Los chalets y casonas de La Laguna. Parte I

Archivo Historico Municipal, antes Casa de Isauro Martinez

Archivo Historico Municipal, antes Casa de Isauro Martinez

Si algo distinguió a la Comarca Lagunera durante la primera mitad del siglo XX fue su gran auge económico que tiene su origen en el desarrollo de actividades económicas como la industrial, la agricultura y el comercio, principalmente. Además de las grandes edificaciones con las que contaba la región, sobre todo en la ciudad de Torreón (hoteles, bancos, negocios), otro tipo de construcciones dominaron también en la imagen urbana de la emergente zona metropolitana: los chalés o chalets (ambos términos son correctos)

Un chalé  (en francés chalet)  se define como “un edificio concebido principalmente para

404865_10150692867702729_481012234_n

Chalet de Filemon Garza

su uso como vivienda unifamiliar, que comparte terreno en una misma finca con una superficie sin construir, como un jardín o un patio adyacente, pero sin patio interior entre las habitaciones”.  El auge económico de la región, atrajo a cientos de inmigrantes, nacionales y extranjeros que se establecieron aquí y muchos de ellos prosperaron a tal grado que se convirtieron en el grupo social más pudiente de la región. Las ciudades de Torreón, Gómez Palacio, Lerdo y San Pedro de las Colonias, vieron como muchas fincas se erguían imponentes, materializando en ladrillo y cantera el poder económico de aquellos prósperos industriales y comerciantes.

19642294_1809538689073286_3857424353998068275_n

Casa Borque

Para desgracia del lagunero, muchas de etas construcciones, chalets y casonas de gran valor histórico y artístico, por omisión, desinterés o ignorancia, se perdieron a lo largo de los últimos años de siglo XX, quedando muchas de ellas solo en el recuerdo de quienes tuvieron la suerte de contemplar los símbolos de la prosperidad lagunera de antaño; y aun así, aun quedan otros tantos vestigios de mejores épocas, y de esos nos ocuparemos en esta parte de varias entregas, en las cuales hablaremos sobre los chalets y casonas mas representativos de la Comarca Lagunera, sobre todo en las ciudades de Torreón, San Pedro, Gómez Palacio y Lerdo, procurando abarcar tanto las edificaciones que permanecen en pie, ya sea que estén en uso o permanezcan abandonadas, así  como aquellas que no fueron perdonadas por el tiempo, por la ignorancia, la omisión y/o interés particular . En esta primera parte, hablaremos de algunos de los chalet y mansiones de la ciudad de Torreón.

La prosperidad de la ciudad y la región hicieron posible la edificación de edificios dignos

19601573_1809528959074259_8294583177705720053_n

Entrada principal Casa Zarzar

de las mejores ciudades en el orbe, el Hotel Francia, la ferretería Lack, el banco de México-Londres, el casino de la Laguna eran la representación física de la prosperidad torreonense, al mismo tiempo, emprendedores de México y el mundo, estableciendo sus negocios en esta ciudad, prosperaron de la mano de la ciudad y edificaron en ella, mansiones dignas de la sociedad porfirista mas acomodada.

casacerro

Casa del Cerro o Chalet Wulff

Probablemente el chalet mas reconocible por sus dimensiones y notable belleza arquitectónica sea la “Casa del Cerro”, también conocida como el Chalet Wulff o “El castillo”. Esta casa perteneció a quien fuera el ingeniero que hizo el trazado de las primeras manzanas de lo que seria la ciudad de Torreón, Federico Wulff. Este chalet, un “modificado castillo alemán” de sobria fachada fue la casa que habito el ingeniero Wulff con su familia a principios del siglo XX, siendo construida entre los años de 1904 y 1905. La casa domina señorialmente el sector alianza de la ciudad, donde en su tiempo, se encontraba la fabrica denominada “La Alianza” (de ahí el nombre del sector). Tras permanecer mucho tiempo abandonada, se forma un patronato que logra su rescate y desde 1993 funciona como el museo histórico de la ciudad.

Otro de los chalets que aun permanecen en pie esta ubicado en la Av. Morelos entre

19642574_1809537265740095_4785492280437878328_n

Casa del Gral. José María Rodriguez

Degollado casi esquina con González Ortega,  chalet tipo victoriano, propiedad de Filemón Garza, vigésimo segundo presidente de Torreón.  Así también sobre la Av. Juárez y Calzada colon, se encuentra la mansión que perteneció al Sr. Juan Castillón, de grandes proporciones y fachada austera, se dice que durante la matanza de la comunidad china en la ciudad, algunos ciudadanos chinos se refugiaron en esa casa, escapando de una muerte segura, en la actualidad es la denominada Casa del artista, donde se presentan talleres de pintura así como cursos.

casajuarez

Casa de Juan Castillón

El archivo municipal “Eduardo Guerra” (C. Acuña casi esquina con Av. Matamoros) tiene como sede la que fuera la casa de Don Isauro Martínez, empresario de espectáculos a quien fuera dueño del teatro Princesa y su obra mas reconocida, el Teatro Isauro Martínez. Un edificio tipo francés con 4 columnas en flanqueando la entrada principal, es una joya de la arquitectura de la primera mitad de siglo XX en Torreón.

Unas cuadras atrás, por la misma C. Manuel Acuña, pero entre Av. Presidente Carranza y

19642740_1809530105740811_2147357335487793420_n

Casa Aldape

Av. Hidalgo se encuentra la casa Zarzar, bella edificación estilo árabe de dos plantas, propiedad el empresario palestino Elías Zarzar. En su interior, las paredes muestran pinturas que representan lugares y escenas en Palestina, así mismo, su entrada principal muestra gran riqueza decorativa. Construida por el Arq. Cesáreo Lumbreras, quien también diseño lo que fuera “La casa morisca” y la casa Rincón García.

Museo-de-la-Revolución-de-Torreón-Coahuila

Chalet Wong, actualmente Muso de la Revolución

Sobre la Calzada Colon, esquina con Av. Matamoros se encuentra la casa Borque, que fuera la casa donde habitaron los fundadores  de la empresa Soriana, Martín y Francisco Borque. Es una casa con amplias y numerosas ventanas así como un balcón en su lado sureste, siendo en la actualidad utilizada como mezcalería y sobreviviendo, como muchas otras a la demolición. La casa Vila, ubicada sobre Calzada Colon y entre Bravo y Corregidora, es una casa bastante peculiar. Adema de su evidente belleza arquitectónica estaca por la abundancia de torreones a manera de ornamentos.

En la Av. Lerdo de tejada esquina con Gregorio García se encuentra el Chalet Wong, de

casadelafrancesa2zy

Casa de Eulogio Valdéz Barro, o “Casa de la Francesa)

tipo ecléctico, perteneció al empresario ferroviario chino Wong Lim, posterior mente, paso a ser la sede de la embajada china en Torreón para finalmente, ser acondicionada como museo en 2007, como regalo por el centenario de la fundación de Torreón. Sobre la Av. Juárez, atrás del Chalet de Juan Castillón, se encuentra la Casa Aldape, construcción centenaria propiedad de Rafael Aldape, alcalde de Torreón en 1907. De amplias proporciones, techo de 4 aguas y un viral en la puerta principal representando la cosecha de uva y algodón, paso a ser una escuela privada, y actualmente, una especie de plaza comercial con servicio de café y restaurant, respetando íntegramente la fachada e interiores.

Una casa que pasa desaperciba por la población lagunera es la casa que perteneciera al general José María Rodríguez, ubicada en la esquina de Av. Matamoros y Juan Antonio de la fuente. En esta casa de principios de siglo XX tuvo lugar la primera reunión conspiratoria en Torreón, donde participara también el profesor jerezano Manuel Nepomuceno Oviedo. Una casa de una planta con fachada de cantera gris, es en la actualidad sucursal de un banco. En una de sus paredes laterales es posible apreciar las huellas de un cañonazo, probablemente originado en alguna de las tomas de Torreón por las tropas revolucionarias. Otra casa de importantes proporciones es la que se conoce (porque aun existe) como “La casa de la Francesa”, propiedad del empresario Ganadero Eulogio Valdez Barro; construid durante la época porfiriana, era una casa grande, cuyos balcones y caballerizas tenían vista hacia la Alameda de Torreón. En a actualidad aun existe una pare de esta, que no es visible puesto que su fachada, esta opacada por los diversos negocios que no permiten visualizar el centenario edificio, ubicado en v. Allende y González Ortega.

