Todos conocemos la leyenda del Rey Midas. Aquel rey que todo lo que tocaba se convertía en oro. Pues bien, aquí en México estamos en un caso diametral opuesto al personaje de la leyenda antes mencionada.

Y es que pareciera que en efecto así es. La empresa televisiva, propiedad de Emilio Azcárraga todo lo que toca lo convierte en, basura, por decirlo menos. No es un secreto para nadie de hasta qué punto Emilio Azcárraga tiene metidas las manos en distintos ámbitos del acontecer diario. Y repasemos cada uno de estos ámbitos.

Si nos remontamos hasta hace algunos años, cuando gobernaba Vicente Fox y a raíz de la aprobación de la famosa “Ley televisa” se le dio a las 2 cadenas de televisión abierta más grandes de México un poder enorme y con amplio margen de acción.

Posteriormente vino 2006, cuando las encuestas se hicieron un arma propagandística y los spots para atacar adversarios fueron permitidos a granel y obviamente, pagando cuota… la gran beneficiada… Televisa y Azcárraga.

Pero sin duda, el ejemplo más claro fue en 2012 (y claro, tiempo atrás que ya venían promocionando a Peña Nieto), donde Televisa (o mejor dicho E. Azcárraga) lograron imponer a un personaje tan gris e increíblemente ignorante, que es claro el hecho que quien gobierna no es él, sino otro “poder tras el poder”. Tan simple como el hecho que este año se le condonaron a televisa más de 3000 millones de pesos en impuestos (curioso ¿no?). En menos de un años de “gobierno” nos enfrentamos a una grave crisis social, con reformas cuyo objetivo es seguir ahorcando a una cada vez más reducida clase media, con una reforma educativa que es muy superficial pero que en si no soluciona anda, con una reforma energética que más bien parece un plan de ventas del petróleo y el país en una situación económica lamentable.

Y no es precisamente que la cultura sea un fuerte del mexicano. Teniendo un presidente que no ha leído más de tres libros en su vida, somos un pueblo que vive en un mundo rosa imaginario de las telenovelas. Y ojo, no estoy diciendo que la diversión debe ser prohibida, no, el problema es que una telenovela sea más importante que la situación socioeconómica del país, que niños y adultos por igual se sepan los nombres de los protagonistas que de los personajes históricos. Y es aquí donde viene una pregunta clave, ¿Donde quedan los espacios culturales en la televisión? Son nulos, las telenovelas son uno de los agentes enajenantes mas promovidos por la televisora. Los espacios culturales hace tiempo desaparecieron de la programación diaria y ahora tenemos programas tan laméntales como “La rosa de Guadalupe”, creando una sociedad que piensa que las cosas se solucionan solo por milagros, cuando la realidad es que el que se queda dormido se lo traga la vida. Está creando una sociedad de conformistas y de ignorantes, de analfabetas funcionales, una sociedad a modo para poder ser controlada.

El deporte, sin duda, hemos tocado fondo. La actuación del día de Hoy de la Selección nacional, apática, sin garra, sin idea, sin nada. Y no es un problema de ahora, tiene por lo menos 4 años, con la llegada de Justino Compean, quien a fin de cuentas quien maneja FEMEXFUT es el mismo Azcárraga, quien ha metido tanto las manos que hoy por hoy, muchos de los convocados no es por su buen juego, sino porque representan dividendos y el marketing es tal que es más importante vender que jugar. Y si es cierto, que el futbol no es prioridad para una sociedad tan lastimada como la nuestra, pero también es cierto que el deporte habla mucho de nosotros como sociedad, ya que no podemos negar que es parte de. Hoy los comentaristas de Televisa se quejan por la mediocre actuación de México en eliminatorias y hexagonal final, pero analizando más a fondo, el problema radica en quien tiene las manos metidas en la FEMEXFUT, quien mueve los hilos de la misma, quien hace y deshace, No son los DT, no es Compean, no era ni siquiera Decio de María, quien hace todo el movimiento es Emilio Azcárraga, que al final no tiene pensamiento de competitividad, sino de empresario. otro caso lo tenemos en el box, con el tristemente célebre “Canelo” Álvarez, quien, durante la mayor parte de sus peleas, se enfrento con rivales “a modo” y así explotar la carrera de “El Canelo” como la siguiente gran promesa del boxeo mexicano, pero ¡Oh sorpresa! llega un rival como Floyd Maywheater y nos ponen los pies en la tierra. Si, el boxeo también se ha devaluado mucho desde que está en manos de televisoras, desde que las televisoras (principalmente Televisa) han metido sus manos en el deporte, este ha perdido su esencia de competitividad y se ha vuelto un negocio bastante redituable.

En efecto, ahora todo en el país, la política, la cultura, el deporte, incluso hasta las tragedias (Guerrero y la infame Laura Bozzo) son un show y un buen negocio. ¿Merecemos de verdad esto? ¿Por qué seguimos haciéndoles el juego a Televisa? ¿Qué no nos hemos dado cuenta del gran daño que le han y le siguen haciendo al país? Ruego por el día que la política sea asunto de políticos responsables y de un pueblo participativo y educado, pido que llegué el día donde un libro sea más importante que una novela (que dicho sea de paso son puros refritos y la trama siempre es la misma), que llegue el día donde el deporte recupere su esencia y que la televisión deje de ser el reflejo de nuestra derrota.

 

Anuncios