Un centro histórico de contrastes y desastres

Templo Metodista de San Pablo

Cuando hablamos del Torreón, es imposible no mencionar el deterioro que ha sufrido, al menos, los últimos 50 o 60 años. Es increíble pensar que la que fuera una de las 5 ciudades mas importantes durante el porfiriato, una de las ciudades estrategicas durante la Revolución y una de las ciudades con mayor dinamismo económico de México durante la mayor parte del siglo XX, con edificaciones dignas de las grandes capitales coloniales de México, este hoy en día en un estado de deterioro.

Banco Chino de Torreón

Y es que si nos damos una vuelta por el centro histórico, si de algo (ademas del deterioro) nos podemos dar cuenta, es de los contrastes que hay en esta zona de la ciudad. Uno puede recorrer la Av. Presidente Carranza y la Av. Hidalgo, las cuales, y desde mi particular punto de vista, son las vialidades del centro de la ciudad mas descuidadas, con abundante contaminación visual, edificaciones abandonadas y una situación sanitaria que deberia preocuparnos; sin embargo, si tomamos ese viaje de poniente a oriente por la Av. Hidalgo, podemos notar edificios de muy bella arquitectura que «desentonan» con su entorno descuidado, sucio y en ciertos puntos, poco salubre: el Hotel Salvador, el edificio de la Suiza, Lo que queda del antiguo edificio de correos, incluso el edificio San Jorge, los hoteles Arriaga y Naves, sin pasar por alto el majestuoso Edificio Arocena, lo que aun se alcanza a distinguir de lo que fue «El puerto de Beirut» (Hidalgo y Acuña), etc; en la Av. Juárez, es imposible no impresionarnos con edificios como Casa Montaña, La La Iglesia de Guadalupe, el edificio de Fernando Doucet, el edificio eléctrico, y los monumentales Banco Chino, Casino de la Laguna, y Banco de La Laguna, el ecléctico Hotel Galicia y mas adelante, el edificio Vallina, el edificio Marcus, edificio Hidalgo; y así podríamos mencionar los distintos edificios que por su belleza arquitectónica resaltan en el primer cuadro de la ciudad: Casa Mudéjar, Edificio Monterrey, Casa García Rincón, Hotel Princesa, Banco de México, Hotel Elvira, Hotel Rio Nazas, La primer Presidencia de Torreón, Hotel Calvete, el Palacio Federal, Casa Aldape, Casa Castillo (Casa de Cantera), La Iglesia del Perpetuo Socorro, Templo Metodista de San Pablo, La Casa del Cerro (Casa Wulff) y la que es sin duda la joya de la corona, el teatro Isauro Martínez, entre muchos otros edificios, fincas y chalets.

Edificio de la Ferretería Simon Lack

A primera vista, este listado pudiera parecer impresionante pero ¿Si le dijera que existieron muchos mas edificios de gran belleza que impune e irresponsablemente o por descuidos fueron demolidos? Edificios como los hoteles Iberia o Barcelona, el Edificio Simon Lack, la Papelería Dingler, El hotel París, el Hotel Sterneau, el Banco de Coahuila, El Banco de México y Londres, El teatro Princesa, el Teatro Royal, La segunda presidencia de Torreón, EL Chalet de Lázaro de la Garza, Los Chalets Talamantes y Farías, El Hotel Colon, el Hotel San Carlos, EL Cine Modelo y la que es sin duda, la casa mas añorada por los torreonenses y en si, por todos los laguneros, La casa Morisca o también conocida como «La Alhambra» y muchos otros edificios que incluso, estando en el catalogo de edificios protegidos por el INAH/INBA fueron destruidos para dar paso a construcciones sin un mayor aporte visual y que no representan la historia y grandeza de esta ciudad.

Estos hechos han ocasionado que el centro de la ciudad luzca sucio, gris, casi sin identidad; el contraste es evidente. Ir por una calle del centro y apreciar un edificio monumental de principios de siglo, casonas de arquitectura vernácula en ladrillo y chalets de gran belleza y gran variedad de estilos, todo esto para que unos metros después, esa belleza quede «opacada» por un entorno lleno de anuncios poco o nada armoniosos en negocios, fincas estéticamente poco o nada llamativas, hasta descuidadas, y un buen numero de estacionamientos y lotes baldíos, todo esto; e el segundo cuadro de la ciudad, la situación no es completamente existiendo, eso si, una cantidad considerable de casas antiguas aun en pie, pero considerando también la demolición y/o modificación de casas y otras construcciones resultado de las omisiones y el abandono de los particulares y las autoridades.