Además de estos ejemplo, es posible (para fortuna nuestra) observar aun mas ejemplos de chalets y antiguas casonas en todo el centro histórico de la ciudad, la Calle Javier mina entre Hidalgo y Juárez alberga por lo menos 4 casas de este tipo, así también, por la Av. Morelos, Colon, y otras tantas avenida es posible observar una cantidad considerable de estas antiguas casas, unas permanecen abandonadas (de las cuales nos ocuparemos en otro post), otras han sido rescatadas y se les ha dado uso, principalmente como negocio.

La importancia de conocer estos sitios, no debe obedecer solo a una cuestión estética, sino también a una cuestión de consciencia, de entender la importancia de conservar nuestros monumentos, que son cada uno parte de la heroica historia de nuestra región, muchos de esos monumentos son o fueron testigos fieles del desarrollo de esta ciudad, testigos mudos de las tomas revolucionarias durante la segunda década el siglo XX, testigos mudos de la bonanza algodonera, de las mejores épocas de nuestra ciudad, conocer, conservar y respetar nuestros monumentos es un deber que hoy más que nunca debemos ejercer.

 

 

Chalet de Filemon Garza

 

Casa del Cerro, o Chalet Wulff

Casa Aldape

.

 

Chalet Vila

 

 

 

 

Anuncios

Torreón en la historia nacional

La ciudad de Torreón es una de las ciudades más jóvenes de México, con apenas 110 años de vida como ciudad, cumplidos el 15 de Septiembre de 2017 y pese a su corta historia, ha sido testigo de grandes acontecimientos de gran relevancia, no solo local, sino nacional, hechos que trascendieron en la historia de esta nación por su impacto en el desarrollo histórico de México.

62be6-banco2bde2blondre2by2bmexSi nos remontamos a los orígenes de la ciudad, nos daremos cuenta que para 1848 era solo el casco de la hacienda propiedad de Leonardo Zuloaga, y eso solo hasta 1888, cuando las líneas férreas del Ferrocarril internacional pasan por Torreón, que Andrés Eppen, contempla y ejecuta la idea de crear un centro poblacional, que en 1888 contaba con no mas de 500 personas y que para 1907, ya tenia poco mas de 30 000 personas, que le valió para ser elevada al rango de ciudad. No pasarían mas de 5 años cuando Torreón cobra mayor relevancia en la historia de México; debemos recordar que para 1907, Torreón era una ciudad próspera con proyección industrial y agrícola, el cultivo de algodón que tanta bonanza trajo a la ciudad así como la apertura de diversas industrias (Jabonera La unión, Hilandera La Fe, entre otras), cosmopolita como pocas, con la llegada de españoles, chinos, norteamericanos, ingleses, franceses, árabes, etc., la hacían un crisol cultural que se vio reflejado en sus construcciones, el surgimiento como centro bancario (Banco de México, Londres, Coahuila, etc.) y su situación geográfica hacían de esta ciudad un punto neurálgico no solo de la Comarca Lagunera, sino del país .

No habían pasado mas de 5 años desde que la Torreón había sido

2

Edificio Russek

elevada al rango de ciudad cuando cobra mas relevancia y entraría en las paginas de la historia nacional; en 1911, se efectúa la primer toma de Torreón a manos de los revolucionarios dirigidos por Jesús Agustín Castro y Benjamín Argumedo, el primer hecho de armas relevante ocurrido en Torreón. Fue en esos mismos días, cuando sucedió una de las paginas mas negras en la historia de Torreón y el país, la matanza de 303 chinos por parte de las tropas revolucionarias, que por orden de Argumedo y ante la sospecha que la población china en Torreón había apoyado a los federales, dio l lamentable orden que solo fue detenida cuando Emilio Madero asumió el mando de la división.

Torreon 1914Abr03Posteriormente, en 1913, tendrían lugar en Torreón dos hechos de armas relevantes. Para finales del mes de Julio de 1913, tropas revolucionarias atacaron durante diez días la guarnición federal emplazada en Torreón, que termino con saldo de aproximadamente 1200 federales muertos y semejante numero de bajas revolucionarias, que terminarían con victoria a favor de los federales, ese acontecimiento seria conocido como “La decena trágica de Torreón”. Mas tarde en ese año, en el mes de Octubre, se efectuaría la segunda toma revolucionaria de Torreón y primera de Francisco Villa.

Es importante detenernos aquí y analizar los hechos, Torreón como punto estratégico fue, probablemente la plaza mas peleada durante la Revolución, es decir, si analizamos el numero de hechos de armas que se suscitaron en esta ciudad hasta 1913, que contando la decena trágica, son 3, permite que visualicemos la importancia de esta ciudad, no fueron batallas casuales, fueron batallas que se dieron debido al conocimiento de ambos bando de la relevancia de esta ciudad.

Llegaría el año de 1914 y con ello, la toma de Torreón masArtilleria de la division del norte marzo 1914 a las ordenes de gral Felipe Angeles recordada. Desde el 21 de marzo de 1914 hasta el 12 de Abril de ese mismo año, tendría lugar lo que se conocería como “La batalla de la Laguna”, que inicio con las tomas de Mapimi, Bermejillo, Tlahualilo, Lerdo, Gómez Palacio, Torreón como la batalla mas celebre y culminando en San Pedro de las Colonias.  Es en esta batalla, la de Torreón, cuando lo mejor del ejército federal, la división del Nazas, al mando del general José Refugio Velasco se enfrentaría a lo mejor el ejército revolucionario, la División el norte al mando de Francisco Villa y Felipe Ángeles. Esta batalla, reconocida internacionalmente como un claro ejemplo de estrategia militar, culmino el 3 de abril, con la entrada de las tropas Revolucionarias a la, ahora ya, mundialmente famosa ciudad de Torreón, era esta batalla, para muchos, el punto de inflexión que marco el final de la dictadura huertista, y en efecto, fue una batalla que tuvo eco en todo el mundo, y que fue la que dio también fama mundial a la figura casi mítica del General Francisco Villa.

Es también, posterior a la Toma de Torreón, que se efectúa en el Banco de Coahuila, en su sede de Torreón, una primer convención, por decirlo de algún modo, donde se reúnen los jefes revolucionarios de os bandos villista y carrancista, sitio en el cual se firmaría el denominado “Pacto de Torreón” que entre otras cosas, planteaba una Convención al termino de la lucha revolucionaria, es decir, lo que posteriormente seria la Convención de Aguascalientes.

Posteriormente, se efectuaría una ultima toma en 1916, cuarta de Torreón y tercera y ultima de Villa, terminando con un préstamo forzoso a la ciudad de 1 000 000 de pesos y la quema de imprentas para “evitar que se hablara mal de Francisco Villa”.

La historia militar de Torreón no termina hi, pues en 1929, con el advenimiento de la rebelión escobarista, ocurre otro hecho de armas en Torreón, siendo sitio de duras batallas entre rebeldes y federales. Uno de los hechos a destacar es el hecho que Torreón se convirtió en una de las pocas ciudades de México en ser bombardeada utilizado aviones, hecho que se extendió desde el 15 al 17 de marzo de 1929.

El análisis de este escrito no se reduce simplemente a los acontecimientos, sino al transfundo, los ¿Por qué? Como ya se menciono al inicio de este texto, la ciudad de Torreón para el año de 1910 era considerada una de las ciudades mas importantes no solo del norte del país, sino de todo México, su incesante actividad agrícola, industrial y bancaria así como su inmejorable situación geográfica, el paso del ferrocarril central y el internacional que eran la vía más rápida desde la capital hacia la frontera en  Ciudad Juárez, la hacían un punto de control inmejorable para cualquier bando, sobre todo durante la revolución.  Consideremos que desde un punto de vista militar, la importancia controlar puntos de paso como lo es Torreón radica en el rápido acopio de insumos como armamento, alimento y sobre todo, tropa, así como el acceso a otros sitios de importancia estratégica. Pero en Torreón se peleaba más que un punto de paso, en Torreón se definió el resultado de la segunda etapa de la revolución.

Es casi improbable que una ciudad de reciente ascenso haya sido tan significativa para un país como lo es Torreón, y seamos justos, no solo Torreón, sino toda la Comarca Lagunera. La importancia de recordar estos acontecimientos y vincularnos de algún modo con nuestro pasado refuerza  el sentido de identidad, pertenencia y orgullo que de algún modo, por ciertas circunstancias y por que no decirlo, por ciertas personas (léase personas asociadas a gobiernos municipales y estatales) nos han querido arrebatar; es momento de regresar a Torreón a ese lugar relevante que merece en la historia y en el presente de México.

 

 

 

Teleferico de Torreón o como empezar a construir una casa por el techo.

Bien es cierto que la zona más representativa de una ciudad es su centro histórico, ya que es el lugar donde se origino y a partir del cual los núcleos poblacionales se expanden y en sus primeros años, las principales actividades económicas se  llevan a cabo, el comercio principalmente. En la actualidad, los centros históricos fungen como sitios que dan un sentido de identidad a las ciudades; las expresiones arquitectónicas en su o sus estilos son la mejor fotografía de la historia de una ciudad.

