El centro histórico de Torreón: Entre intereses particulares, apatía ciudadana y desinterés gubernamental.

A menos de 40 días de las elecciones en el estado de Coahuila, que va a renovar la gubernatura, presidencias municipales y puestos legislativos, la carencia de propuestas culturales da mucho de qué preocuparnos.

En el caso de Torreón, no es menos grave. De todos los candidatos, las propuestas para el centro histórico no muestran claridad en ningún aspecto como planeación y estrategias. Hasta ahora, solo se han lanzado propuestas vagas, donde el estribillo generalizado es “reactivar el centro histórico” ¿Pero como confiar en candidatos que alguna vez gobernaron Torreón y que no hicieron nada en ese aspecto?

En ese respecto, un reportaje publicado en la Revista Coahuila, refiere a que desde el año de 1996 existe un reglamento para la conservación del centro histórico, el cual, no ha sido respetado por los particulares, pero que tampoco la autoridad ha hecho mucho por exigir que se cumpla a cabalidad el documento; Jorge Zermeño, candidato del PAN a la alcaldía de Torreón, ya fungió como alcalde, si bien es cierto, su gestión ha sido catalogada como buena, sin indicios de irregularidades ni malos manejos, su accionar respecto al centro de la ciudad fue, por decir lo menos, casi nula, al respecto, en el artículo de la revista antes mencionada, se entrevisto al arquitecto Andrés Ramón estrada, el cual dice al respecto:

En 1997, con el primer gobierno municipal de alternancia, presidido por Jorge Zermeño Infante, se separó lo que es la Dirección de Obras Públicas del Municipio y la Dirección de Desarrollo Urbano, con lo cual surgía una dependencia específica encargada del cuidado del desarrollo urbanístico, pero dicha dependencia, inexplicablemente, no asumió la protección y normatividad para el Centro Histórico, ni se tiene registrado que se haya creado la Junta de Protección y Conservación del Conjunto Histórico de la Ciudad de Torreón, como lo establece el reglamento mencionado.

No menciona, en efecto, que también, los gobiernos priistas fueron omisos al respecto. Solo hasta 1997, en Torreón hubo alternancia en el gobierno municipal, y antes de eso, cuando solo el PRI gobernaba, fue cuando muchos de los edificios más emblemáticos de la ciudad fueron destruidos, muchos de ellos, símbolos de la identidad torreonense: El edificio Lack, el Teatro Princesa, el Chalet de la Garza, el banco de Coahuila, el banco de la Laguna, el Hotel San Carlos, los hoteles Iberia y Paris, y la que, a mi parecer fue la perdida más sentida por la comunidad, la Casa Morisca.

Por lo tanto, la omisión y desinterés ha sido por parte de ambos partidos políticos, representados en los funcionarios que ocuparon la alcaldía de la ciudad. Mucho se ha dicho de los proyectos del rescate del centro histórico, pero la mayoría solo quedaron como meras promesas que en el papel se ven bonitas pero en la realidad son inexistentes.

Durante la administración de Miguel Riquelme, se puso en marcha la rehabilitación de la avenida Morelos, proyecto que tenía como directriz, la reactivación comercial de la zona, peor omitiendo un proyecto integral donde también se incluyeran aspectos culturales. A poco menos de un año de la puesta en marcha del citado paseo, muchos comerciantes se han manifestado, debido a que el proyecto ha sido un fracaso, las ventas, contrario a lo que se prometió, no han dado los mejores dividendos, si bien es cierto que la actividad nocturna ha incrementado y los lugares de esparcimiento como antro y bares le han dado nuevamente dinámica a la vida nocturna en el primer cuadro de la ciudad, los negocios diurnos no han corrido con la misma suerte, debido, principalmente a que el proyecto no integra a los comerciantes que ofrecen productos y servicios y los espacios culturales son inexistentes, salvo por los artistas callejeros que uno puede encontrar a lo largo de la avenida, pero sin el apoyo gubernamental que promueva y difunda sus actividades.

Se les olvida que el centro histórico, se expande a lo largo y ancho de 241 manzanas, y que una sola vialidad no mejora todo el entorno. Tan solo en el primer cuadro, que va de la calle 5 de mayo hasta la Calzada Colon, existen gran cantidad de edificaciones, algunas monumentales y algunas que en mejores tiempos fueron utilizadas como viviendas peor que poseen un valor arquitectónico digno de conservarse, las fachadas lucen descuidadas, algunas al borde del colapso por el estado de abandono en que se encuentran, los planes, los muchos planes de rescate, pareciera no contemplar estos edificios.

Otro de los problemas que se presenta en el estado de decadencia del centro, es el desinterés de los particulares, propietarios de las fincas que poco o nada hacen para mejorar la imagen de las fachadas, al respecto, el artículo menciona:

La mayor parte de lo que fue considerado como el patrimonio histórico, arquitectónico y artístico del centro de la ciudad es propiedad de particulares, quienes no han mostrado interés en la preservación de sus propiedades, dejando que éstas se fueran deteriorando con el paso de los años, hasta quedar en una condición ruinosa o bien, sin ninguna oposición de las autoridades, han demolido una gran cantidad de fincas para venderlas como terrenos o levantar construcciones de un estilo “moderno” o “contemporáneo”.

El mayor problema para la conservación del Centro Histórico ha sido el gremio de los comerciantes, quienes, desde mediados del siglo pasado, han venido destruyendo sistemáticamente la mayor parte de las fincas que se encontraban clasificadas dentro del patrimonio, como se puede observar, de forma dramática, en calles como la Hidalgo, la Juárez y la propia Morelos.

Es decir, la misma ciudadanía se ha encargado de llevar al centro a su estado de detrimento actual. Muchos han sido los ciudadanos que han hecho hincapié en la decadencia del centro de la ciudad, pero han sido muchos más, quienes, por ignorancia o simple comodidad, han destruido inmuebles con valor histórico y/o arquitectónico. La omisión de la ciudadanía ha venido a acelerar la decadencia de la imagen urbana de la ciudad.

Pero ejemplifiquemos esto con un caso que involucra a una de las familias más acaudaladas, no solo de la laguna, sino de todo el país, los Martín Borque. Es del conocimiento de los torreonenses, que antiguamente, entre lo que son actualmente las calles de Juan Antonio de la Fuente y Muzquiz, se encontraban emplazados 3 edificios cuyo valor arquitectónico los haría merecedores de ser protegidos y preservados, uno de ellos, que fue emblema de la ciudad por muchos años, el edificio Lack, propiedad de Julián Lack, inmigrante alemán, del cual sobresalía ese reloj de 4 caras que engalanaba la avenida Hidalgo. La manzana fue adquirida por la familia Martín Borque con el objetivo de construir un centro comercial “moderno” en el centro de la ciudad, destruyendo las edificaciones y quedando, un rancio edificio moderno que rompe con la armonía de lo que, en teoría, debería ser un centro histórico, y ese no fue el único caso, también el antiguo banco de la Laguna, ubicado en la avenida Hidalgo esquina con Cepeda, que fue demolido para dar paso a una tienda comercial, y a mas de 30 años, pocos se preocupan por lo que aun se tiene y que, lamentablemente, tiene muchas probabilidades de perderse.

El centro histórico, adolece también de la contaminación visual, donde las fachadas no lucen debido a la gran cantidad de espectaculares emplazados en los inmuebles; de esto, no existe la regulación que existe en otras ciudades como Zacatecas, Durango, etc., por mencionar unas. En un artículo publicado por Noticias El sol de la Laguna, se denuncia la “depredación mercantil de los edificios históricos del centro de Torreón”, en relación a la colocación de anuncios espectaculares que deterioran y modifican las fachadas de dichas construcciones por las cadenas de autoservicios, que, inconscientes del daño, colocan a placer sin recibir sanciones.

A todo esto, se le suma la falta de propuestas concretas por parte de los candidatos a la alcaldía para rehabilitar la zona centro de la ciudad, más preocupante debería resultar, el hecho que, ninguno de los candidatos cuenta con asesoría especializada, de arquitectos o historiadores, como para crear un proyecto concreto que de resolución a este gran problema, que se viene arrastrando, no de hace 5 o 10 años, sino de hace más de 40 años.

La recomendación de este autor es simple pero que, de realizarse, pudiera ser de impacto en el futuro, ahora en este periodo de elecciones,  exigir a los candidatos una agenda cultural que incluya el rescate de nuestro centro histórico, que dicho sea de paso, tiene mucho que ofrecer y mucho que contar, exijamos que en su agenda de gobierno se realicen acciones concretas que detengan la decadencia de la zona centro de Torreón, no ideas al aire ni buenas intenciones, sino pasar a lo concreto, a la acción, dejemos de ser simples espectadores y demos el paso a la democracia participativa, no a aquella que se redice a un solo día de votación, sino a una ciudadanía que pueda hacer escrutinio de la labor de los funcionarios de gobierno.

 

http://revdecoahuila.blogspot.mx/2017/04/el-centro-historico-de-torreon-casi.html

https://www.noticiasdelsoldelalaguna.com.mx/local/centro-historico-victima-de-la-depredacion-de-cadenas-comerciales-villarreal-murra

http://www.vanguardia.com.mx/articulo/rescatan-centro-historico-de-torreon-0

 

Agenda municipal

Estamos en tiempos electorales y por ende, los próximos dos meses estaremos siendo bombardeados con spots televisivos, de radio y propaganda callejera (espectaculares, panfletos, etc.). En lo que respecta al municipio de Torreón, la agenda municipal es muy amplia y se hace urgente el cumplimiento de la misma, sobre todo por la procastinación en cuanto a proyectos de mejora urbana y de servicios.