Los «¿por qué?» son muchos, pero podemos citar 3 principales:

Banco de México y Londres
  1. Desinterés: La gente de Torreón desconoce en gran medida la historia de su ciudad, por lo cual, esas viejas fincas o esos edificios les resultan, en el mejor de los casos, indiferentes. Desconocen los procesos históricos que dieron forma a la ciudad (que no todos fueron idílicos) y sobretodo, desconocen lo importante que fue esta ciudad y como influyo para forjar en cierta medida el México que conocemos hoy.
  2. Progreso mal entendido: Queda claro que Torreón desde sus inicios finco su desarrollo en la inventiva, el emprendimiento y el desarrollo industrial, agrícola y ganadero, lo que se reflejo en gran medida en la majestuosidad de sus edificios, sin embargo, en algún momento, la gente entendió mal el progreso y lo confundió con el desapego de sus raíces, manifestandolo en una supuesta «modernización» de la ciudad, arrancando de raíz cualquier lazo con el pasado; fincas y edificios fueron alterados o destruidos en el proceso, que trajo como resultado el afeamiento del centro histórico y la perdida de su identidad.
  3. Corrupción e impunidad: Como ya se mencionó, muchos de los edificios destruidos en décadas pasadas estaban en los catálogos del INAH/INBA, pero esto no fue suficiente para que empresarios y políticos sin ningún escrúpulo decidieran demoler los históricos edificios; para muestra un ejemplo; la casa que perteneció al Gral. Carlos González Montes de Oca, ubicada en Av. Presidente Carranza y Zaragoza se encontraba en estos catálogos y fue destruida sin mas miramientos para construir una tienda de ropa y artículos para el hogar muy conocida; otros edificios que si bien, tal vez no se encontraban en este catalogó, pero si eran parte de esa identidad torreonense y que fueron destruidos para dar paso a tiendas comerciales son el Banco de México y Londres, la Ferrereteria Lack y el Hotel Iberia. Mucho de este deterioro se debe al actuar (o no actuar) de los gobiernos municipales. Las administraciones (sobretodo priistas que fueron quienes gobernaron de manera ininterrumpida hasta 1997) fueron omisos y/o cómplices. Nada les importó la historia de esos edificios y su estatus como símbolos de la ciudad. Incluso hoy, algunos particulares han tenido el descaro de seguir con este deterioro, mas recientemente la destrucción de una casa ubicada en Juárez y Bucareli, sin olvidar la ya de por si lamentable administración de Eduardo Olmos, quien permitió la destrucción de fincas antiguas para dar paso a la construcción de otros edificios como el caso de una finca ubicada en C. Acuña casi llegando a Blvd. Independencia, la destrucción del antiguo Colegio México, en Mariano López Ortiz y Av. Morelos o la destrucción de la Ostionería Boca de los Ríos, también fue durante la administración de Salomón Juan Marcos, quien permitió la destrucción de la casa Talamantes (Matamoros y Colón). Tan solo en esta administración panista de Jorge Zermeño, se permitió la destrucción, ademas de la casa de Juárez y Bucareli, de algunas fincas en el primer cuadro de la ciudad y donde el departamento de Urbanismo se vio muy permisivo para la destrucción de estas fincas.
Plaza de Armas de Torreón, acera sur: Banco de La Laguna-Casino de la Laguna-Banco Chino

Es por estas (y probablemente por muchas otras razones) que el centro histórico de la ciudad es un mar de contrastes que sin duda llama la atención a propios y extraños. Es extraño que una ciudad con una contaminación visual tan abundante y fincas poco llamativas, lotes baldíos y estacionamientos y gasolineras, podamos encontrar edificios, casas y chalets de una gran belleza, evidencia remanente de una grandeza de antaño y que ahora, es el fiel reflejo del abandono en que las autoridades locales y estatales tienen a esta ciudad. Es justo decir que la omisión que hacen, sobretodo los políticos que se encuentran en la capital le ha pasado factura a nuestro otrora, orgulloso centro histórico, pero también es necesario insistir en que la ciudadanía se debe involucrar mas en las acciones de conservación, exigiendo a las autoridades su intervención, exigiendo a los dueños de fincas acciones que permitan una mayor armonía visual. Es importante exigir de ser posible, recuperar algunos edificios para ampliar la oferta cultural de la ciudad, para incluso, empezar a dar soluciones al incremento de puestos ambulantes, otorgarles espacios dignos donde puedan desarrollar su actividad y que al mismo tiempo, el conjunto de estas acciones permitan la re-activación de la zona histórica y que dio origen a esta ciudad.