Muchas ciudades a lo largo y ancho del planeta, se han encargado de cuidar y preservar su patrimonio cultural. En México existen ciudades coloniales que son reconocidas por su belleza arquitectónica y muchas de ellas nombradas “Patrimonio cultural de la humanidad”. Las acciones de preservación de los diferentes niveles de gobierno, les han permitido darles difusión mundial y activando un sector generador de divisas: el turismo; ciudades como Zacatecas, Puebla, Guanajuato, Oaxaca, Guadalajara, Durango, Morelia, etc., son ejemplos claros.

En algunas de estas ciudades (Zacatecas, Puebla y Durango), un añadido para mejorar la experiencia de visitar el centro histórico es el teleférico que permite una vista aérea a visitante para apreciar en mayor medida os diferentes atractivos de las ciudades.

Recientemente, en Torreón, se inauguro un teleférico que va desde la calle Treviño a complejo religioso de Cerro de las noas. Uno pudiera pensar que es una excelente idea, y en teoría debería, pero ¿Por qué hacer un teleférico en una ciudad donde tanto autoridades como ciudadanía se han encargado de restarle atractivo a la zona por la cual hace el recorrido el teleférico? Incluso si se penara que la función principal es solo transportar a la gente hacia mencionado cerro (que para la gente que desconozca, también se puede acceder por una carretera o a pie por escaleras), la vista a lo largo del recorrido no es la mejor.

Un cuestionamiento valido seria pensar ¿Y si en vez de construir el teleférico primero, se hubiera puesto atención en mejorar la imagen urbana del CH de Torreón? ¿No haría el viaje más agradable al visitante? Recordemos que en este blog, se ha hecho gran hincapié en denunciar el estado de precarios del CH y proponer acciones que pudieran ayudar a mejorar y embellecer la zona, es por ello que por lo mismo, antes de pensar en un teleférico, lo IDEAL hubiera sido atender lo problemas propios de la zona: reparación de banquetas, fachadas, instalaciones como drenajes sanitarios y pluviales, limpieza de la zona, etc.

En este blog no se quitara el dedo de la llaga y seguirá promoviendo un plan de rescate integral de nuestro centro histórico, basado y respaldado en la importancia de tener sitios donde se pueda dar difusión a la cultura en todos sus aspectos. Si bien es cierto, pedir una reconstrucción de antiguas edificaciones (Hotel San Carlos, Hotel Iberia, Edificio Lack, teatro Princesa, Banco de México-Londres, Chalet de la Garza, Casa Morisca, entre muchos otros) no es un asunto que se deba tomar a la ligera por cuestión de los evidentes costos económicos, es cierto también que no es una idea descabellada, después de todo, si un teleférico se construyo “pensando en la reactivación económica de la zona” una zona visualmente agradable y con una oferta ampliada de actividades culturales, artísticas o de ocio sin duda tendría mejores resultados. Evidentemente, el teleférico pasaría de ser la principal atracción a un complemento de lo que pudiera representar un Centro Histórico con una mayor oferta cultural y otorgar al visitante un paseo agradable y que haga que lo que pudiera pagar por el viaje valga el gasto.

Pero pareciera que hay quienes insisten en construir una casa empezando por el techo y no por los cimientos. Pero ahora que ya no hay marcha atrás, puesto que el Teleférico ya esta en función, lo que correspondería a las autoridades competentes seria pensar seriamente en acciones de embellecimiento de la zona que hay que decirlo, son urgentes. La participación de los 3 niveles de gobierno, así como de la inversión privada y la ciudadanía debería de potencializar y facilitar las acciones de rescate del centro histórico, devolverle su antigua apariencia y que esto implique para la cientos de familias que atienen sus ingresos de los comercios que en la zona existen  debería ser aliciente suficiente para involucrarnos en su rescate y preservación.

Quehacer cultural

Antes de entrar en tema, desearles a todos los lectores de este espacio un excelente año 2018. Asuntos familiares y laborales me mantuvieron alejado de este espacio estos meses, y aunque ya estamos entrados en el año, más vale tarde que nunca, así que ¡Feliz y próspero 2018!

Entrando en materia.

En este espacio se ha hablado ampliamente sobre los grandes problemas que aquejan al centro histórico de Torreón y sobre todo, se ha puesto el dedo en la llaga, señalando la gran catástrofe cultural que significo para la ciudad la perdida de muchos de sus edificios emblemáticos, entre casonas, chalets y edificios civiles, incluso, en este espacio se han hecho propuestas para mejorar la imagen del centro histórico de Torreón.

A pesar de todo esto, la ciudad cuenta con recintos culturales de gran calado que ofrecen sus servicios a la comunidad y que están a la altura de otros recintos en el país, espacios como el museo Arocena, el Museo del Algodón, de la Revolución, el teatro Isauro Martínez, entre otros. Sin embargo, existen recintos que en la actualidad, sobreviven, literalmente, debido a las condiciones de abandono por parte de las autoridades, espacios que bien pudieran representar para la ciudad, alternativas para el esparcimiento y la difusión científica, histórica y cultural.

Uno de esos recintos es el Museo de la Moneda, ubicado en el sótano del antiguo edificio del Banco de México (Morelos y Cepeda). Si bien, es cierto, es un muse único en todo el norte del país, es también uno de los mas descuidados por la administración municipal. Diarios locales como El Siglo de Torreón han documentado ampliamente en sus notas el estado de descuido que presenta el inmueble, debido principalmente a las filtraciones de agua causadas por las lluvias, que si bien es cierto, son escasas, el mal estado del drenaje pluvial en la zona, ha ocasionado la oxidación de la puerta de la bóveda del museo, así como la presencia de humedad en las paredes y daño al inmobiliario.

Otro recinto, propiedad de particulares, es el Museo de Paleontología, dirigido por Jesús Quiroz Barragán, ubicado en Av. Juárez, entre Leona Vicario e Idelfonso Fuentes, donde presenta gran variedad de restos fósiles, animales, humanos, así como herramientas utilizadas en épocas pasadas. Sin embargo, pese a que el museo cuenta con aproximadamente 5000 piezas, el espacio tan reducido donde se encuentra, impide la exhibición total de las mismas. Pese a la gran cantidad de piezas de gran valor histórico con las que cuenta, es en teoría, un museo poco frecuentado entre los torreonenses.

La pregunta aquí sería- ¿Y que tiene que ver la destrucción de edificios históricos y los museos antes mencionados? – La respuesta es “TODO”. En la opinión de quien aquí escribe, los espacios destinados a estos dos museos no son los más propicios y/o adecuados por lo cual, una reubicación a lugares con mejor ubicación y de mayores proporciones serían ideales, pero ¿A dónde?

Resultado de imagen para banco de la laguna torreon

Bnco de Londres y México, Torreón Coahuila

Si consideramos que una de las características que hacen vistoso y por ende, despierta el interés de las personas, se podría considerar la idea de, en le caso del Museo de la Moneda, reubicarlo en a Av. Hidalgo y C. Valdez Carrillo, reconstruyendo el antiguo edificio del que fuera el Banco de Londres y México. Las razones para elegir el lugar son obvias: 1) Estéticamente, su exterior ofrecería una vista agradable al publico y ayudaría al embellecimiento de la zona; 2) las dimensiones del lugar son lo suficientemente adecuadas para reubicar el Museo de la Moneda y los dos niveles del lugar ofrecerían la amplitud necesaria para que la visita, además de interesante, sea agradable y cómoda; 3) La ubicación es inmejorable, en el corazón de la ciudad y una de las avenidas céntricas mas transitadas.

Resultado de imagen para edificio simon lack torreón coahuila

Edificio Simon Lack, Se aprecia el reloj de 4 caras.

En cuanto al Museo de Paleontología debido a la gran cantidad de piezas con las que cuenta, se pudiera pensar en varias opciones: 1) La reconstrucción del edificio Simon Lack, que se ubicaba en Av. Hidalgo esquina con  Juan Antonio de la Fuente. El edificio era uno de los más representativos de la ciudad, debido, en gran medida al reloj de 4 caras, (que fue lo único que quedó), edificio que fue destruido junto con el Hotel Iberia para dar paso a un centro comercial de una cadena local. Contaría con la ventaja de tener amplio espacio, ya que el antiguo edificio abarcaba casi media acera, tanto por la Hidalgo como por Juan Antonio de la Fuente además de la evidente mejora a la imagen urbana, una fachada muy peculiar y vistosa e inmejorable ubicación. Otra ubicación que este espacio propone seria la reconstrucción

Resultado de imagen para chalet de la garza torreon

Chalet de Lazaro de la Garza, Torreón Coahuila

del Chalet de la Garza, que se ubicaba en Av. Juárez esquina con Gonzales Ortega bella construcción de principios de siglo que fuera destruida para dar lugar a un banco. Contaría con las mismas ventajas de ubicación, fachada visualmente atractiva, aportaría una mejora de imagen urbana y estaría ubicada en un lugar con alta afluencia de personas, debido a que se ubica frente a otro centro de reunión social, que es la Alameda Zaragoza.