1.- Rescate del centro histórico 2.- Mejoramiento de servicios pavimentación, drenaje y alcantarillado, mejora de vialidades para aumentar competitividad. 3.- Seguridad 4.- Generación de empleos y mejora salarial 5.- Abasto de agua potable y de uso para actividades. La agenda municipal debería, evidentemente, incluir estos puntos, pero no solamente eso, sino también el cómo y con qué recursos se piensan realizar y las razones y antecedentes se explican brevemente. Analizando los puntos 1 y 2, podemos observar que desde anteriores administraciones se ha prometido mejoras en esos rubros, pero poco o nada se ha hecho para combatir ese rezago. La apuesta de “Paseo Morelos” es en esencia buena idea, la cual, sin embargo, su concepción como plan de desarrollo para el centro está incompleta. Analizando a fondo el proyecto, es más bien un paseo de entretenimiento nocturno que un plan holístico que abarque tanto al comercio en general como a la cultura. No se critica la apertura de bares y antros, se aplaude, tanto por la diversificación de las opciones de esparcimiento así como por la generación de empleos y la derrama económica; pero el gobierno municipal, no tomo en cuenta, o al menos esa es la percepción generalizada, a los locatarios ya establecidos, quienes, recientemente, decidieron cerrar sus negocios por las pocas ventas y las evidentes pérdidas económicas. Aunado a esto, no hay en todo el Paseo Morelos algún recinto cultural le dé un añadido al proyecto. A decir de este autor, recintos como galerías de arte serían opciones viables que mantuvieran la avenida activa tanto en las mañanas como en las noches con su oferta de esparcimiento. La afluencia de gente por las mañanas pudiera amortiguar y con el tiempo impulsar la actividad comercial en la zona. Incluso, amén del IMPLAN, pudieran destinarse recursos para la reconstrucción del Teatro Princesa, cuyo terreno, ubicado en Valdez Carrillo y Morelos, está siendo usado como estacionamiento y bien pudiera utilizarse como otro recinto cultural de la ciudad. En general, la problemática del Centro histórico de Torreón se resume en el descuido por parte de las autoridades estatales y sobre todo municipales, que incluso hoy en día, permiten modificaciones a las fachadas de edificios sin que los propietario reciban multas o sanciones de acuerdo a las leyes de conservación del patrimonio histórico. Es por ello que, la administración entrante debe buscar solución a este problema que viene, no de una o dos administraciones atrás, sino de por lo menos, hace 30 o 40 años. Habría que preguntarle, a cada uno de los candidatos que planes hay para mejorar la imagen urbana, en este caso, del centro y que estrategias planea seguir: financiamiento, tiempos, acciones de mantenimiento, etc., Otros aspectos de los que adolece la ciudad son en cuanto a servicios de drenaje, alcantarillado, pavimentación y vialidades. El año pasado, se presentaron en la ciudad lluvias atípicas las cuales dejaron ver las carencias de la ciudad en cuanto a sistemas de drenaje pluvial. Por años la ciudad ha sufrido de inundaciones debido a las lluvias, todas las administraciones se han “comprometido” a mejorar los sistemas de drenaje y alcantarillado y todas las administraciones han sido omisas ante esta problemática. Y la necesidad de una mejora en el alcantarillado se hace más urgente debido a las características del terreno plano, sin elevaciones, lo cual no favorece la escorrentía y produce las inundaciones que año con año afectan a amplios sectores de la ciudad. Y junto con pegado, el problema de la poca calidad en el pavimento, que se hace palpable viendo la cantidad de baches a lo largo y ancho de la ciudad. Uno podría ir por las principales vialidades de la ciudad, los Bulevares Revolución o Torreón-Matamoros, Constitución e Independencia y ver la enorme cantidad de baches, productos, de las lluvias o simplemente de la mala calidad de los materiales, y eso solo por mencionar los más evidentes, pero en cualquier vialidad de Torreón podemos ver el mismo problema de baches y en general, mal estado del pavimento. Las vialidades, parecen ya insuficientes, sobre todo en la zona de la carretera antigua a San Pedro de las Colonias, e incluso en la carretera nueva, donde se hace necesario la modernización, por medio de puentes o pasos a desnivel para darle fluidez al tráfico generado en aquella zona de Torreón. En resumidas cuentas, todos estos aspectos son los que se evalúan para la competitividad de una ciudad o región, que así como observamos, está de capa caída gracias a la omisión de los gobiernos en turno. Otro de los temas a tratar es la seguridad, que si bien, los delitos relacionados con el crimen organizado se han reducido significativamente, los crímenes como robo a casa-habitación, robo de autos y a comercios, etc., aún no han sido erradicados del todo, y mientras no se tengan índices de seguridad altos, mientras los mismo cuerpos policiacos se dediquen a amedrentar en lugar de proteger a la ciudadanía, no se vislumbra un panorama alentador para la ciudad. Los casos de corrupción dentro de las corporaciones así como dentro de los gobiernos en turno estancan cualquier atisbo de progreso. La generación de empleos es otra de las asignaturas pendientes de los gobiernos municipales y estatales. Solo hasta hace apenas unos años (3 para ser precisos), y dicho con la mayor claridad y responsabilidad posible, se permitió la entrada de inversiones a la ciudad. Para nadie era secreto que los gobiernos estatales favorecieron completamente a Saltillo para la instalación de empresas, sobre todo del ramo automotriz, bloqueando cualquier intento de establecer alguna en Torreón. Ahora, con la instalación de empresas, pudiera pensarse que viene otro impulso para Torreón, lo cual en parte es cierto, primero, por las facilidades dadas ahora para el establecimiento de empresas y negocios, la mejora de conectividad aérea, con la llegada de una nueva línea de aviones (TAR) y la apertura de nuevos destinos (Querétaro, Mazatlán, Monterrey, etc.,) y sobre todo, la carretera Durango-Mazatlán, que puso a Torreón en inmejorable posición, de antemano, ya desde antes estratégica en todos niveles. Lo cierto es que no solo debemos conformarnos con eso, sino que, la tarea del próximo gobierno es impulsar a Torreón como una zona productiva, donde se atraigan inversiones de gran calado, industriales, de servicios, edificaciones verticales, etc., mejorando su competitividad y desde luego, la mejora salarial, que, dicho sea de paso, en comparación con otras zonas, el nivel salarial es muy bajo. En cuanto al abastecimiento de agua, es evidente que su mayor uso es para actividades relacionadas con la industria de los alimentos, sobre todo por la empresa LALA, la cual sobreexplota los mantos acuíferos que a la larga pudiera repercutir en la disponibilidad del liquido para consumo humano. Pocas son las acciones tomadas para resarcir esta problemática, donde no existen acciones que permitan la reutilización de las aguas residuales o de las aguas pluviales. Tomando en cuenta la dinámica poblacional, su crecimiento en el futuro, podría implicar el desabasto y la carestía del servicio, por lo cual, tomar acciones ahora es indispensable. Hasta aquí se han expuesto los motivos por los cuales, la agenda municipal debería tomar en cuenta estos puntos. No hay un punto que sea de mayor o menor prioridad, a parecer de este autor; por muchos años, los gobiernos han rezagado a Torreón llevándolo a la situación en la que se encuentra actualmente. Se propone como ejercicio democrático un debate abierto entre todos los candidatos a la presidencia de Torreón, donde parte del temario se toquen estos puntos ya mencionados, haciendo énfasis en el “que se va a hacer” y en él “como se va a hacer”. Cualquier cosa que usted considere debería tratarse, coméntela aquí y pudiéramos darle un seguimiento más amplio.

 

Salir al mundo

Buenos días, tardes o noches, dependiendo de la hora que lean este escrito. He tenido muy abandonado el blog, básicamente porque otros menesteres aparecen y por ende, hay que ocuparse de los mismos. Pero hoy no hablare sobre algún dato histórico, una crítica política, social, etc.; hoy les hablare sobre algo personal, no sobre esas cuestiones “personales” que solo platicarías con tus más cercanos, sino algo personal que te cambia tanto que la necesidad de compartirlo es enorme.

A manera de introducción, comenzare diciéndoles que hace poco más de un año no vivo en Torreón, dejé mi ciudad de origen (tierra bendita) con el fin de cumplir planes que había postergado. Ciclos terminaron y otros empezaron, amores fallidos pasaron de la melancolía al simple recuerdo, como quien recuerda que el día anterior fue a un parque a caminar; viejas amistades que aún permanecen y nuevas amistades que surgieron, nuevas experiencias y nuevos aprendizajes. Vivir solo es una verdadera aventura, por que como toda aventura, te enseña cosas que jamás consideraste, ni siquiera remotamente.

Comenzaría con un mensaje alentador, aunque no lo parezca, le pierdes el miedo a la soledad, (sin insinuar que viviendo solo no necesitaras a nadie ); si alguna vez quisiste un “tiempo para ti”, ¡Felicidades! lo has encontrado, aprendes a vivir contigo, redescubrirse es una de las tareas más laboriosas pero más gratificantes, observas que eres básicamente la mezcla de miles de virtudes y defectos, que eres resultado de tus decisiones y mas que lamentarte por las malas decisiones o congratularte por las buenas, agradeces porque te han llevado a dónde estás, y puedes esbozar una sonrisa, porque pese a las calamidades y gracias a la fortuna, avanzaste, el proceso ha sido doloroso, pero no vano. Aquí has empezado a cambiar.

