos porcentuales de diferencia, declarando que la intención de voto hacia AMLO y la izquierda se vería mermada enormemente. ¿Dónde  quedaron esos 18 puntos porcentuales de diferencia entre EPN y AMLO que tanto gritaba Ciro Gómez Leyva? Quien al final tuvo que tragarse sus palabras y quedar como un mentiroso en cadena nacional, ese Ciro Gómez quien dijo “Ya nos veremos el 1 de Julio”. Sin duda, el triunfo de AMLO va más allá de una elección. Se ha erigido como un estadista y como el mayor líder social de los últimos 12 años. Y eso es algo que ni los medios ni los espurios le podrán quitar.

 

Anuncios