Estos tres lugares propuestos, contarían con una limitante, , los comercios y la institución bancaria que se ubican en los puntos antes mencionados. Evidentemente se tendría que tomar en cuenta que para llevar a cabo estas acciones, se debe de tener un plan para la reubicación de estos comercios, ya que estamos hablando también de que son sitios que emplean gente y no seria justo que las cientos de personas que hay laboran perdieran su sustento.

Solo con la cooperación y acuerdos entre los privados y los ordenes de gobierno respectivos se pudiera llevar a cabo dichas accione que generen beneficios a ambas partes y que al final sea la comunidad torreonense la que saque la mejor parte, que dicho sea de paso, es necesario que se involucren y exijan la dignificación de los espacios culturales de la región.

Torreón, ciudad heróica. Antecedentes historicos y perspectiva a siete años del nombramiento

Siete años ya han pasado desde que la ciudad de Torreón recibió el nombramiento de “Ciudad heroica y sitio de interés nacional” por aquella administración presidida por el triste y lamentablemente celebre  Eduardo Olmos Castro. Pero comencemos con lo básico ¿Cuáles son los méritos de Torreón para hacerse merecedor de tal titulo?

Tendríamos que empezar por mencionar las 4 tomas revolucionarias que sucedieron en Torreón.

La toma del 15 de Mayo de 1911(Benjamín Argumedo y Emilio Madero)

La toma del 1° de Octubre de 1913 (Primer de Villa)

La toma del 3 de Abril de 1914 (la más famosa de todas y segunda de Villa)

La toma del 23 de Diciembre de 1916 (tercera de Villa)

Angeles-TorreonLa historia de Torreón esta ligada básicamente a dos aspecto, uno consecuencia del otro. La llegada del Ferrocarril central y del Ferrocarril internacional, que convirtió a la población en un nodo ferroviario importante, el mas importante del norte del país en aquella época, lo que propicio un crecimiento poblacional sin precedentes, lo que l llevo a ser considerada una de las ciudades más importantes del país por aquellos años. La consecuencia directa de esto fue la importancia militar que tomo Torreón durante el movimiento armado revolucionario y que dio lugar  la 4 tomas ya mencionadas.

Torreón incluso tuvo su propia “decena trágica”, periodo que abarco aproximadamente del 22 de Julio al primero de Agosto de 1913, donde los generales revolucionarios Calixto Contreras, Orestes Pereyra y Toma Urbina sitiaron la ciudad de Torreón, defendida por lo generales federales Bravo, Munguía, Ocaranza, Alvirez, Anaya y los irregulares Argumedo y Campa, el saldo final fue de aproximadamente 1200 federales muertos y un numero no especificado de revolucionarios.

Posterior a la tercera toma, se sucedió otro evento en esta ciudad, mas de carácter político. En el antiguo banco de Coahuila (se ubicaba en Calle Zaragoza entre Av. del Ferrocarril – hoy Presidente Carranza – y avenida Hidalgo) se reunieron algunos jefes políticos de la Revolución, entre ellos Roque González  Garza, Cesáreo Castro, José Isabel Roble, entre otros, firmados el 8 de Julio de 1914 en los cuales se acordaba a convocar a una convención de jefes revolucionarios para señalar la fecha de las elecciones y formular el programa de Gobierno, pacto que no seria aceptado en su totalidad por las facciones revolucionarios (Villistas y carrancistas).

En 1929, durante la rebelión escobarista nuevamente la ciudad de Torreón tuvo una participación activa, culminando con el bombardeo aéreo sobre la ciudad, una de las pocas ciudades mexicanas que han sido El Pais martes 24 de marzo de 1914atacadas por aeronaves y que ocasionó grandes estragos en la comunidad torreonense.

Al respecto, en el libro de “La batalla de Torreón” escrito por Roque González Garza, Raúl Madero, menciona al inicio del prólogo:

“La batalla de Torreón que culminó con la caída de la plaza en poder de las fuerzas constitucionalistas de la División del Norte comandada por el Gral. Francisco Villa el 2 e abril de 1914, es sin lugar a dudas la batalla DECISIVA de la segunda fase de la Revolución Mexicana iniciada el 19 de febrero de 1913 y que culminó el 14 de Agosto de 1914 con la entrada de la fuerzas Constitucionalistas a la ciudad de México […] Para tener una idea de la significación que tuvo la Batalla de Torreón en la Revolución Constitucionalista bastaría consultar la prensa de aquellos días. El Gral.  Huerta, jactándose de su poder militar, anuncio haber congregado en Torreón a los mejores generales del ejército federal, encabezados por el Gral. José Refugio Velasco. Torreón – decía- será la tumba de la Revolución y el aniquilamiento de Francisco Villa. Huerta no decía mentiras, pues en efecto, el Gral. José Refugio Velasco no solo había sido de os mas competentes y pundonorosos generales de la época Porfirista, al que las circunstancias y su sentido de disciplina obligaron a servir al régimen espúreo de Victoriano Huerta, sino que además en la Plaza de Torreón estaban congregados la flor y nata del antiguo ejercito federal” (sic).

En el mismo libro de Roque González Garza, a manera de preliminar, José Santos Chocano escribe

“Centro ferrocarrilero, Centro comercial, centro militar, Centro Vital, Torreón había de ser peleado con tesón único por unos y otros combatientes en lucha ciertamente épica […] los triunfos de Tepic y Tampico, construyeron ideológicamente con el de Torreón, uno como triangulo, dentro del que quedo encerrada la serte de la usurpación. Esta batalla de Torreón señalara en la historia de la Revolución Mexicana, el principio del fin […] En la cumbre mas alta de las que dominan la ciudad de Torreón hay que plantar un laurel, a cuya sombra las generaciones venideras, puedan leer para reconfortarse el espíritu, este libro escrito entre el humo de los combates, con sangre heroica, sobrio y robusto como la verdad. Desde Torreón, el pueblo mexicano ha visto el porvenir”

2

Edificio Russek

Hoy, a 7 años de aquel nombramiento, pareciera que a las autoridades y a los mismos torreonenses todo esto nos pasa de noche y no le hemos dado el valor y la importancia que estos acontecimientos tienen y merecen. Incluso, la misma ciudad ha sufrido de la destrucción de algunos de sus edificios históricos, testigos de estos y otros acontecimientos: El hotel San Carlos, que se incendio durante los 80’s, lugar donde Roque González Garza y Enrique Santos Coy se entrevistaron con el Gral. Refugio Velasco, donde este ultimo intentaría negociar una tregua de 48 horas para recoger muertos y heridos del campo de la batalla; así también la destrucción del antiguo Banco de Coahuila, lugar donde se llevo a cabo la reunión que daría como resultado el ya mencionado Pacto de Torreón.

Es fecha que las autoridades han hecho, muy poco, por no decir nada, para honrar los acontecimientos descritos y que renueve y refuerce en los torreonenses ese sentido de identidad, orgullo y pertenencia a la ciudad que, en las páginas de la historia de México ocupa un lugar privilegiado como un sitio histórico de gran relevancia y heroicidad. Es justo que se lleven acabo acciones de mayor impacto para conmemorar esas fechas importantes en la historia regional y nacional. Siempre se seguirá insistiendo, y cada vez con mayor ahínco, en un proyecto integral de rescate, rehabilitación y reconstrucción del centro histórico, donde se de prioridad a aquellas fincas y construcciones que fueron testigos de mejores épocas y de otras, donde no fueron las mejores, pero si fueron las mas heroicas, las de mayor orgullo y las que ayudaron a forjar en parte la identidad de esta orgullosa ciudad del norte.

Bibliografía:

Historia de Torreón, Eduardo Guerra, 4° edición, 2002.

Apunte para la historia: La batalla de Torreón., Roque González Garza, 1962.

Grandes Batallas de la Independencia y la revolución, Sedena, Primera Edición, 2010.

La Revolución Mexicana en la Laguna: De Chihuahua a las cuatro tomas de Torreón, Jesús Sifuentes Guerrero, 2010

Pancho Villa en Torreón, Paco Ignacio Taibo II/ John Reed,

 

 

 

Personajes históricos de Torreón: Federico Wulff Olivarri.