Es aquí donde esos “sermones aburridos, obvios y repetitivos” cobran todo el sentido del mundo, aquí estás solo, tus actos son tu responsabilidad y donde aprendes que ya no puedes evadir las consecuencias, enfrentarlas es la única opción. Muchos dicen “cuando vives solo vas a saber lo que es sufrir”, y si bien es cierto (aunque solo en parte y solo por un tiempo breve) se les olvida decir que no solo sufres, también aprendes, también cambias. Se sufre por estar alejados de todos y todo lo que conocías, las personas, los lugares, los sabores, etc., extrañas en demasía, pero llega un momento en que, esa nostalgia se vuelve en optimismo, tu principal soporte son tus recuerdos y tu motivo son las ganas de salir adelante, tu crecimiento personal sigue progresando.

Llegan nuevas personas, con ellas nuevas experiencias, nuevas formas de ver las cosas y justo ahí sigues cambiando, creciendo, madurando, cuando te das cuenta que esas experiencias nuevas en unos años se convertirán en nuevos recuerdos que tal vez nunca imaginaste tener o vivir.

Aprender a hacer cosas nuevas, descubrir que eres capaz de hacer tantas cosas y de pronto, tener la sensación que puedes enfrentar al mundo, valerte por ti mismo, enfrentar los problemas recordando la famosa frase “la necesidad es la madre de la invención”. Si te detienes un poco a pensar, te darás cuenta que llega un punto que ya defines las prioridades, antepones la responsabilidad sobre la frivolidad, aquí, mi amigo, has madurado.

Concluyo: Tienes más que ganar que perder cuando sales de tu zona de confort, el mundo es ese monstro que para conquistarlo necesitas primero vencer tus miedos.

Resultado de imagen para madurez

Una mancha imposible de borrar. La matanza de chinos en Torreón

Sin duda, la ciudad de Torreón alberga una vasta historia, pese a ser una ciudad relativamente joven, de apenas 108 años. Cuenta en su haber con acontecimientos tan importantes y gloriosos, que si su gente los conociera a profundidad, tendrían aun más motivos por los cuales sentirse orgullosos y exigir el justo lugar que merece en la economía y política de la nación.

Av. Hidalgo

Av. Hidalgo

Pero entre su historia, Torreón tiene una mancha, que ya sea por olvido involuntario u omisión consciente, poca gente conoce, no solo en la región, sino en todo el país. Es menester para todos, conocer este episodio lamentable, no para reclamarnos, sino para no cometer esos mismos errores, donde la cuestión racial propicio una matanza.

Y es por ese mismo olvido, que se han forjado falsas historias sobre los autores de la masacre y los motivos de la misma, en este post, procuraremos aclarar esas inconsistencias y sentar bases para un mejor criterio.

Podríamos citar como la antesala de esta masacre, la arraigada “Campaña antichina”que

Edificio Russek

Edificio Russek

prolifero entre los años de 1910 hasta mediados de los años 40’s. De hecho, la colonia china más numerosa en México, en aquellos años, era la de Torreón. Otra de las razones de esta famosa campaña se debió a que el programa enarbolado por el Partido Liberal Mexicano, encabezado por los hermanos Flores Magón, acusaba a los inmigrantes chinos de haber privado de trabajo a los mexicanos. En una de sus publicaciones en el periódico “Regeneración” Ricardo Flores Magón llama a “los industriales mexicanos y a los hombres de negocio en pequeño, que guardan resentimientos por la monopolización extranjera de los intereses económicos”, en la cual hace clara alusión a los dueños de los grandes capitales (alemanes, estadounidenses y españoles) y medianos capitales (chinos). Sin duda, estos discursos antichinos, plasmados en el ideario magonista fueron antecedentes claves para la matanza que se avecinaba. Se puede decir que el cenit del odio racial hacia la comunidad china se resume en el grito de independencia de 1910 “¡Viva México, Viva Madero, Mueran los chinos!”.

Otro de los antecedentes es la llamada “mestizofilia”, al que podemos llamar un movimiento que surgió en los albores del siglo XX, donde el mestizaje se veía como la imagen ideal, en un país donde el chino no tenía cabida por considerar que solo “degeneraba”.

Benjamín Argumedo

Benjamín Argumedo

La culminación de este odio (irracional hay que decirlo) se dio en la ciudad de Torreón el día 15 de mayo de 1911, durante la primer toma de la ciudad. En aquel entonces, la guarnición de 700 federales al mando del general Emiliano Lojero, quien, al verse superado en número, junto con el entonces jefe político de la ciudad, Francisco del Palacio convocó a comerciantes, cónsules y grandes empresarios, reunión celebrada en la Asociación Reformista del Imperio Chino, para promover entre ellos, la idea de que los extranjeros asentados en la ciudad debían combatir a los rebeldes maderistas, propuesta a la cual, se negaron rotundamente. Fue probablemente, la elección del lugar de reunión lo que hizo circular el rumor, que había sido la comunidad china, participe en la defensa de la ciudad contra los maderistas.

Con el advenimiento del ataque a la ciudad y tomando como referencia, los ataques y el vandalismo del que fueron víctimas los comercios chinos, previo al estallido de la revolución, se hicieron circular panfletos entre la comunidad china, donde se les hacia un llamado a encerarse en sus casas y no oponer ninguna resistencia ante el posible saqueo de sus bienes. El ataque a la ciudad comenzó el 13 de Mayo de 1911, para el 15 del mismo mes, las fuerzas federales abandonaron la plaza. Benjamín Argumedo, jefe que comando el ataque a la ciudad de Torreón entraba triunfal a la ciudad, comenzando el pillaje y saqueo de los negocios chinos, esto debido, a que circularon rumores que la

Carreta traslando cadáveres de ciudadanos chinos ejecutados.

Carreta traslando cadáveres de ciudadanos chinos ejecutados.

comunidad china, había apoyado activamente al ejército federal, incluso participando en la defensa de la ciudad. Durante el saqueo, a cada chino que encontraban lo sacaban de sus casas o negocios y los mataban en plena calle. Es muy común escuchar que durante la matanza, a muchos ciudadanos chinos radicados aquí, se les aventaba desde el edificio Russek, que se ubica en la plaza de armas, en el costado poniente del Casino de la laguna, donde encontraban su fatal destino. Al final, 303 ciudadanos chinos fueron asesinados por las fuerzas de Benjamín Argumedo, es decir, casi la mitad de la colonia china radicada en esta ciudad.

En el relato del periodista Delfino Ríos declara que:

“Las calles de Torreón a las tres de la tarde estaban cubiertas de cadáveres… La consternación en que quedó la ciudad es indescriptible, no hay palabras con que expresarla”.

Una de las teorías más arraigadas es que el autor de esta matanza fue Francisco Villa, pero en este primer periodo revolucionario, Villa no tuvo participación alguna en la primer toma de Torreón, este hecho es atribuible 100% a Benjamín Argumedo, revolucionario lagunero conocido como “El León de la laguna”, quien después, pasaría al bando federal, enfrentándose al general Villa en una de las tomas de esta ciudad.

Conclusiones

Sin duda, el racismo es semillero fértil para los baños de sangre. Siendo México un país de mestizos, donde confluyeron personas de distintas etnias para dar origen al mexicano actual, un episodio como el vivido en la ciudad de Torreón resulta indignante, pero sobre todo nos debería poner a pensar en la irracionalidad de las creencias de la superioridad de razas. Podríamos criticar el racismo de Hitler o el de asociaciones como el KKK u organizaciones neonazis que se formaron en Europa y EUA, pero hacer una autoevaluación de nosotros, daría como principal observación que ejercemos el racismo incluso contra nuestra propia gente, desestimando y despreciando su origen étnico (caso de los indígenas u otras minorías).

Referencias

http://www.jornada.unam.mx/2004/06/28/008n1sec.html

http://culturacolectiva.com/el-movimento-anti-chino-en-mexico-y-la-matanza-de-los-303-en-torreon/

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2015/05/150507_mexico_masacre_chinos_olvidada_torreon_an

http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lhi/perez_j_ma/capitulo4.pdf

http://www.chihuahuamexico.com/index.php?option=com_content&task=view&id=3438&Itemid=40

 

Los hombres, las mujeres y los nombres olvidados.

Y regresamos. Después de una larga ausencia volvemos a las andadas. Cuestiones laborales me tenían apartado de este espacio, pero ahora, ya con más tiempo, podemos continuar. Muchas gracias a las personas que han seguido visitando este espacio, que como lo dije, es de ustedes.

Y sin más preámbulos, comenzamos. Esta vez, y prosiguiendo con el tema de Torreón y la Comarca lagunera, hablaremos de un tema que pocos tratan, los personajes ilustres de esta ciudad; héroes revolucionarios, mecenas, artistas, etc. Personajes los cuales parecen estar olvidados por la historia y los laguneros, personajes que se forjaron en esta región y que pocos hacen mención.

