La química es una ciencia que ha tenido una evolución, probablemente como ninguna. Comenzó en el mundo del misticismo de los alquimistas, que asociaban todo a espíritus que habitaban dentro de los elementos químicos, asociándolos con fenómenos supernaturales, metafísicos, casi mágicos. Posteriormente, paso de ser una parte de esas “artes místicas” a ser una ciencia tan compleja como extensa.

Una de las ramas de la química, la química orgánica, es la ciencia que “trata sobre el estudio los compuestos del carbono”. Esta rama, que se dice, tuvo su “nacimiento” como ciencia con la síntesis de urea por Wöhler, echando por tierra las teorías de la “fuerza vital” (defendida por Berzelius). Dentro de la química orgánica, muchos nombres aparecen, cada uno con sus contribuciones, tales como, Berzeliuz, Wöhler, Markovnikov, Mendeleiev, entre otros, pocos reconocen el nombre de Alexander Butlerov. Al menos en lo general. Pero ¿Quién es este personaje?

“Alexander Butlerov (1828-1886) nació en la ciudad de Chistopol de la provincia de Kazán. Tomo interés por la química en el gimnasio, en particular, durante sus años estudiantiles. El estudiante A. Butlerov, bajo la dirección del profesor de la universidad de Kazán N. Zinin, realizó sus primeros trabajos. En 1847 N. Zinin se trasladó a Petersburgo y Butlerov continuo sus trabajos bajo la dirección de k. Klauss, el cual no solo era químico (descubrió el elemento rutenio), sino también un naturalista erudito. […]. Su tesis de magistro la escribió sobre un tema químico: <<Acerca de la acción oxidante del acido ósmico sobre las sustancias orgánicas>> (1851).

En 1852, Butlerov fue nombrado profesor de la Universidad de Kazán. Su tesis doctoral <<Sobre los aceites esenciales>> la defendió en la Universidad de Moscú. En 1857-1858, Butlerov, enviado en comisión científica a Europa visita una serie de laboratorios químicos en Alemania y Francia. En el laboratorio de Würtz, Butlerov obtuvo y estudió el yoduro de metileno (CH2I2). Más tarde continuo sus investigaciones en el Laboratorio de Kazán […]. En 1868 fue elegido (por presentación de Mendeleiev), profesor de la universidad de Petersburgo.” (Pavlov, 1970, Curso de química orgánica pág. 29)

Esa es pues la biografía de este científico ruso. Pero su mérito va más allá de ser un catedrático o investigador. La química orgánica actual no se podría entender sin sus aportaciones.

Butlerov, en el año de 1861 presento sus teorías sobre la estructura química de los compuestos orgánicos en el Congreso de naturalistas y médicos alemanes. El químico ruso, demostró (apoyado en los conocimientos científicos de la época) que la estructura química de los compuestos podía ser determinada, todo esto englobado en una afirmación “La naturaleza química de una partícula compleja queda determinada por la naturaleza, cantidad y estructura de las partículas elementales que la componen”

Pero sus aporte no queda solo en una teoría para determinar la estructura química de los compuestos orgánicos, sino que, también permite explicar de manera convincente el fenómeno de isomería (las distintas formas en las cuales, un compuesto puede estar “acomodado” lo que implica también un cambio en sus propiedades, aunque manteniendo siempre la misma fórmula molecular) y también permitió predecir la existencia y obtención de otras sustancias orgánicas.

Alexander Butlerov, es uno de los nombres menos conocidos dentro de la química, pero también, es cierto que la química le debe mucho, sin sus aportes, probablemente no entenderíamos la química orgánica como la entendemos ahora.

Anuncios