Federico WulffCuando la joven población de la Villa del Torreón empezaba a dar muestras de progreso, muchas personas de distintas partes del mundo y de la república vinieron a estas tierras en busca de fortuna y prosperidad. La llegada del ferrocarril en 1883 a estas zonas seria el detonante de su progreso y a la llegada del ferrocarril internacional, hicieron que en menos de 30 años, el rancho de El Torreón pasara a ser una de las ciudades más importantes durante el porfiriato.
De entre las cientos de personas que arribaron a estas tierras en medio del desierto, una de ellas seria encargada de darle forma al proyecto de Andrés Eppen Achenborn: Federico Wulff Olivarri.
Hijo de Anton Frederick Wulff, comerciante de origen alemán asentado en San Antonio, Texas y de María Guadalupe Olivarri, perteneciente a una familia asentada en las Islas Canarias, nace Federico Wulff Olivarri. Estudio ingeniería civil y arquitectura en la Universidad de Hannover, Alemania. Al concluir sus estudios, regresa a San Antonio, donde ejerce por un tiempo su profesión y donde conocería a su futura esposa, Linda Groos con quien procreo 6 hijos, Frederick, Tulitas (Gertrudis) nacidos en San Antonio, Henry Antony, nacido en San Pedro de las Colonias, Coahuila, Alicia, nacida en Lerdo, Durango y Carlos y Roberto, nacidos probablemente en Torreón.
Federico Wulff es considerado, junto con Andrés Eppen, el general Carlos González, Adolfo Aymes, Joaquín Serrano, Feliciano Cobián, etc. uno de los padres fundadores de la ciudad de Torreón, a él se le debe el trazo de la ciudad y su primer cuadro, estableciendo su residencia en la ciudad de Torreón.
federico Wulff tarjetaLlega pues Federico Wulff en 1881 a lo que en ese entonces se le concia como rancho de El Torreón. En 1887, en una visita a ciudad Lerdo por asuntos familiares, se encuentra con Don Andrés Eppen, quien le encarga hacer el trazo para el nuevo centro poblacional, denominado, en aquel entonces, Colonia del Ferrocarril, que planeaba establecer en lo que, en ese tiempo aun era la estación del Torreón. En el libro “Historia de Torreón” de Eduardo Guerra relata
“[…] Con anterioridad a este acontecimiento (la llegada del ferrocarril internacional) el señor Eppen había concebido la posibilidad de formar un centro de población junto al terreno cedido al ferrocarril para establecer la estación, y previo un cambio de impresiones tenido con sus poderdantes, un día del mes de noviembre de 1887, solicito los servicios profesionales del señor Ing. Federico Wulff, que se encontraba accidentalmente en Lerdo, en asuntos de familia, y le indico que deseaba encomendarle el trazo de unos cuadros de tierra junto al lugar donde iba a cruzar el Ferrocarril Internacional con el Ferrocarril central […] Así comenzó a fijar los puntos de los expresados cuadros de tierra paralelamente y verticales la línea señalada como derecho de vía del Ferrocarril Internacional de un lado y el otro también paralelamente siguiendo la flexión de la vía del Ferrocarril central. El señor Eppen dispuso que las manzana tuvieran 100 varas por cada lado y que se diera a las calles 25 varas de ancho”
Relata el Ing. Federico Wulff a al señor Eduardo Guerra en su libro que “[…] Ahora bien, como ya dejo dicho, no venía bien preparado de elementos de medición y solo tenía en mi poder una cinta de medir de las que entonces se utilizaban en el estado de Texas y se componían de pies y pulgadas; yo creí que tales medidas eran las correspondientes a la vara castellana e hice los cálculos de medición bajo ese falso supuesto, considerando 36 varas por cada 100 pies, y con este motivo resulto la medición de cada manzana con 101 vara cuatro pulgadas por lado y las calles 25 varas y doce pulgadas-CResultado de imagen para federico wulffuando el error fue advertido, ya el señor Eppen había enajenado las primeras manzanas y expresados en los títulos la medida de 100 varas por lado, y al hacerle conocer la diferencia, dijo que como la demasía era favorable a los adquirientes, lo mejor era dejarlas como estaban y así se continuaron vendiendo.”
Las obras del Ing. Federico Wulff no se limitaron al trazo del primer cuadro de la ciudad, sino que su obra abarca desde la construcción de hoteles, como lo fueron el Hotel Salvador (hoy en el abandono por parte de las autoridades) encargado por el General Carlos González, que en su tiempo fue considerado uno de los más lujosos, pues contaba en sus instalaciones con elevadores, una muestra de la modernidad y opulencia con la que nació la ciudad de Torreón y el hotel San Carlos, destruido por un incendio en los años 80’s, así también su obra se vio reflejada en la construcción de sistemas de riego agrícola en la región así como la primer fábrica de hielo en la región, su obra más conocida en la ciudad y tal vez de las más imponentes es la famosa Casa del Cerro, también conocida como el Chalet Wulff o El castillo. En la actualidad, la Casa del Cerro es el museo de Histórico de la ciudad. Una obra arquitectónica imponente que es símbolo de la ciudad de Torreón.
museo20casa20del20cerroLa obra del Ing. Federico Wulff Olivarri dejo una amplia huella en esta ciudad, sería tal vez impensable visualizar Torreón sin sus trazos, el grado de influencia es tal que Torreón fue considerada por muchas una de las ciudades con mejor trazo urbano del país (si no es que el mejor). La ciudad lagunera de Torreón debe mucho al Ing. Federico Wulff que en sus trazos dio vida y forma la naciente y pujante ciudad norteña que hecho raíces en medio del desierto, contra cualquier pronóstico y contra toda adversidad.
Como en el caso de Don Andrés Eppen Aschenborn, Federico Wulff es uno de esos personajes que la historia y la autoridad no le han hecho justicia; como ciudad, se les debe un reconocimiento mayor a su obra, que forjo esta ciudad. Los padres de la ciudad de Torreón merecen todo el reconocimiento de una ciudad que debe mostrarse agradecida y orgullosa de la visión emprendedora de estos hombres, orgullo de Torreón.
Bibliografía
Historia de Torreón, Eduardo Guerra, 4° edición, Ayuntamiento de Torreón, Coahuila.
https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/130823.testimonios-de-federico-wulff.html
https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1092404.personajes-en-la-historia-de-mexico.html
https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1094614.personajes-en-la-historia-de-mexico.html
https://books.google.com.mx/books?id=IkfoCQAAQBAJ&pg=PA104&lpg=PA104&dq=federico+wulff&source=bl&ots=aJ1RaA8KoX&sig=IT1KzGkpsunFIvDAl7v_7wg8_rk&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjI_Y20ptrWAhWGjFQKHYeFDlU4ChDoAQg_MAU#v=onepage&q=federico%20wulff&f=false
https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1098911.personajes-en-la-historia-de-mexico.html

 

 

 

La tragedia cultural de Torreón.

Cuando hablamos de la historia de Torreón en sus primeros años de vida como ciudad, hablamos de una ciudad que en un lapso de no mayor de 25 años, paso de ser una estación de ferrocarril con apenas 500 habitantes en 1888 a ser una de las principales y más ciudades de principios de siglo XX con más de 30000 habitantes para 1907, orgullo del porfiriato; también hablamos de una ciudad que por su estratégica posición geográfica fue una de las plazas más peleadas durante la Revolución mexicana, y sobre todo, una ciudad que surgió con el siglo XX y fue sitio donde las principales corrientes arquitectónicas de esas épocas cobraron auge; art deco, art noveau, neo renacentista español, así como otros estilos, como el morisco o el mudéjar, como resultado de la inmigración de personas de distintas nacionalidades, ingleses, franceses, estadounidenses, chinos, españoles, japoneses, etc. Torreón era una ciudad bella, admirada por la particular amplitud de sus calles y la belleza de sus construcciones.

Edificios como la Casa Lack, El hotel Paris, el banco de Coahuila, la Papelería Dingler, el edificio del banco de La Laguna, La casa Farías, el chalet de La Garza, La casa Morisca, e infinidad de otras construcciones, embellecían las calles de la naciente y prospera ciudad norteña.

Pero, en algún momento, en la segunda mitad del siglo XX, el desinterés de algunos particulares, los intereses económicos de otros, la omisión de los gobiernos y la distorsionada idea de la modernidad fueron acabando con el gran legado arquitectónico de la ciudad. Poco a poco edificios como los antes mencionados fueron desapareciendo, el Lack y el hotel Iberia dieron paso a un centro comercial, el hotel Paris a otra tienda de conveniencia, el Banco de la Laguna fue demolido y dio paso a una edificio tosco para una tienda de telas, el teatro Princesa conserva solo el nombre lo que es ahora un estacionamiento, la casa Morisca es hoy un bello recuerdo eclipsado por un edificio bastante simple y arquitectónicamente poco estético, el Chalet de la Garza, derrumbado para dar paso a un edificio bancario.