Como es bien sabido, los pueblos que tienen su historia muy arraigada son pueblos que tienen a prosperar, tomando como base ideales y valores que su historia y sus personajes históricos enarbolaron como formas de vida. En México contamos con gran cantidad de nombres, hombres y mujeres que aportaron desde sus trincheras las bases de una sociedad y una patria. En el caso de la Comarca Lagunera no es la excepción. Sin importar si son oriundos de esta región o no, los aportes hechos por distintos personajes al desarrollo de esta ciudad deberían ser conocidos y reconocido en toda la región. Creo que la mayoría merece más que un busto en algún camellón de la ciudad. Para nombrarlos a todos, se requeriría un mayor espacio para hacer una semblanza a cada uno, por lo cual, tomara más de una entrada hablar de por lo menos, la gran mayoría de ellos.

leo1.- Leonardo Zuloaga Olivares: Vasco de nacimiento, fue un empresario asentado en la Comarca Lagunera, compro una parte de la antigua Hacienda de San Lorenzo de la Laguna (antigua propiedad del Márquez de Aguayo y ya en ese tiempo, de la familia Sánchez Navarro), quedándose el con la parte perteneciente a la parte coahuilense y dejando en manos de Don Juan Ignacio Jiménez la parte de la hacienda situada en la parte duranguense. Amigo de Santiago Viadurri (gobernador de Nuevo León y conservador que apoyó el Imperio de Maximiliano), enfrentó el constante ataque de tribus apaches, y problemas con los pobladores de la cercana ciudad de Matamoros. Fue un importante empresario cuya principal ocupación era la rama agrícola.  Muere el 20 de febrero de 1865.

Juan Ignacio Jiménez: Nacido en Cuencamé, juanempresario y agricultor, junto con Leonardo Zuloaga compro la Hacienda de San Lorenzo de la Laguna, quedándose con la parte ubicada en la zona de Durango. Creo el primer asentamiento en lo que hoy es la ciudad de Gómez Palacio, la Hacienda de Santa Rosa e impulso la construcción de la presa de Las Calabazas.

andresAndrés Eppen: Ascherbornn: Nacido en la ciudad de México, hijo de inmigrantes alemanes. Durante la invasión francesa, lucho al lado de los liberales llegando a obtener el grado de capitán. Se traslada a Mapimí en 1867 donde contrae nupcias con la Señorita Antonia Zúñiga. Se hizo socio de la firma Rapp-Sommer. Consiguió que el ferrocarril pasara por la ciudad de Torreón, propiciando el crecimiento del antiguo rancho de El Torreón, así mismo, junto a la viuda de Zuloaga, firmo la concesión de terrenos para la creación de la estación de ferrocarriles de Torreón. Muere el 13 de febrero de 1909.

Federico Wulff: Nacido en San Antonio, Texas, estudio Ingeniería civil y arquitectura en Federico WulffAlemania. Fue contratado por Andrés Eppen para realizar el trazo de lo que después seria la ciudad de Torreón. Gracia s a él, se considera que la ciudad de Torreón es una de las mejor trazadas del país, así como por la amplitud de sus calles, producto de un “error afortunado” en la conversión de unidades de medida.

Juan Lobo Valle: Constructor de la primera presa de “El Carrizal”, que serviría para controlas las afluentes del Rio Nazas.

Feliciano Cobián: Empresario español, dedicado principalmente a la agricultura, en especial la siembra del algodón. Gran impulsor del desarrollo urbano de la Ciudad de Torreón, fue responsable del fraccionamiento oriente de la ciudad de Torreón.

índiceFrancisco Gómez Palacio y Bravo: Escritor, jurisconsultor y gobernador del estado de Durango. A él se le atribuye la fundación del Colegio Civil del Estado (Actualmente la Universidad Juárez del Estado de Durango, UJED), del cual fue rector y catedrático. Bajo su mandato como gobernador del Estado de Durango, dio las facilidades para la construcción de la ciudad que actualmente lleva su nombre.

Santiago Lavín Cuadra: Empresario de origen español asentado en la Laguna de santiagoDurango, considerado el fundador de la ciudad de Gómez Palacio, donó parte de sus terrenos para facilitar la construcción de las vías de ferrocarril que le darían empuje a la naciente ciudad de Gómez Palacio, así mismo, facilito terrenos para el establecimiento de empresas que vendrían a darle aun mas empuje a la nueva ciudad norteña.

santoscoy

Antonio Santoscoy: Saltillense, quien fuera nombrado el primer presidente municipal interino de la ciudad de Torreón. Aliado de

Francisco I. madero durante la primera etapa de la revolución, murió en 1910.

Carlos González Montes de Oca: Nacido en Viesca, municipio de Coahuila, fue el primer 2do pres  sepia   opresidente de Torreón electo por voto popular. Se le atribuye la construcción de la primera plaza de toros en la ciudad, ubicada en la Av. Morelos. Así mismo, construyo el Hotel Salvador y el Hotel San Carlos, en su tiempo, dos de los hoteles más lujosos de la ciudad.

3o Fco A Villanueva sepia     oFrancisco Villanueva: Tercer presidente de Torreón, bajo su mandato se mando construir la plaza de armas y llegaron a la ciudad los Bancos de Londres, Coahuila y México y se hicieron los primeros censos poblacionales en la región.

Hasta aquí esta primera reseña sobre los personajes que dieron impulso e identidad a la región lagunera. Hoy más que nunca se hace patente la necesidad de poner, en su justo lugar a los próceres que lograron construir un faro en medio del desierto.

Referencias

http://www.euskonews.com/0320zbk/kosmo32001.html

http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/162020.la-laguna-y-sus-hombres-don-leonardo-zuloaga.html

http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/160801.la-laguna-y-sus-hombres-don-juan-ignacio-jim.html

http://www.milenio.com/firmas/maria_isabel_saldana/Andres-Eppen-economia-regional_18_233556644.html

http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/174211.la-laguna-y-sus-hombres-andres-eppen-ascherbornn.html

http://propiedades.com/blog/arquitecura-y-urbanismo/palacio-de-cobian

http://www.gomezpalacio.gob.mx/2010-2013/index.php/nuestra-ciudad/personajes-ilustres

http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/291097.rumbo-al-centenario-carlos-gonzalez-montes-de-oca.html

Nunca es tarde

Hoy toque fondo, hoy me di cuenta que hay mucho que nunca acabe de cerrar, hoy voy a cambiar todo eso, les dejo estas lineas, no para alguien, sino para muchos, creo que aquí doy por finalizados esos ciclos.

A los que me hicieron daño, el rencor guardado por años disfrazado de un falso bienestar; a aquellos que me ofendieron, humillaron y me anularon como persona, con todo el rencor que les llegue a profesar, no me disculpo por ello, me perdono a mi mismo por haberlo permitido, por habérselos permitido. Por haberles ayudado a menospreciarme, incluso a llegar a odiarme, hoy les digo, que cualquier cosa que les pueda decir, lo resumo aquí, que me alegra que no estén ya en mi vida, que me enoja haberles dado tanta importancia cuando en realidad nunca la tuvieron, que dicho esto, me libero de cualquier retazo de rencor hacia ustedes, que me libero de todo eso, que no pienso permitirme mas, que los malos recuerdos me sigan a estas alturas de mi vida, que ya no me sigan durante todo lo que me quede por vivir.

A los que alguna vez complací, siendo o haciendo lo que esperaban de mi, juro que no vuelvo a complacer a nadie, que hoy empiezo a vivir mi vida, que tengo deseos de equivocarme y aprender, deseos de crecer y no quedarme estancado, si se alegran por eso que hice por ustedes, espero que también se alegren ahora que lo hago por mi. Que nunca mas me arrepentiré de decir “no”, que ya no habrá ese temor por el cambio, por decidir y por equivocarme, al final de cuentas, el único que cargara con las consecuencias, seré yo.

A mi, que por mucho tiempo odie a la persona que veía en el espejo, que pese a tanto tiempo perdido, aun no es tarde para comenzar de nuevo, no es tarde para una reconciliación, no es tarde para mejorar, para enmendar errores y no es tarde para crecer.

Sobre despojos y otras barbaridades

Una de las primeras entradas de este blog, trató sobre la perdida del patrimonio historico de Torreón, a lo largo de estos dos años de existencia, este blog se ha encargado de darle una gran difusión a este mal que aqueja a la norteña ciudad. Se han aportado datos, fotografías, críticas, sugerencias, pero parece que todo esto han topado con una pared.

Reciente mente, leía en “El Siglo de Torreón”una nota que señalaba que “El 70% de los edificios historicos de Torreón, catalogados por el INAH ya no existen, ya que han sido destruidos o se derrumbaron debido al “deterioro” (que mejor dicho sería abandono). Es decir, de los 81 edificios catalogados, al menos 57 edificios han desaparecido.

¿Pero quienes son los máximos responsables de este deterioro?, No podemos culpar solo al actual presidente municipal, Miguel Angel Riquelme, no podemos culpar solo a Olmos, o a José Ángel Pérez, o a Guillermo Anaya,  la culpa es de todos, la culpa es incluso de los mismos torreonenses, quienes siguen pasivos ante tal despojo. Los presidentes municipales por su poca consciencia cultural e histórica, incluso moral, por que, siendo su deber, velar por los intereses de sus gobernados y su ciudad, se han hecho de la vista gorda y han permitido semejantes barbaridades.

Veamos los casos más visibles. El edificio Simon Lack, una bella muestra de la arquitectura en ladrillo, derrumbado para dar paso a una tienda Soriana (del edificio solo sobrevivió el reloj), o la casa Morisca (un edificio de oficinas sin mucha vista), el antiguo Banco de México y de Londres (que ahora es una farmacia con una fachada de lamina), viejas casonas a lo largo y ancho de todo el centro ¿Y dónde queda el INAH, las autoridades municipales para detener estos agravios a la cultura e identidad torreonense? ¿Por que no ha habido multa para los particulares o empresas que pesé a exigir que se conserven las viejas fachadas, las destruyen y hacen lo que les da en gana?

