Bien dice una frase tan cierta como que lo que hoy pasa en México es producto de dejar a la historia relegada y si bien nos va, como meros datos sin sentido, pero hoy es cuando cobran más valor y vigencia.

La noticia del día, sin duda, debería ser los lamentables acontecimientos en Michoacán, donde la policía, sin orden alguna de aprensión, desalojo a los estudiantes que allí vivían y su detención. Pero ¿Qué fue lo que paso o por qué ocurrieron estas detenciones arbitrarias? Les dejo un fragmento de lo que ocurrió, tomado de una publicación que se me hizo llegar vía facebook.

“Esta madrugada del 28 de abril 2012, alrededor de las 05:00hrs. Fueron desalojadas dos casas de estudiantes en Morelia, Michoacán. Cientos de estudiantes en sendas casas fueron desalojados por policías de seguridad pública del estado y policía federal de fuerzas especiales y llevados a la Procuraduría. Los estudiantes en demanda del derecho a la educación, solicitan ampliación de la matricula en la Universidad Pública, realizaron protestas desde el jueves 26 de abril, retuvieron vehículos oficiales y anoche al parecer quemaron dos patrullas.

Un operativo descomunal, con la detención masiva de todas las personas que se encontraban dentro de las casas. No se conoce aún si hubo una orden judicial.”

Entonces, la lógica priista es “si se manifiestan pacíficamente no les hacemos caso, si lo hacen de forma contundente, los reprimimos”. El derecho a la educación, viene estipulado en la Constitución política como un derecho invariable de todos, pero no solo a recibirla, sino que sea una educación de calidad. El error de los compañeros estudiantes fue pues, exigir el cumplimiento de ese derecho ya establecido en la carta magna y la respuesta fueron, macanas, escudos y pistolas.

Pero no es la primera vez que se ve en México una represión estudiantil. Se cuentan con antecedentes tan lamentables como este en Michoacán. Tal vez los más recordados como La matanza de Tlatelolco, Jueves de Corpus o más recientemente, Ayotzinapa donde, la policía asesino de manera impune y autoritaria a 2 estudiantes (existen fotos de los lamentables momentos). Sin duda el común denominador es la represión gubernamental, bien dicen que al gobierno no le conviene tener un pueblo culto, porque así perdería completamente el control que ejerce sobre él, la manipulación y la obediencia.

¿Qué nos pasa que no hemos aprendido nada de nuestra historia? ¿De verdad estamos empecinados en tropezar con la misma piedra?

Sin duda, en Michoacán, Fausto Vallejo dio muestras que “el nuevo PRI” sigue siendo el mismo que dejo el poder hace 12 años, aquel PRI autoritario, represor, sin escrúpulos que no le importaría desaparecer gente con el único propósito de mantener su control sobre el pueblo. ¿Que no podría esperar si Enrique Peña Nieto llegará a la presidencia de la republica? teniendo en cuenta los antecedentes en Atenco.

Atenco fue sin duda otro capítulo que la violencia generada trajo como consecuencias el deceso de un niño de 14 años, cientos de detenidos, entre ellos muchas mujeres, de las cuales, muchas denunciaron violaciones por parte de las “autoridades”, delitos que aún hoy siguen en la impunidad quedando como otra página negra en la turbulenta historia del país.

La historia no es solo una materia de educación básica o media que solo sirve para almacenar un dato. La historia es la explicación de porque estamos así y hacia donde nos dirigimos si decidimos cometer los mismos errores del pasado  u optar por alternativas distintas que nos lleven por buen rumbo.

No permitamos que esto quede impune, demos difusión a este hecho que ha ocurrido en Michoacán, dar a conocer como es “el nuevo PRI”.

Apoyemos a los estudiantes de Michoacán.

Anuncios