A diferencia de muchas ciudades, como Zacatecas, Durango, Guanajuato, Puebla, Guadalajara, etc. que tuvieron el sentido común suficiente para conservar su historia, la ciudad de Torreón fue víctima de uno de los crimines culturales más graves que se puedan registrar, luciendo en la actualidad, bastante sucio, poco armonioso y con una estética que entristece a cuantos vieron el alguna vez bello centro histórico, las edificaciones que aún quedan resisten estoicas el paso de los años y la indiferencia gubernamental en todos niveles, las políticas de conservación aun hoy parecen ser insuficientes y aun no existe un plan integral que permita regenerar la zona.

Muchos de los edificios mas emblemáticos de la ciudad hoy ya no existen muchos de ellos no solo eran piezas arquitectónicas destacadas, sino también sitios de interés Nacional, el Hotel San Carlos, donde el general federal José Refugio Velasco se reunió con el general Enrique Santoscoy para negociar una tregua, o el banco de Coahuila, donde se firmaron los Acuerdos de Torreón, que antecedieron a la Convención de Aguascalientes.

En la actualidad, el centro histórico de la ciudad requiere, urgentemente acciones que permitan mejorar la imagen urbana, recuperar, de ser posible los edificios mas emblemáticos de la ciudad, no por vanidad, sino porque la ciudad lo merece, merece que todas las personas, laguneros y personas fuera de la Laguna, conozcan y reconozcan este lugar como un crisol de culturas y un sitio de interés, Torreón se lo merece; citando un texto de “Recuerdos de la Alhambra, arquitectura orientalista en Torreón” del Museo Arocena :

“El historiador, o una institución cultural como un museo, no pueden evitar la destrucción del patrimonio, ya sea por la ignorancia de los particulares, intereses comerciales que suelen arrasar con todo o la indolencia de las autoridades.
Sin embargo, sí están llamados a conservar la memoria, incluso, a reconstruirla desde las cenizas

 

La imagen puede contener: exterior

No hay texto alternativo automático disponible.

La imagen puede contener: una o varias personas, árbol y exterior

Resultado de imagen para hotel san carlos torreon

Hotel San Carlos

La imagen puede contener: exterior

Casa Armin (primer plano)

 

Resultado de imagen para casa morisca torreon

Casa Morisca

La imagen puede contener: exterior

Teatro Princesa

La imagen puede contener: exterior

Edificio Chrysler

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: casa y exterior

Colegio Jesús María

La imagen puede contener: exterior

Casa Lack

La imagen puede contener: exterior

Papeleria Dingler

La imagen puede contener: una o varias personas, personas caminando, multitud y exterior

La Bilbaina (Morelos y Cepeda)

La imagen puede contener: exterior

Casa Farias al fondo y casa de tipo árabe.

La imagen puede contener: cielo y exterior

Hotel Barcelona

La imagen puede contener: exterior

Banco de Londres (Banco de la Laguna) en Valdez Carrillo e Hidalgo

Personajes históricos de Torreón: Andrés Eppen.

Resultado de imagen para andres eppenHay varias maneras para conocer la historia de una ciudad, una de ellas es mediante sus monumentos, edificaciones que cuentan, mediante las diversas formas arquitectónicas, las etapas, los acontecimientos relevantes y la relevancia de la ciudad, otra, es a través de sus hombres y mujeres, los personajes que le dieron forma a la comunidad, ya sean los fundadores, los empresarios, los artistas, mecenas o los héroes.
Muchas de las ciudades, y ya no hablando del mundo, sino del país, cuentan su historia mediante sus hombres, esos que están plasmados en la señalectica, indicando el nombre de calles, avenidas, bulevares, etc. Ciudades como Guadalajara, Monterrey, la Ciudad de México, etc., rinden homenaje a los hombres que dejaron un legado.
Muchas de estas ciudades, que tienen más de 300 años de existencia, tienen por lo tanto muchos nombres a los cuales honrar. La ciudad de Torreón, siendo una de las ciudades más jóvenes del país, parecería que su historia es escasa y por lo tanto, no habría mucho que decir al respecto, pero cosa curiosa, es una ciudad que en poco más de 100 años, se ha hecho de un nombre, un prestigio y una fama digna de admirarse, las cuales, se deben en gran medida a todos aquellos, hombres y mujeres que a base de trabajo, esfuerzo y sobre todo una pasión desmedida por progresar, hicieron que, no en vano, Torreón recibiera el título de “La Perla de la Laguna” o en épocas más recientes “La ciudad de los grandes esfuerzos”.
El reconocimiento a los personajes laguneros, por nacimiento o por adopción, es una asignatura pendiente. Muchos hombres y mujeres que hicieron de esta ciudad, uno de los núcleos poblacionales más importantes del país, no son ampliamente reconocidos.
Uno de estos hombres, es uno de los fundadores de la ciudad, un hombre cuya visión, logro que un centro poblacional de 500 habitantes en 1888, pasara a más de 300000 en menos de 25 años, estamos hablando del señor Don Andrés Guillermo Eppen Aschenborn, personaje determinante en la fundación y desarrollo de Torreón.
Nacido en la ciudad de México en 1840, hijo de don Juan Federico Eppen, nacido en Baviera y de doña Carlota Guillermina Aschenborn de Frankfurt, llego a la Comarca lagunera, estableciéndose en un principio en Mapimí, donde contraería nupcias con al señorita Antonia Zúñiga Estrada, procreando 5 hijos. Se estableció posteriormente en lo que fuera el rancho de El Torreón alrededor del año 1879 para ayudar en la administración del rancho a petición de Gaulterio Hermman, adquiriendo diversas propiedades, como lo fueron las haciendas de El coyote, El Carmen, El caimán, los Ángeles y una que denomino “El fénix”, en referencia al significado de su segundo apellido “Aschenborn” que significa “nacido de las cenizas” en clara alusión al ser mitológico. Después de la llegada del ferrocarril y su paso por el rancho de El Torreón, Don Andrés Eppen, ahora como apoderado legal de la compañía Rapp Sommer, encargada ahora de la administración del rancho, visualizo la creación de un centro poblacional, para lo cual, solicito los servicios del Ing. Federico Wulff, para realizar el trazo de algunas manzanas al rededor de la estación de ferrocarril y ponerlas en venta. Una vez realizado el trazado, se procedió a vender los terrenos a los primeros colonos , familiares y amigos cercanos de don Andrés que se hicieron de algunos lotes, para dar así pues, inicio a la próximamente pujante ciudad de Torreón. En los años posteriores, se continuaría con la venta de lotes para el establecimiento de casas y comercios, que darían origen a la ya reconocida cultura empresarial de la ciudad.
A don Andrés Eppen, también se le atribuye su apoyo para que el otrora rancho del Torreón fuera elevado al rango de Villa en 19 y que 10 años después, se decretaba su elevación al rango de ciudad. Fallece en Torreón e el año de 1909 y enterrado en el mauselo familiar en San Antonio del Coyote.
En la actualidad, se encuentra un busto que conmemora la vida y obra de este ilustre personaje de la historia de Torreón, ubicado en boulevard Constitución y calle Dr. A. Mondragón, así mismo una calle en la colonia Ampliación los Ángeles lleva su nombre, pero, para un personaje tan determinante en la historia de esta ciudad, mas merecería que su nombre fuera escrito en una vialidad importante y que un monumento más grande le hiciera justicia a tan enorme personaje en la historia de Torreón.

Este escrito tiene como finalidad, rendir homenaje a aquellos personajes que ayudaron a fundar y forjar el futuro de la ciudad de Torreón, reavivar en la memoria colectiva del lagunero el sentido de orgullo e identidad que nos permita exijir y tener la ciudad digna y orgullosa que fue en sus mejores tiempos, dignidad que tenga como punto de partida el conocimiento de nuestros origenes.

 

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/989677.don-andres-eppen-aschenbornx.htmlhttp://www.milenio.com/firmas/dr-_sergio_antonio_corona_paez/Don-Andres-Eppen-Aschenborn_18_291750826.html

http://periodicoelsigloxxi.wixsite.com/periodicoelsigloxxi/single-post/2016/10/19/Don-Andr%C3%A9s-Guillermo-Eppen-Ascherbornnen-ascherbornn.html

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/174211.la-laguna-y-sus-hombres-andres-eppen-ascherbornn.html

http://cronicadetorreon.blogspot.mx/2006/12/familias-centenarias-de-torren-los_16.html

http://paginas.matem.unam.mx/cprieto/biografias-familiares-a-e/241-andres-guillermo-eppen-aschenborn-hermano-de-mi-bisabuela

El centro histórico de Torreón: Entre intereses particulares, apatía ciudadana y desinterés gubernamental.