Según la nota de El siglo de Torreón ”

Entre los ejemplos están parte de una casa de principios del siglo XX en Bravo y Donato Guerra. Otro inmueble histórico estaba en Leona Vicario y Ocampo, también representativo de la época fundacional de Torreón, que de un día a otro ya era un lote baldío. Un caso más fue el de un inmueble en la calle Acuña, entre bulevar Independencia y avenida Allende, donde se otorgó permiso con la condición de que se conservara la fachada, pero toda la casa fue derribada. En Zaragoza y Matamoros se demolió otro edificio.

Lo más grave del asunto es que los terrenos que quedan, se utilizan para tiendas de cadenas de autoservicio, gasolineras (como si no hubiera ya demasiadas de las dos) y estacionamientos (como el triste caso del que fuera el teatro Princesa). Con esto, no solo se va perdiendo entre la comunidad el sentido de pertenencia y orgullo por su ciudad, sino que se exilia de manera fulminante el fomento a la cultura en todos sus ámbitos, quitando la posibilidad de que viejas fachadas se utilicen como espacios culturales (museos, escuelas de arte, danza, etc.)

Pareciera que el reciente nombramiento del Comité Ciudadano de Cultura ha llegado bastante tarde y no pareciera estar otorgando resultados. Espero que al menos, esté comité le de voz a las personas más autorizadas en el tema (historiadores, arquitectos) para un verdadero plan de rescate de los primeros cuadros de la ciudad de Torreón. ¿Sera que 44 millones de pesos que se quieren destinar para su rescate serán suficientes para recuperar todo el despojo?

La magnitud de este atropello es grande; Torreón, teniendo una de las mejores trazas urbanas del país (sino es que la mejor), una ciudad que albergó muchos de los estilos arquitectónicos que tenían auge de principios del siglo XX y que lo hacia un centro “ecléctico y atípico del resto del país” (es decir, un centro histórico único en su tipo) ha perdido gran parte de su patrimonio por descuido, omisión ¿Y por qué no decirlo?, contubernios.

Sigo insistiendo, pesé a la gran perdida histórico-cultural que ha sufrido la ciudad, aún estamos a tiempo, aun podemos ocuparnos de lo que aún tenemos, y después, ocuparnos de lo que queremos, podemos y tenemos que recuperar.

Curiosidades y datos desconocidos de La Comarca Lagunera

Debido a la enorme aceptación de la entrada de “Curiosidades y datos desconocidos de Torreón”, creo justo dedicar también un post sobre algunos datos sobre la Comarca Lagunera. Navegando por internet, he podido encontrar muchos datos relevantes sobre esta región del norte de México, algunos datos ya los conocía previamente, otros fueron una verdadera sorpresa y otros, datos proporcionados por lectores del blog.

Encuentro estos datos mucho muy interesantes, puesto que nos permitira ampliar la importancia de esta región, asi como conocer un poco mas de la historia de esta parte del norte de México.

En Diciembre de 1847,  El coronel Alexander Doniphan y el cuerpo de voluntarios de Missouri, con 856 soldados fueron enviados desde San Fe, Nuevo México a Saltillo, pasando por donde hoy es Torreón en su camino de Mapimí a Parras.

 

 

 

 

El 8 de febrero de 1852, la antigua Hacienda de San Lorenzo se divide entre Leonardo Zuloaga y Juan Ignacio Jimenez, esta división supondría la ubicación actual de las ciudades de Torreón (en la parte que perteneció a Leonardo Zuloaga) y Gómez Palacio (En la parte correspondiente a Juan Ignacio Jimenez). Según Leonardo Zuloga: “el Torreón es la mejor y más principal finca que tengo y cuyo nombre le viene de que cuando la comencé a fundar, lo primero que hice en ella, fue un Torreón donde se pudiera escapar de los ataques de los bárbaros, la gente que trabajaba. Tiene esta finca buenas casas de vivienda, una presa que tiene un costo hasta hoy dieciséis mil y pico de pesos, y una labor… en el presente tengo la esperanza de levantar cuarenta mil y en el que viene y los siguientes debo alzar, lo menos de cincuenta a sesenta mil”.

 

El 8 de julio de 19865 En el rancho de “El Torreón”, el general  francés Agustín Brincourt, al mando de la zona de Chihuahua, Durango y La Laguna, recibió la orden de retirarse y regresar a Francia, la cual consideró  como un acto de traición contra sus aliados mexicanos. Brincourt contestó que prefería romper la espada antes  que mancharla y redactó  una carta de renuncia. En palabras de Brincourt “Asumo toda la responsabilidad de una resistencia…he resistido una orden que me deshonra…” …]”Lo más terrible de la guerra no es la muerte… Nos hemos criado en la admiración del hombre capaz de morir por la causa en la que cree…mi muerte sería un mal menor comparado con la abdicación moral… hundirse en el lodo, en el fango…un hombre que actúa sin creer en lo que hace pierde su propio respeto…” […]“No puedo aceptar esta degradación, ni para mí, ni para el ejército… basta de obediencia ciega… eso lo puede aceptar un lacayo, no lo puede tolerar Brincourt.”

 

Fuente: http://batallaseneldesierto-ilhuicamina.blogspot.mx/2010/12/cronologia-de-torreon-1847-1900.html

Ministerio de la guerra
Dirección de personal
Oficina de los estados mayores

El Torreón, a 8 de julio de 1865

El subscrito Agustín Enrique Brincourt, General Comandante de la 1ª Brigada de la 2ª División del Cuerpo Expedicionario de México, presento mi dimisión del empleo y del grado que me han sido conferidos por el emperador en el ejército; declaro , en consecuencia, renunciar voluntariamente a todos los derechos adquiridos por mis servicios y solicito retirarme a París.

Fuente: http://elpensadoramateur.blogspot.mx/2010/08/carta-de-renuncia-del-gral-brincourt-en.html

Ese mismo dia, cruzaron por el vado del Torreón tres batallones, dos escuadrones de cazadores y cuatro secciones de artillería, en total dos mil quinientos hombres de  la fuerza francesa rumbo a Chihuahua.

Fuente: http://batallaseneldesierto-ilhuicamina.blogspot.mx/2010/12/cronologia-de-torreon-1847-1900.html

Casa de Juárez, Mapimí, Durango, MéxicoEn Mapimí han tenido lugar dos acontecimientos de suma importancia en la historia nacional. El primero tuvo lugar durante la Guerra de Independencia, fue alli donde durmio Miguel Hidalgo en su camino a Chihuahua cuando fue apresado por las fuerzas realista (10 de Abril de 1911). El segundo acontecimiento fue durante la Guerra de Intervención Francesa; fue alli donde Benito Juárez llegó y se quedo durante varios dias en el poblado (7 de septiembre de 1864).

Otra de las poblaciones históricas es Congregación Hidalgo, y la ciudad de Matamoros. La primera, al igual que Mapimí, tuvo participación durante la Independencia y la Intervención Francesa. Congregación Hidalgo (antes “El Gatuño”), fue un punto de paso de la caravana que escoltaba al cura Miguel Hidalgo rumbo a Chihuahua, pasando primero por “El Gatuño” Y posteriormente a Mapimí. La segunda ocasión que Congregación Hidalgo aparece en la historia nacional fue durante la Intervención francesa, cuando el entonces presidente, Benito Juárez, confió a vecinos de la entonces población “El Gatuño”, encabezados por Juan de la Cruz Borrego, resguardar el archivo de la nación, ocultándolos en la denominada Cueva del Tabaco, en el municipio de Matamoros.

En la Hacienda de la Loma, ubicada en el poblado del mismo nombre, Francisco Villa fue nombrado como General en jefe  de la División del Norte, el 23 de Septiembre de 1913. Actualmente es un museo dedicado a la Revolución Mexicana.

Después de la tercer toma de Torreón, el 8 de Julio de 1914, los ejercitos villistaa y carrancista, firmaron “El pacto de Torreón”, por medio del cual, amba
s partes se comprometian a instalar una convención integrada por los representantes del ejercito Constitucionalista.

Uno de los lugares histórico que pasan desapercibidos por el torreonense es el Hotel Salvado.  El 15 de Octubre de 1915, Venustiano Carranza llega a la ciudad de Torreón, y da una arenga en el balcón del Hotel Salvador. En este mismo hotel, el 19 de Octubre de ese año, se recibe un telegrama del secretario de estado norteamericano Robert Lansing, en el cual, el gobierno norteamericano reconocía al gobierno carrancista.

En semana santa de 1929, hubo un incendio en el mercado Juárez, destruyéndolo por completo. La fachada actual pertenece a la reconstrucción de dicho mercado en 1932.

En Cd. Lerdo, en 1896, nace Doña Hermilia Galindo Acosta, la primer mujer que ocupa un cargo en el Congreso de la Unión. Fuente http://drsamuelbanda.blogspot.mx/2013/11/imagenes-antiguas-de-la-comarca.html

Agradezco este dato a Vicente Treviño. Durante los años de la bonanza algodonera, Torreón fue el mayor centro Bancario de México, aún por encima del Distrito Federal.

 

 

 

 

 

Cien años de la Toma de Torreón.

