Estando en facebook, me encontré con un enlace de uno de mis contactos, aclarando que no lo hacía por estar de acuerdo sino que era una mamarrachada, exaltando a más no poder a la esposa de Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera. Francamente no es algo que me motive mucho leer, es decir, la frivolidad del espectáculo mexicano no es algo que me motive (favor de diferenciar entre verdaderos artistas y barbies y kens sin más talento que no sea el físico).

En fin, el articulo de Milenio, escrito por un experto en chismes de nombre Álvaro Cueva, escribió hasta el cansancio sobre la “actriz” que (lamentablemente) será la primera dama de México. Escribió hasta el cansancio adulaciones a la actriz, siempre exaltando “su poder”, “su porte”, “sencillez” (hágame usted el favor), etc. etc., etc.

Creo que esto viene a reforzar (y con justa razón) la creencia popular que la candidatura del priista fue creada, patrocinada y difundida masivamente por Televisa y demás medios dedicados al chayote (una producción de Narcotelevisa). Y creo es necesario rescatar fragmentos para que usted, lector, se dé cuenta que la campaña propagandística hacia el presidente impuesto y su primera dama sigue en marcha, no acabo en el primero de Julio.

“Angélica Rivera va a ser la primera dama de México pero no llega de la nada, no tiene que hacer méritos, ya es alguien (sic)”

En efecto, no llega de la nada, llega a partir de toda una operación de mercadotecnia, de propaganda televisiva y muy inflada (en el sentido literal) a pesar de ser una actriz de medio pelo. Su gran merito… protagonizar novelas. Tal vez el hecho de ser actriz no sea algo a juzgar, pero da mucho que pensar tomando en cuenta su escándalo con sus famosos tuits llenos de clasismo y la más clara expresión de aversión por el pueblo.

“Jamás en la historia de México habíamos tenido una figura femenina tan importante al lado de un presidente electo. ¡Jamás!”

Creo que esto es uno de los párrafos más estúpidos que pude leer. Hablando de figuras femeninas de poder, al lado de un regente (presidente, dictador, emperador) se le olvida al señor Álvaro Cueva que en la historia de México, probablemente la figura femenina de poder más importante (nos guste o no) sea la princesa Carlota Amalia (no, no estoy a favor de la monarquía). La figura de Carlota Amalia, esposa de Maximiliano I y que en un principio tuvo una intensa participación de la vida política del país,  esa es una verdadera figura de poder. (Insisto, no me carguen milagritos, nunca he dicho que soy partidario de una monarquía).

“A lo mejor la protagonista de La dueña no tiene los títulos académicos que tienen muchas de las esposas de los presidentes, pero no le hacen falta.

La señora tiene ya un poder monumental y cualquier cosa que diga o que haga es noticia.”

Vamos por partes:

Es cierto, un titulo no necesariamente te hace un erudito, pero en este caso, tal vez tener u grado universitario no le hubiera hecho daño. Es decir, tenemos (nuevamente se lo restregaremos) el asunto de sus tuits clasistas, racistas cargados de aversión y un profundo desprecio por el pueblo.

El poder monumental que tiene, se reduce a la campaña de televisión que esta tras de ella, de no ser por eso, pasaría desapercibida por los reflectores y no sería más que “La Gaviota”

“Pero se trata de dos de las fuerzas más potentes del planeta, de algo en lo que nos tenemos que concentrar si queremos entender el presente y el futuro de nuestra nación.”

Déjenme ver si entendí ¿La política y la farándula hay que entenderlas juntas para entender como nos gobernaran? Pues saben algo… tiene razón. Por mas increíble que parezca, entendiendo como es posible esta quimera podemos decir cómo será (muy probablemente) los siguientes 6 años en una sola frase… “Al pueblo pan y circo”. Y me hace pensar que tal vez no habrá pan, pero si mucho circo, haciendo de la vida política una novela de proporciones nunca antes vista. En pocas palabras nos han jodido los siguientes 6 años.

“Y Angélica Rivera, una estrella de la televisión, va a ser nuestra primera dama.”

Nada más deprimente que un comentario como ese *llora incontrolablemente*. Digo, habiendo tantas mujeres en este país con una capacidad intelectual increíble, de grandes méritos (ámbito social político, cultural), tendremos una “primera dama” cuyo mayor merito fue ser “la Gaviota” un una “gran producción” de Televisa… bueno, deprimente.

“Y ni hablemos del fenómeno de las esposas de los primeros mandatarios a nivel mundial. Aquí está pasando algo que tiene qué ver con sentimientos, con belleza, con pasiones.”

¡Exacto! La imagen vende, esto es muy cierto, tiene que ver con imagen, con caras y cuerpos, dejando los atributos intelectuales en un segundo o incluso tercer plano, la vanidad se hace presente.

“Si Angélica Rivera se cuida, se podría llegar a convertir en una personalidad tan poderosa y carismática como Eva Perón. Tiene todos los elementos.”

Solo que se le olvida que Eva Perón no era solo una figura, era una persona querida por su pueblo, una mujer que lucho por los obreros de su país, con una profunda conciencia social y un sentido de empatía por su pueblo que la catapulto como líder moral de Argentina a mediados del siglo XX. Angélica Rivera… bueno… ya no mencionare los tuits, eso ya es por añadidura y con las conclusiones que ya todos sabemos.

“México necesita muchas cosas, pero también necesita figuras públicas que le den sustento emocional. ¿O usted qué opina?”

México no necesita figuras, México necesita representantes dignos, no maniquíes. Con sustento emocional ¿A qué se refiere este señor? Entendiéndolo y desglosando esa sola frase ¿Nos está tratando de decir que mientras tengamos una primera dama de belleza increíble, con porte de mujer de mundo, podemos ignorar que vivimos entre sangre, mierda y llanto?

Diría sabiamente mi abuela “Perdona a tu pueblo, señor”

Un dato

Inflan mediáticamente a una actriz para ponerla como “una primera dama digna” ya no me extraña que a Adela Micha (reportera de medio pelo) le hayan dado un doctorado “Honoris causa”. Y tampoco sería ya extraño el hecho que la alta esfera política del país se ofenda por que le tiran un huevazo pero digan, tan ligeramente que la escandalosa cifra de personas inocentes que han muerto por la “narco guerra” del genocida Felipe Calderón sean solo “daños colaterales”. Bienvenido al país de lo absurdo.

Anuncios