A menos de 40 días de las elecciones en el estado de Coahuila, que va a renovar la gubernatura, presidencias municipales y puestos legislativos, la carencia de propuestas culturales da mucho de qué preocuparnos.

En el caso de Torreón, no es menos grave. De todos los candidatos, las propuestas para el centro histórico no muestran claridad en ningún aspecto como planeación y estrategias. Hasta ahora, solo se han lanzado propuestas vagas, donde el estribillo generalizado es “reactivar el centro histórico” ¿Pero como confiar en candidatos que alguna vez gobernaron Torreón y que no hicieron nada en ese aspecto?

En ese respecto, un reportaje publicado en la Revista Coahuila, refiere a que desde el año de 1996 existe un reglamento para la conservación del centro histórico, el cual, no ha sido respetado por los particulares, pero que tampoco la autoridad ha hecho mucho por exigir que se cumpla a cabalidad el documento; Jorge Zermeño, candidato del PAN a la alcaldía de Torreón, ya fungió como alcalde, si bien es cierto, su gestión ha sido catalogada como buena, sin indicios de irregularidades ni malos manejos, su accionar respecto al centro de la ciudad fue, por decir lo menos, casi nula, al respecto, en el artículo de la revista antes mencionada, se entrevisto al arquitecto Andrés Ramón estrada, el cual dice al respecto:

En 1997, con el primer gobierno municipal de alternancia, presidido por Jorge Zermeño Infante, se separó lo que es la Dirección de Obras Públicas del Municipio y la Dirección de Desarrollo Urbano, con lo cual surgía una dependencia específica encargada del cuidado del desarrollo urbanístico, pero dicha dependencia, inexplicablemente, no asumió la protección y normatividad para el Centro Histórico, ni se tiene registrado que se haya creado la Junta de Protección y Conservación del Conjunto Histórico de la Ciudad de Torreón, como lo establece el reglamento mencionado.

No menciona, en efecto, que también, los gobiernos priistas fueron omisos al respecto. Solo hasta 1997, en Torreón hubo alternancia en el gobierno municipal, y antes de eso, cuando solo el PRI gobernaba, fue cuando muchos de los edificios más emblemáticos de la ciudad fueron destruidos, muchos de ellos, símbolos de la identidad torreonense: El edificio Lack, el Teatro Princesa, el Chalet de la Garza, el banco de Coahuila, el banco de la Laguna, el Hotel San Carlos, los hoteles Iberia y Paris, y la que, a mi parecer fue la perdida más sentida por la comunidad, la Casa Morisca.

Por lo tanto, la omisión y desinterés ha sido por parte de ambos partidos políticos, representados en los funcionarios que ocuparon la alcaldía de la ciudad. Mucho se ha dicho de los proyectos del rescate del centro histórico, pero la mayoría solo quedaron como meras promesas que en el papel se ven bonitas pero en la realidad son inexistentes.

Durante la administración de Miguel Riquelme, se puso en marcha la rehabilitación de la avenida Morelos, proyecto que tenía como directriz, la reactivación comercial de la zona, peor omitiendo un proyecto integral donde también se incluyeran aspectos culturales. A poco menos de un año de la puesta en marcha del citado paseo, muchos comerciantes se han manifestado, debido a que el proyecto ha sido un fracaso, las ventas, contrario a lo que se prometió, no han dado los mejores dividendos, si bien es cierto que la actividad nocturna ha incrementado y los lugares de esparcimiento como antro y bares le han dado nuevamente dinámica a la vida nocturna en el primer cuadro de la ciudad, los negocios diurnos no han corrido con la misma suerte, debido, principalmente a que el proyecto no integra a los comerciantes que ofrecen productos y servicios y los espacios culturales son inexistentes, salvo por los artistas callejeros que uno puede encontrar a lo largo de la avenida, pero sin el apoyo gubernamental que promueva y difunda sus actividades.

Se les olvida que el centro histórico, se expande a lo largo y ancho de 241 manzanas, y que una sola vialidad no mejora todo el entorno. Tan solo en el primer cuadro, que va de la calle 5 de mayo hasta la Calzada Colon, existen gran cantidad de edificaciones, algunas monumentales y algunas que en mejores tiempos fueron utilizadas como viviendas peor que poseen un valor arquitectónico digno de conservarse, las fachadas lucen descuidadas, algunas al borde del colapso por el estado de abandono en que se encuentran, los planes, los muchos planes de rescate, pareciera no contemplar estos edificios.

Otro de los problemas que se presenta en el estado de decadencia del centro, es el desinterés de los particulares, propietarios de las fincas que poco o nada hacen para mejorar la imagen de las fachadas, al respecto, el artículo menciona:

La mayor parte de lo que fue considerado como el patrimonio histórico, arquitectónico y artístico del centro de la ciudad es propiedad de particulares, quienes no han mostrado interés en la preservación de sus propiedades, dejando que éstas se fueran deteriorando con el paso de los años, hasta quedar en una condición ruinosa o bien, sin ninguna oposición de las autoridades, han demolido una gran cantidad de fincas para venderlas como terrenos o levantar construcciones de un estilo “moderno” o “contemporáneo”.

El mayor problema para la conservación del Centro Histórico ha sido el gremio de los comerciantes, quienes, desde mediados del siglo pasado, han venido destruyendo sistemáticamente la mayor parte de las fincas que se encontraban clasificadas dentro del patrimonio, como se puede observar, de forma dramática, en calles como la Hidalgo, la Juárez y la propia Morelos.

Es decir, la misma ciudadanía se ha encargado de llevar al centro a su estado de detrimento actual. Muchos han sido los ciudadanos que han hecho hincapié en la decadencia del centro de la ciudad, pero han sido muchos más, quienes, por ignorancia o simple comodidad, han destruido inmuebles con valor histórico y/o arquitectónico. La omisión de la ciudadanía ha venido a acelerar la decadencia de la imagen urbana de la ciudad.

Pero ejemplifiquemos esto con un caso que involucra a una de las familias más acaudaladas, no solo de la laguna, sino de todo el país, los Martín Borque. Es del conocimiento de los torreonenses, que antiguamente, entre lo que son actualmente las calles de Juan Antonio de la Fuente y Muzquiz, se encontraban emplazados 3 edificios cuyo valor arquitectónico los haría merecedores de ser protegidos y preservados, uno de ellos, que fue emblema de la ciudad por muchos años, el edificio Lack, propiedad de Julián Lack, inmigrante alemán, del cual sobresalía ese reloj de 4 caras que engalanaba la avenida Hidalgo. La manzana fue adquirida por la familia Martín Borque con el objetivo de construir un centro comercial “moderno” en el centro de la ciudad, destruyendo las edificaciones y quedando, un rancio edificio moderno que rompe con la armonía de lo que, en teoría, debería ser un centro histórico, y ese no fue el único caso, también el antiguo banco de la Laguna, ubicado en la avenida Hidalgo esquina con Cepeda, que fue demolido para dar paso a una tienda comercial, y a mas de 30 años, pocos se preocupan por lo que aun se tiene y que, lamentablemente, tiene muchas probabilidades de perderse.

El centro histórico, adolece también de la contaminación visual, donde las fachadas no lucen debido a la gran cantidad de espectaculares emplazados en los inmuebles; de esto, no existe la regulación que existe en otras ciudades como Zacatecas, Durango, etc., por mencionar unas. En un artículo publicado por Noticias El sol de la Laguna, se denuncia la “depredación mercantil de los edificios históricos del centro de Torreón”, en relación a la colocación de anuncios espectaculares que deterioran y modifican las fachadas de dichas construcciones por las cadenas de autoservicios, que, inconscientes del daño, colocan a placer sin recibir sanciones.

A todo esto, se le suma la falta de propuestas concretas por parte de los candidatos a la alcaldía para rehabilitar la zona centro de la ciudad, más preocupante debería resultar, el hecho que, ninguno de los candidatos cuenta con asesoría especializada, de arquitectos o historiadores, como para crear un proyecto concreto que de resolución a este gran problema, que se viene arrastrando, no de hace 5 o 10 años, sino de hace más de 40 años.