Torreón es una ciudad joven, hace apenas 107 años que fue elevada a la categoría de ciudad. Y cuando la ciudad solo tenía 7 años como tal, ocurrió uno de los episodios más importantes, pero también, más sangrientos de la Revolución Mexicana, la Tercera toma de Torreón.
Plano batalla de Torreon  Marzo-Abril 1914 red1opPero hagamos una remembranza. Torreón a lo largo de la lucha revolucionaria iniciada en 1910 fue tomada 4 veces, 3 de ellas reconocidas y la cuarta no es tomada en cuenta, puesto que fue posterior al triunfo revolucionario sobre el gobierno ilegitimo de Victoriano Huerta. La primera batalla tuvo lugar el 20 de Marzo de 1911, culminando con la matanza de más de 300 inmigrantes de origen chino a manos de Benjamín Argumedo (muchos siguen en la falsa creencia que fue Villa, pero en esta batalla el no participo). La segunda batalla tuvo lugar el 29 de septiembre de 1913 (en esta si participo el Gral. Francisco Villa), obteniendo también la victoria sobre el ejército federal.
La tercera (y la más conocida) tuvo lugar a finales de Marzo de 1914Torreon 1914Abr03, siendo tomada la plaza el día 1° de Abril de ese año. Francisco Villa comandaba la denominada “División del Norte” mientras que los soldados federales eran comandados por un general de mucho prestigio, el Gral. José Refugio Velasco. Estos dos jefes militares se enfrentarían en lo que habría de ser la batalla más importante y una de las más sangrientas (sino es que la más sangrienta) de la etapa revolucionaria. Anexo la descripción de la batalla, tomada del libro “Grandes Batallas de la Independencia y la revolución Mexicana” publicado por la SEDENA (en otra ocasión consultare otras fuentes para poder ampliar el panorama al lector de lo que fue esta batalla).

La geografía de la ciudad de Torreón, Coah.
Geográficamente, la ciudad de Torreón se encuentra ubicada en la ribera derecha del río Nazas, que la separa, al mismo tiempo, de la ciudad de Gómez Palacio, Dgo., con la que está conurbada por tres puentes (uno por ferrocarril), y tres vados de 250 metros de largo. Esta plaza está situada a 25º 32` de latitud norte, y 103º 27` de longitud oeste, y a 1,130 metros sobre el nivel del mar. Su clima es semidesértico, con temperatura media de 22.2º y con una máxima ocasional de 49.5º y mínima extrema de -9º. Existen vientos dominantes del sureste y lo más intensos del sur-sureste.
En cuanto a las comunicaciones terrestres, podemos mencionar que, a principios del siglo XX llegó el ferrocarril a Torreón. Sus conexiones con el Pacífico, el norte y con el centro de la República, así como el ser una población ubicada en el tramo ferroviario de México a Laredo, Tamps., convirtió a la plaza en el tercer centro ferrocarrilero más importante del país, lo cual motivó a Villa para tomar la Plaza, ya que las características mencionadas, hicieron de Torreón un punto estratégico en el aspecto comercial y militar.
La táctica
Por su posición geográfica, Torreón, durante la Revolución, resultaba una plaza difícil de tomar y fácil de defender. Este último punto, se refiere a la topografía que, bien utilizada, permite que los cerros que la rodean funjan como una muralla natural. En dicho cerros, los federales emplazaron su artillería y se prepararon a resistir las fuerzas revolucionarias. La única vía de acceso estaba definida por una serie de llanos, con vegetación conformada por chaparros; esto permitía que, para defender dicho punto, sólo se necesitaba accionar la artillería, repeliendo efectivamente cualquier ataque.

