Interrumpiremos el especial de “Visitando Torreón en la actualidad” para hablar sobre lo que considero, un pequeño pero significativo paso en cuanto a la preservación del patrimonio de la ciudad y su cultura.

En un artículo del 25 de Marzo que publicó Milenio, se mencionaba que el Ayuntamiento Municipal había decidido rescatar el inmueble ubicado en la Calle Idelfonso Fuentes entre Av. Matamoros y Av. Allende.

La casa de estilo mudéjar (que significa “a quien se le permitió quedarse”) fue construida en el año de 1910 por el doctor Alberto Álvarez García y que a lo largo del siglo pasado pasaría a ser el Registro público de la propiedad, una librería y posteriormente una papelería, hasta quedar en el completo abandono.

mudejar

Para el año de 2002, una institución de educación superior se comprometió a su rescate y utilizarla como un recinto cultural a raíz de haber sido donada por el ayuntamiento municipal, pero por una u otra cuestión nunca se vio cumplida la promesa. Incluso, la propiedad mencionada se había comprometido como garantía de pago de un credito.

Al parecer, esta casa aun esta en litigio, pero las autoridades encargadas de su rescate confían en que la resolución final sea favorable y se logre su recuperación y posterior reacondicionamiento, interior y exterior para ser utilizada como un centro de iniciación artística.

418

La nota completa en el siguiente link

http://laguna.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/72f6ebdd48c43a9f352891b0538c67a5

Creo que, como lo dije al principio es un pequeño pero significativo paso. La casa mudéjar es uno de los tesoros arquitectónicos de la ciudad (que es muy joven con apenas 105 años) pero que esperamos, sea el inicio de una serie de rescates en la zona centro de la ciudad. Aun quedan pendientes otros monumentos arquitectónicos como el Hotel Francia, el Hotel Salvador, el edificio de La Suiza y la Ciudad de Paris, el Antiguo Banco de México por mencionar algunos.

Casa Mudejár y Escuela Primaria "Benito Juárez"

Casa Mudejár y Escuela Primaria “Benito Juárez”

IMG02088

La deuda de los torreonenses con su ciudad es enorme, lamentablemente ha sido el ciudadano quien, poco preocupado por sus orígenes e identidad, ha permitido la destrucción de sus “antiguos” monumentos y edificaciones que le dieron a la ciudad en tiempos pasados, el prestigio de ser una de las ciudades mejor trazadas, bellas, modernas y pujantes de aquel lejano 1910.

 

Anuncios