La recomendación de este autor es simple pero que, de realizarse, pudiera ser de impacto en el futuro, ahora en este periodo de elecciones,  exigir a los candidatos una agenda cultural que incluya el rescate de nuestro centro histórico, que dicho sea de paso, tiene mucho que ofrecer y mucho que contar, exijamos que en su agenda de gobierno se realicen acciones concretas que detengan la decadencia de la zona centro de Torreón, no ideas al aire ni buenas intenciones, sino pasar a lo concreto, a la acción, dejemos de ser simples espectadores y demos el paso a la democracia participativa, no a aquella que se redice a un solo día de votación, sino a una ciudadanía que pueda hacer escrutinio de la labor de los funcionarios de gobierno.

 

http://revdecoahuila.blogspot.mx/2017/04/el-centro-historico-de-torreon-casi.html

https://www.noticiasdelsoldelalaguna.com.mx/local/centro-historico-victima-de-la-depredacion-de-cadenas-comerciales-villarreal-murra

http://www.vanguardia.com.mx/articulo/rescatan-centro-historico-de-torreon-0

 

Agenda municipal

Estamos en tiempos electorales y por ende, los próximos dos meses estaremos siendo bombardeados con spots televisivos, de radio y propaganda callejera (espectaculares, panfletos, etc.). En lo que respecta al municipio de Torreón, la agenda municipal es muy amplia y se hace urgente el cumplimiento de la misma, sobre todo por la procastinación en cuanto a proyectos de mejora urbana y de servicios.

1.- Rescate del centro histórico 2.- Mejoramiento de servicios pavimentación, drenaje y alcantarillado, mejora de vialidades para aumentar competitividad. 3.- Seguridad 4.- Generación de empleos y mejora salarial 5.- Abasto de agua potable y de uso para actividades. La agenda municipal debería, evidentemente, incluir estos puntos, pero no solamente eso, sino también el cómo y con qué recursos se piensan realizar y las razones y antecedentes se explican brevemente. Analizando los puntos 1 y 2, podemos observar que desde anteriores administraciones se ha prometido mejoras en esos rubros, pero poco o nada se ha hecho para combatir ese rezago. La apuesta de “Paseo Morelos” es en esencia buena idea, la cual, sin embargo, su concepción como plan de desarrollo para el centro está incompleta. Analizando a fondo el proyecto, es más bien un paseo de entretenimiento nocturno que un plan holístico que abarque tanto al comercio en general como a la cultura. No se critica la apertura de bares y antros, se aplaude, tanto por la diversificación de las opciones de esparcimiento así como por la generación de empleos y la derrama económica; pero el gobierno municipal, no tomo en cuenta, o al menos esa es la percepción generalizada, a los locatarios ya establecidos, quienes, recientemente, decidieron cerrar sus negocios por las pocas ventas y las evidentes pérdidas económicas. Aunado a esto, no hay en todo el Paseo Morelos algún recinto cultural le dé un añadido al proyecto. A decir de este autor, recintos como galerías de arte serían opciones viables que mantuvieran la avenida activa tanto en las mañanas como en las noches con su oferta de esparcimiento. La afluencia de gente por las mañanas pudiera amortiguar y con el tiempo impulsar la actividad comercial en la zona. Incluso, amén del IMPLAN, pudieran destinarse recursos para la reconstrucción del Teatro Princesa, cuyo terreno, ubicado en Valdez Carrillo y Morelos, está siendo usado como estacionamiento y bien pudiera utilizarse como otro recinto cultural de la ciudad. En general, la problemática del Centro histórico de Torreón se resume en el descuido por parte de las autoridades estatales y sobre todo municipales, que incluso hoy en día, permiten modificaciones a las fachadas de edificios sin que los propietario reciban multas o sanciones de acuerdo a las leyes de conservación del patrimonio histórico. Es por ello que, la administración entrante debe buscar solución a este problema que viene, no de una o dos administraciones atrás, sino de por lo menos, hace 30 o 40 años. Habría que preguntarle, a cada uno de los candidatos que planes hay para mejorar la imagen urbana, en este caso, del centro y que estrategias planea seguir: financiamiento, tiempos, acciones de mantenimiento, etc., Otros aspectos de los que adolece la ciudad son en cuanto a servicios de drenaje, alcantarillado, pavimentación y vialidades. El año pasado, se presentaron en la ciudad lluvias atípicas las cuales dejaron ver las carencias de la ciudad en cuanto a sistemas de drenaje pluvial. Por años la ciudad ha sufrido de inundaciones debido a las lluvias, todas las administraciones se han “comprometido” a mejorar los sistemas de drenaje y alcantarillado y todas las administraciones han sido omisas ante esta problemática. Y la necesidad de una mejora en el alcantarillado se hace más urgente debido a las características del terreno plano, sin elevaciones, lo cual no favorece la escorrentía y produce las inundaciones que año con año afectan a amplios sectores de la ciudad. Y junto con pegado, el problema de la poca calidad en el pavimento, que se hace palpable viendo la cantidad de baches a lo largo y ancho de la ciudad. Uno podría ir por las principales vialidades de la ciudad, los Bulevares Revolución o Torreón-Matamoros, Constitución e Independencia y ver la enorme cantidad de baches, productos, de las lluvias o simplemente de la mala calidad de los materiales, y eso solo por mencionar los más evidentes, pero en cualquier vialidad de Torreón podemos ver el mismo problema de baches y en general, mal estado del pavimento. Las vialidades, parecen ya insuficientes, sobre todo en la zona de la carretera antigua a San Pedro de las Colonias, e incluso en la carretera nueva, donde se hace necesario la modernización, por medio de puentes o pasos a desnivel para darle fluidez al tráfico generado en aquella zona de Torreón. En resumidas cuentas, todos estos aspectos son los que se evalúan para la competitividad de una ciudad o región, que así como observamos, está de capa caída gracias a la omisión de los gobiernos en turno. Otro de los temas a tratar es la seguridad, que si bien, los delitos relacionados con el crimen organizado se han reducido significativamente, los crímenes como robo a casa-habitación, robo de autos y a comercios, etc., aún no han sido erradicados del todo, y mientras no se tengan índices de seguridad altos, mientras los mismo cuerpos policiacos se dediquen a amedrentar en lugar de proteger a la ciudadanía, no se vislumbra un panorama alentador para la ciudad. Los casos de corrupción dentro de las corporaciones así como dentro de los gobiernos en turno estancan cualquier atisbo de progreso. La generación de empleos es otra de las asignaturas pendientes de los gobiernos municipales y estatales. Solo hasta hace apenas unos años (3 para ser precisos), y dicho con la mayor claridad y responsabilidad posible, se permitió la entrada de inversiones a la ciudad. Para nadie era secreto que los gobiernos estatales favorecieron completamente a Saltillo para la instalación de empresas, sobre todo del ramo automotriz, bloqueando cualquier intento de establecer alguna en Torreón. Ahora, con la instalación de empresas, pudiera pensarse que viene otro impulso para Torreón, lo cual en parte es cierto, primero, por las facilidades dadas ahora para el establecimiento de empresas y negocios, la mejora de conectividad aérea, con la llegada de una nueva línea de aviones (TAR) y la apertura de nuevos destinos (Querétaro, Mazatlán, Monterrey, etc.,) y sobre todo, la carretera Durango-Mazatlán, que puso a Torreón en inmejorable posición, de antemano, ya desde antes estratégica en todos niveles. Lo cierto es que no solo debemos conformarnos con eso, sino que, la tarea del próximo gobierno es impulsar a Torreón como una zona productiva, donde se atraigan inversiones de gran calado, industriales, de servicios, edificaciones verticales, etc., mejorando su competitividad y desde luego, la mejora salarial, que, dicho sea de paso, en comparación con otras zonas, el nivel salarial es muy bajo. En cuanto al abastecimiento de agua, es evidente que su mayor uso es para actividades relacionadas con la industria de los alimentos, sobre todo por la empresa LALA, la cual sobreexplota los mantos acuíferos que a la larga pudiera repercutir en la disponibilidad del liquido para consumo humano. Pocas son las acciones tomadas para resarcir esta problemática, donde no existen acciones que permitan la reutilización de las aguas residuales o de las aguas pluviales. Tomando en cuenta la dinámica poblacional, su crecimiento en el futuro, podría implicar el desabasto y la carestía del servicio, por lo cual, tomar acciones ahora es indispensable. Hasta aquí se han expuesto los motivos por los cuales, la agenda municipal debería tomar en cuenta estos puntos. No hay un punto que sea de mayor o menor prioridad, a parecer de este autor; por muchos años, los gobiernos han rezagado a Torreón llevándolo a la situación en la que se encuentra actualmente. Se propone como ejercicio democrático un debate abierto entre todos los candidatos a la presidencia de Torreón, donde parte del temario se toquen estos puntos ya mencionados, haciendo énfasis en el “que se va a hacer” y en él “como se va a hacer”. Cualquier cosa que usted considere debería tratarse, coméntela aquí y pudiéramos darle un seguimiento más amplio.