La división que dirigía Villa, fue dividida en tres armas: infantería, caballería y artillería, contando con servicios de sanidad, transporte y alimentación. En el parte que rinde el General Francisco Villa a Venustiano Carranza, Jefe Supremo del Ejército Constitucionalista, declara que, en la plaza de Torreón se tenían alrededor de 4,000 efectivos, incluidos los voluntarios denominados “Defensas Sociales”. Dichos elementos, como ya se ha dicho, fueron comandados por el General de Brigada Eutiquio Munguía y asesorados por el General de División Ignacio A. Bravo. Los ejércitos contendientes
A principios de 1914, Torreón era defendida por la División del Nazas del Ejército Federal,
bajo el mando del General de División José Refugio Velasco, con un efectivo aproximado
de 10,000 hombres, con 12 piezas de artillería, además de los refuerzos que recibió, que
ascendieron a 6,550 hombres, 2 baterías de 80 mm y una de 75 mm. (12 piezas de artillería más). En total 16,550 elementos y 24 cañones, durante el ataque revolucionario, todos provenientes de distintas unidades y corporaciones del Ejército y Cuerpos Rurales del interior del país.
Los abastecimientos eran recibidos por vías férreas procedentes de Monterrey y Saltillo.
Además, contó la División del Nazas del Ejército Federal con dos formaciones sanitarias bien conformadas (Gutiérrez 1955: 312), además de que la cercanía con los Estados Unidos facilitó la compra de pertrechos (Katz 1981: 146-152). Por otro lado, en cuanto a las formas de combate, fueron esencialmente elaboradas sobre la práctica; el mayor problema que enfrentaron fue la artillería federal, la cual neutralizaron con diversidad táctica, donde el caballo fue un elemento básico, además de aplicar la guerra convencional y la de guerrillas, combinadas, permitiendo un mayor desempeño sobre el terreno. De este modo, al momento de atacar Torreón, llegó a sumar 18, 000 efectivos, en su mayoría tropas de caballería y en menor proporción de infantería. Además, de 34 piezas de artillería de diversos calibres, de numerosas ametralladoras y suficientes municiones (Canales 1940: 115).
Torreón es recuperada por los federales y Villa la retoma
(Marzo y abril de 1914)
[…] Torreón es recuperada por los federales bajo el mando del General
José Refugio Velasco, el 9 de diciembre de 1913. Esto, para Villa, significó un retroceso, en vista de que Torreón representaba el centro ferrocarrilero de la región. Con dicho afán, nuestro personaje va a apostar todo, iniciando los preparativos para recuperar Torreón.
Al inicio de 1914, el Ejército Federal había sufrido varias derrotas, sobre todo en el estado de Chihuahua; sin embargo, en un movimiento político que buscaba levantar la moral de las fuerzas federales, el General Huerta realizó declaraciones, afirmando que había consolidado su gobierno y que la Revolución había sido derrotada. Sin embargo, los norteamericanos habían tenido
conocimiento de las batallas de Cananea, Naco, Nogales, Ciudad Juárez, Ojinaga, etc., por lo que deciden retirar la prohibición de comprar armas en su territorio y pasarlas a suelo mexicano; dicha resolución se firmó con fecha 4 de febrero.
Con esta disposición, los beneficiados directamente fueron los constitucionalistas, que
controlaban los puertos fronterizos de Nogales, Ojinaga, Ciudad Juárez, Reynosa y Matamoros, mientras que los federales sólo controlaban Piedras Negras y Nuevo Laredo, y que sin embargo, no controlaban las vías férreas que comunicaban la región. Como era de esperarse, Huerta expidió un decreto aumentando el efectivo del Ejército Federal, hasta la cantidad de 200,000, además de solicitar armamento y municiones, en Europa y Japón, incrementando de modo exorbitante la “leva”.
Los revolucionarios aprovecharon el retiro de la prohibición y adquirieron grandes cantidades de pertrechos bélicos, lo que les permitió organizar e incrementar sus grandes unidades. Esto permitió que la División del Norte incrementara su potencia de fuego, y por consecuencia, la efectividad en las misiones que el Alto Mando Revolucionario le encomendó.
El arte de la guerra entre los contendientes
Villa primero incomunicó a la región; para tal efecto, dinamitó las vías del ferrocarril que
comunicaban con las ciudades de Saltillo y Zacatecas, para después iniciar el avance con más de 8,000 hombres y 29 cañones, sobre la guarnición federal de Bermejillo, que fue arrasada por las tropas constitucionalistas. El 20 de marzo de 1914, el General villista Eugenio Aguirre Benavides arrebató a los federales Tlahualillo, mientras Tomás Urbina atacó Mapimí. Por su parte, Gómez Palacio y Lerdo caen ante los villistas (González 1985: 679).
Al final podemos mencionar la toma de Torreón y las dificultades que tuvo que sortear Villa, tales como las condiciones del terreno, y la ciudad rodeada de cerros y lomeríos, que le dan un aspecto de estar amurallada, y que permitieron un emplazamiento perfecto de la artillería. Estos cerros, sólo permitían acercarse a la ciudad por los claros que quedaban, los cuales no tenían mayor vegetación que arbustos pequeños llamados “chaparros”, de modo que sólo había que activar la artillería y terminar con los agresores.
De igual modo, Villa tenía en su contra, que no dirigía una fuerza armada, disciplinada y entrenada, como lo era el Ejército Federal, aparte de las diferencias significativas de las cargas ideológicas que manejaban ambos mandos. Por un lado, el Ejército Federal, con conceptos como el “espíritu de cuerpo”, “honor militar” y sobre todo la disciplina a la que estaban adoctrinados los federales, y por otra parte, en la División del Norte la ideología estaba determinada por las necesidades básicas que les habían hecho levantarse en armas. Es decir, ante la carga ideológica heredada del constitucionalismo, Villa se enorgullece de pedir “Libertad y Constitución”, máxima con la cual firma el parte oficial que dirigió a Venustiano Carranza, de la toma de Zacatecas, el 23 junio 1914; pero, a pesar de no referir elementos ideológicos, que busquen aglutinar a las tropas villistas, se percibe un Villa que es seguido por la gente del pueblo, en base al carisma que le caracteriza, así como por el miedo infundido en su gente.6
Una cultura del terror7, infundida a través de prácticas de intimidación y de relaciones basadas en la identificación de Villa, como un líder que surge del mismo pueblo. En un principio, se podría percibir que estas características, en su momento, pudiesen haber retardado la toma de Torreón, o en el peor de los casos, impedir su conquista; sin embargo, los villistas enarbolaban como bandera, la reivindicación de los derechos del pueblo mexicano, que cansado del despotismo del régimen porfirista, se había levantado en armas.
Para esta fecha, los efectivos de la División del Norte eran 8,200 hombres con 200 artilleros, comandados por los generales Felipe Ángeles, José Rodríguez, Tomás Urbina, Maclovio Herrera, Toribio Ortega, José Isabel Robles, Eugenio Aguirre Benavides, Rosalío Hernández, Orestes Pereyra, Calixto Contreras y Severino Ceniceros. Además de los Coroneles, Trinidad Rodríguez, Miguel González, Manuel Medinaveytia, Raúl Madero, Martiniano Servín, Manuel García Santibáñez y Máximo García, y los Tenientes Coroneles Martín y Pablo López, y Rodolfo Fierro. Por su parte, la artillería se conformaba de 29 cañones, entre los que se pueden mencionar los nombrados como “El Niño” y “El Rorro”, además de una sección de ametralladoras, mil granadas y demás artefactos.8
Al inicio de los combates, en Tlahualillo, el Ejército Federal fue derrotado y se repliega a Gómez Palacio, en donde Villa se acerca por el Sur, con sus trenes. Por otro lado, a pesar de que envían al Teniente Coronel Enrique Ovalle a reforzar la posición, que el Ejército Federal resguarda en Sacramento, comandando a 1,000 hombres, Aguirre Benavides y Raúl Madero tomaron dicha plaza.
Envían entonces al Coronel Meraz a reforzarlos, pero Villa, a su vez, envía dos batallones a apoyar a Aguirre Benavides; sin embargo, la resistencia de los federales fue tenaz y no tardaron en llegar rumores a Villa, que Sacramento caía, pero era falso; sólo por dos puentes que ardían, se vislumbraba que la plaza caería pronto.9
De pronto se dio una tregua y los revolucionarios amenazaron con retirarse, cuando llegó el General Ricardo Peña con 800 hombres y el objetivo de defender la plaza. Sin embargo, el 22 de marzo los villistas atacaron con decisión, bajo el mando del Coronel Martiniano Servín, que logra emplazar su artillería de modo certero. Al siguiente día, los federales continuaron con una fuerte defensa, en la cual destacaron las fuerzas apostadas en el Cerro de la Pila, donde se ubicaba la artillería federal, La Jabonera, La Casa Redonda, La Trinchera, etc.
Por su parte, el General Felipe Ángeles colocó las baterías revolucionarias en la parte sur del Cerro de San Ignacio y otras en la izquierda de la estación Vergel. A las 7 de la mañana iniciaron los fuegos villistas. Ante la férrea defensa de los federales, el General Villa convocó a una junta de Comandantes, en la cual se decidió atacar a Gómez Palacio, para las primeras horas de la tarde.
Al medio día, la artillería federal atacó con insistencia El Vergel, que se encontraba en manos de los villistas. Pudo la gente de Villa observar, que los federales preparaban un contraataque; entonces, Villa reforzó su centro con 500 hombres y su escolta. Esto intimidó a los federales, quienes cesaron en su intento, mientras las fuerzas revolucionarias atacan Gómez Palacio y se combatía con intensidad en Ciudad Lerdo y Sacramento.
Al General Maclovio Herrera se le designó para tomar Ciudad Lerdo; al ejecutar su misión y alargar la línea de combate, fue atacado por la caballería de los federales, comandada esta última por el General Ricardo Peña, que buscaba realizar un movimiento envolvente por un flanco, con el fin de apoderarse de la artillería revolucionaria. Sin embargo, el General Herrera no desistió, y Villa, al frente de su escolta de Dorados, cargó con furia contra los federales. Al terminar dicha acción, ordenó a las tropas replegarse a El Vergel, en vista de que en Sacramento, Ciudad Lerdo y Gómez Palacio, fueron rechazados.
El 24 de marzo, a las 09:00 horas, el General Aguirre Benavides toma Sacramento, quedando en manos de los villistas 3 convoyes de ferrocarril con abastecimientos y 12, 000 cartuchos; en esa misma fecha cayó Ciudad Lerdo, en una acción dirigida por el General Herrera, con un movimiento envolvente. Es decir, Villa dispuso que ese mismo día, en punto de las 3 de la tarde, se iniciara el avance; por el ala derecha, el General Maclovio Herrera con las Brigadas Villa y Juárez, atacando
el frente, con el objetivo de apoderarse del Cerro de la Pila; por la izquierda, el General Rosalío Hernández a Gómez Palacio, por el oriente, para apoderarse de la ciudad; y la artillería bajo el mando del General Felipe Ángeles, avanzando por el centro, con el objetivo de asegurar cada tiro y destruir el frente de los federales. El ataque se inició como se había previsto, y para las 21 horas, se inició el asalto al Cerro de la Pila, bajo las órdenes de Villa; esta maniobra fracasó, en vista de que las unidades que atacaron por el ala izquierda, se movieron con lentitud, por lo que no llegaron a tiempo al combate. En dicha acción, perdió la vida el General Ricardo Peña, Comandante de la caballería federal. Los federales tuvieron 360 bajas y los villistas 420.
El 26 de marzo, se movilizó la artillería pesada de 101 mm., por la vía del tren, montada en plataformas. Al mismo tiempo, los federales lanzaron un contraataque en el Cerro de la Pila, lo que les permitió recuperar sus posiciones defensivas. Acto seguido, los federales cargaron contra el frente revolucionario y, gracias a la artillería, por poco logran la captura de las baterías revolucionarias, por lo cual, Villa ordena el repliegue de las mismas hacia El Vergel, y que la infantería conservara la posición a toda costa.
De igual modo, a las 4 de la tarde se ordenó un contraataque, con refuerzos que habían llegado bajo el mando de los Generales Joaquín Mass y Javier Moure, ambos con 1,800 hombres y dos baterías. Ante los movimientos de los federales, Villa acuerda con sus Generales atacar Gómez Palacio al anochecer; para ello dispuso, que en el centro atacara el General Urbina, al mando de las Brigadas Villa, González Ortega, Morelos y Guadalupe Victoria, acompañado de tres baterías; a la derecha, el General Maclovio Herrera, con las Brigadas Juárez, Cuauhtémoc y Juárez de Durango, con tres baterías, y a la izquierda el General José Isabel Robles, con las Brigadas Robles, Zaragoza y Hernández, con una sección de artillería de montaña.
Al caer la noche, los villistas cargaron con todo, para encontrarse con la sorpresa de que los federales habían abandonado Gómez Palacio; esto, en vista de que el General Velasco consideró que sería costoso defender su posición, por lo cual había realizado movimientos de tropas creando una distracción, mientras se retiraba a plena luz de día.
El día 27, Villa acercó su artillería y demás equipo a Gómez Palacio, y fue descubierto un croquis de la defensa de Torreón, que Villa entregó al General Ángeles, para que se lo interpretara, a lo cual el General Felipe Ángeles instó al General Velasco, para que se rindiera. La negativa fue rotunda. El 28 de marzo, Villa realizó una vez más una junta de Generales, donde decidieron atacar
Torreón en la noche, para lo cual ordenó el siguiente dispositivo:
1. Por la izquierda las Brigadas Zaragoza, Juárez y Robles.
2. En el Centro el resto de la División del Norte.
3. Por la derecha la Brigada Contreras y algunas fuerzas del estado de Durango.
4. Reserva las Brigadas Villa, Morelos, Cuauhtémoc y González Ortega.
Por su parte, la defensa de los federales consistía en puntos fuertes:
1. En el centro el cerro de Santa Rosa.
2. En el oeste los cerros de la Polvareda y las Calabazas.
3. Al este la ciudad de Torreón.
Durante el día 28, los federales hostigaron las posiciones villistas, sin que estos respondieran, más que con algunos tiros de artillería preparativos; sin embargo, para la media noche el combate se generalizó. Los villistas comenzaron cosechando triunfos por el centro y por la izquierda, y la reserva entró a reforzar el centro; sin embargo, por el lado derecho encontraron una fuerte resistencia, por lo que fueron apoyados por la artillería. Ante esta situación, los revolucionarios marcharon contra las posiciones de los Cerros Las Calabazas y La Polvareda, alturas que dominan el cañón del Huarache, las cuales presentaron obstáculos fabricados por los federales; barricadas, trincheras, nidos de ametralladoras, etc. Sin embargo, a las 8 de la noche fueron tomadas por los revolucionarios, para después caer el cerro de Santa Rosa.
A las 7 de la mañana del día 29, se registró un contraataque federal, logrando momentáneamente capturar las alturas mencionadas, pero fueron replegados a sus posiciones una vez más. Una hora más tarde, los revolucionarios atacaron con gran ímpetu, por la derecha, la ciudad de Torreón, logrando posesionarse de la Alameda. Al mismo tiempo, por el lado de Sacramento, el Coronel Toribio de los Santos informó que, procedentes de Monterrey, se acercaban refuerzos para los federales, a bordo de cuatro trenes militares, y que ya habían llegado a la Estación Benavides. Entonces Villa ordenó al General Toribio Ortega, marchar a San Pedro de las Colonias, con 2,500 hombres de las Brigadas Ortega y Hernández, con el objetivo de bloquear el paso a los refuerzos, y comprendió que debía tomar la Plaza, ya que era evidente que el Ejército seguiría mandando refuerzos a Torreón. Por lo tanto, ordenó al General Urbina que con las Brigadas Villa y Morelos, atacara por el centro a las posiciones federales, apoyado con la artillería. Acto seguido, se ordenó un ataque en masa; los federales fueron perdiendo terreno, con grandes bajas humanas y de equipo; primero el cerro de las Calabazas, después el cerro de Santa Rosa, hasta el día 30, que los federales se replegaron en el cerro de la Cruz. El día 31 de marzo, ante la conquista del margen derecho del río Nazas, se conservaron las posiciones. Al observar esto, los federales atacaron con todo lo que poseían el cerro de Santa Rosa y a las 3 de la tarde, realizaron un ataque contra la Brigada Robles, a la que no le causaron mucho daño; esta Brigada se rehízo y conservó la posición, teniendo como respuesta el bombardeo del cerro por parte de los federales.
El 1/o. de abril, los federales buscaron salir por la cuesta de la Fortuna, intento que fue rechazado, y que era signo inequívoco de desesperación; de hecho, la artillería federal intensificó sus ataques a las filas constitucionalistas, pero Villa no contestó estas agresiones, ya que esperaba que el enemigo agotara sus municiones. Aparte de que, por la tarde, se dotó a los villistas de bombas de dinamita, y durante la noche se registró el arribo de 800 revolucionarios, bajo el mando del General Luis Gutiérrez; así mismo, llegó un batallón de zapadores y la Brigada Carrillo, con 1,400 hombres procedentes de Durango. Estando en tales condiciones, a las 9 de la noche del 1/o. de abril de 1914, el General Villa ordenó el ataque general, desplazando la artillería en los cerros de las Calabazas y Santa Rosa, lo cual permitió tomar la estación del ferrocarril, que era el objetivo principal como punto neurálgico. Al mismo tiempo, las fuerzas villistas tomaron el cañón del Huarache, mientras el centro irrumpió en las calles de la ciudad, desde la Alameda hasta la zona comercial.
En punto de las 11 de la noche, se registró una interrupción de energía eléctrica, lo cual marcó el clímax de la batalla, y aunque el ataque disminuyó durante la madrugada del 2 de abril, se continuó combatiendo, hasta que los revolucionarios se apoderaron de la presa del Coyote y del cerro de La Polvareda (Aguilar 2006: 28-29).
Como ya mencionamos, Torreón era más fácil de defender que de tomar, y ante esta situación, los federales confiaron la defensa de la plaza en la artillería; sin embargo, la estrategia falló, al no ubicar positivamente el blanco. Esto último, en vista de que atacaron Gómez Palacio, ya que creían que en esa plaza se encontraban las reservas villistas. Ante esto, Villa ordenó un descanso para sus tropas, bajo la consigna de no abandonar las posiciones, y que el General Rosalío Hernández amedrentara San Pedro de las Colonias. Por la tarde, los federales intentaron apoderarse del cerro de las Calabazas, pero fueron
rechazados, además de que el día 2 se desató una tolvanera, lo cual no permitió que los federales lanzaran un contraataque por el cañón del Huarache, y se iniciaran algunos incendios en la ciudad. Esa misma noche, el General José Refugio Velasco ordenó la evacuación de Torreón y tomó el camino a Saltillo, como resultado de que se quedaron sin municiones.
El 3 de abril, las fuerzas villistas ocuparon la ciudad; Villa procedió a nombrar autoridades
civiles y militares, de acuerdo a las instrucciones giradas por Venustiano Carranza, quien fungía como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista.
Consecuencias de las batallas
Con la toma de Torreón, del 2 de octubre de 1913, la División del Norte se consolidó como unos de los ejércitos más importantes de la Revolución, ya que con esta acción, se convirtió en el destacamento que más había avanzado hacia el sur. Con este golpe formidable, los federales y sus cómplices han recibido el tiro de gracia, dejando en manos del Ejército Constitucionalista, la importante Comarca Lagunera, estratégico punto en el orden militar.
La Batalla de Torreón proyectó el nombre del General Villa, de la División del Norte y de la
Revolución Mexicana, en el ámbito nacional e internacional. En la segunda toma de Torreón, el General Villa aplicó tácticas que ya había aprendido, primeramente del General Felipe Ángeles; sin embargo, el mismo General Ángeles siempre consideró que a Villa se le daba la táctica de forma natural, como sigue:
1. Movilizó a las tropas de Chihuahua con mucho sigilo, lo cual le permitió mantener en
secreto sus operaciones, en vista de que el General Velasco pudo darse cuenta, cuando ya había caído Bermejillo.
2. El asedio que efectuó sobre los federales que defendían la plaza, provocó un desgaste irreversible sobre las tropas de Huerta, quienes se empeñaron en defender la plaza, mermando el efectivo, al grado de que la resistencia al sitio resultó insostenible y tuvieron que abandonarla. Los constitucionalistas consumieron millón y medio de cartuchos de fusil, 3,000 bombas de dinamita y 1,700 granadas de artillería, costándole más de 550 muertos y más de 1,500 heridos. Por su lado, los federales consumieron 5,971 granadas de artillería, y más de millón y medio de cartuchos de 7 mm y 30-30. El principal error del General Velasco fue la defensa férrea de Gómez Palacio, pues perdió gran número de hombres, que mermaron el efectivo necesario para la defensa de Torreón, además del gasto de municiones y pertrechos que tuvo que realizar.
Por su parte, Villa tuvo que atacar Torreón por varios flancos, buscando determinar la parte débil de las posiciones enemigas, permitiendo que, de este modo, se alargara la batalla, la cual se resolvió cuando se decidió atacar por la presa del Coyote.
Sin embargo, como se menciona anteriormente, los federales habían gastado gran cantidad de pertrechos, lo cual   repercutió en la defensa de Torreón, en vista de que se quedaron con sólo pocos cartuchos, además de las bajas sufridas, lo que afectó irreversiblemente la moral de las tropas federales.
Cabe destacar, que no se destruyó a la División de Nazas, ya que logró escapar rumbo a
Saltillo, gracias a los errores revolucionarios y a la hábil dirección del General Velasco. Sin
embargo, la toma de Torreón fue de suma importancia para las operaciones militares que le siguieron, permitiendo el avance rumbo al centro del país. De igual forma, se favoreció el aislamiento de las tropas federales destacadas en el norte, y se facilitó su destrucción, quedando el norte en manos de los constitucionalistas.
A pesar del equipo que ostentaron los federales, se ve claramente que los ideales de la Revolución fueron el aliciente de una tropa que no se detuvo, hasta conseguir aniquilar a aquel ejército que no fue más el defensor de los derechos del pueblo mexicano, y quien le pasó la factura. Por la traición cometida contra el Presidente Madero, el pueblo jamás reconoció a Victoriano Huerta como Presidente de México y, por lo tanto, carecía de bases sociales y morales.
Caballeria Villista-1a.Toma TorreonCitando a Pedro Salmerón Sanjinés “Esa fue la más sangrienta de las batallas libradas hasta entonces, en toda la Revolución, y la más importante, en términos militares, de la lucha contra el antiguo régimen. Los villistas tuvieron más de 2 mil muertos y otros tantos heridos. Los federales contarían más de 12 mil bajas entre muertos, heridos y prisioneros. Se trató de una verdadera batalla de posiciones librada contra un enemigo fogueado, conducido por jefes capaces y celosos de su deber, que, dejó numerosas lecciones que los revolucionarios supieron aprovechar” http://www.jornada.unam.mx/2014/03/25/opinion/018a1pol
Angeles-TorreonEste dato ya fue mencionado en una entrada previa, Curiosidades y datos desconocidos sobre Torreón, esta batalla es uno de los temas en la academia militar de West point, en Estados Unidos, por toda la estrategia militar que implicó, por parte de los dos bandos, sobre todo el revolucionario en las figuras de los generales Francisco Villa y Felipe Ángeles. Hoy Federales TorreonApues, a casi 100 años de la toma de Torreón y la batalla y Toma de San Pedro de las Colonias, conviene recordar que estas batallas son una cicatriz que debería forjar el orgullo, el sentimiento de identidad y pertenencia, no solo de torreonenses y san petrinos, sino de toda la Comarca Lagunera, porque no se puede entender el triunfo revolucionario si no entendemos la importancia de toda esta zona y sus poblaciones, Bermejillo, Mapimí, Tlahualilo, Gómez Palacio, Lerdo, etc., sitios de gran importancia y con un acervo histórico que es digno de recordarse.

 

Dos años

Y hace dos años empezó este blog.

Así es, el tiempo se fue rápido, pero ha sido muy satisfactorio. Hace dos años empecé este blog “Algo de aquí, algo de allá” con la idea de plasmar mis pensamientos, información interesante, alguno que otro intento de poesía, etc., y al final, creo que he quedado satisfecho por estos dos años.

El agradecimiento sincero a todos los lectores, de México y fuera del país, porque son ustedes los que mantienen este barco llamado “Algo de aquí, algo de allá”. Muchas gracias, a todos los que leen, comentan, critican, ya que solo así es posible la mejora.

Como dije en el primer post del año, espero este año seguir dándole continuidad y compartiendo contenidos, que sinceramente, espero sean de interés y sobre todo, utilidad para todos ustedes. Un sincero agradecimiento, también a las personas que me han apoyado con revisiones en los escritos, la difusión del blog en redes.¡Muchas gracias!

Dios mediante y por su puesto, ustedes, me permitan seguir aqui por este, otro y muchos años mas. Y nuevamente ¡Muchas gracias!

Yorchfromtorres

dos