110 años de la Matanza de los 303 chinos en Torreón. Reivindicación de la comunidad china, la reconciliación y la vista al futuro.

La historia de la humanidad es una colección de claro-oscuros que deben analizarse de manera objetiva teniendo un contexto del tiempo en el que cada evento ocurrió, los ¿qué?, ¿por qué? ¿cómo?, son preguntas clave para entender procesos históricos y los eventos asociados en su transcurso.

Este día, 15 de Mayo de 2021, se conmemoran 110 años de uno de esos eventos que deben de abordarse con suma cautela y sentido de la objetividad que nos permita establecer la verdad y poder avanzar como una sociedad que aun carga con ese doloroso, lamentable y deleznable acontecimiento, la matanza de los 303 chinos en Torreón. Hace ya algunos años, se abordó el tema a manera de relato breve sobre el contexto histórico en que se desarrollo y sus fatales consecuencias; pero en esta ocasión el abordaje es otro muy distinto, el de la reivindicación de una comunidad vilipendiada y agredida, la comunidad china de Torreón.

De manera breve, como ya se ha comentado previamente, el origen de Torreón esta cimentado, a diferencia de la mayoria de las ciudades coloniales de México, en un crisol de nacionalidades, lenguas y razas que forjaron a esta importante ciudad norteña; mexicanos, palestinos, libaneses, españoles, franceses, alemanes, ingleses, griegos, japoneses, chinos, etc., encontraron en esta tierra un lugar para establecerse y aprovechando las bondades que esta tierra ofrecia, progresar.

Pero entre estas comunidades, la comunidad china fue particularmente menospreciada, el progreso alcanzado por ellos fue, de acuerdo a muchos autores, motivo de envidias, que aunado al movimiento antichino surgido en EE.UU y que permeo en el México porfirista, tuvo como desenlace, la masacre de 303 personas de origen chino por parte de las tropas maderistas entre el 13 y el 15 de mayo de 1911, que bajo el mando de los generales Benjamín Argumedo y Calixto Contreras, azuzaron a sus tropas y a los torreonenses a atacar a los habitantes de origen chino por supuestamente apoyar a las tropas federales que defendían la ciudad de Torreón (de acuerdo a las investigaciones hechas por el gobierno chino y mexicano, estas aseveraciones eran falsas) durante los primeros días de Mayo de 1911.

Desde aquel entonces, hace 110 años, muchas leyendas negras han surgido al respecto, desde los que reivindican la afirmaciones de Benjamin Argumedo, pasando por la falsa idea que fue Francisco Villa el autor de estos hechos tan atroces. Y esto es precisamente lo que se debe de abordar en la discusión publica y en la reivindicación histórica, establecer los hechos tal cual fueron y no seguir dando credito al revisionismo historico de aquellos que pretenden crear una imagen distorcionada de los actores involucrados en estos hechos. Es también menester, mencionar que durante todo este tiempo, los gobienros federales desde aquel entonces, nunca han desagraviado a la población china establecida en Mpexico y que sufrio de estos actos de lesa humanidad, ni se indeminzo a los sobrevivientes, ni se ha pedido perdon por estos actos, salvo un acto a nivel local durante la administración del entonces presidente municipal José Ángel Pérez Hernández.

Es por ello, que el acto de desagravio que el próximo lunes 17 de Mayo, ofrecerá el C. Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en esta ciudad de Torreón, Coahuila resulta significativa y por su puesto, histórica. Aún, y pese al mal gusto de muchos (o podemos llamarle ignorancia, incluso mezquindad) por considerar que «el pasado ya no importa, solo importa el presente», este acto tiene dimensiones muy amplias que abarca y que no solo una cuestión de política, es revindicar, reivindicar a un segmento poblacional que fue agredido y humillado por el solo hecho de su raza y la envidia ante el florecimiento de una comunidad ya establecida en la progresista Torreón, es reivindicar a aquellos que defendieron, incluso con su vida a los ciudadanos chinos, aquellos que su sentido común y de la mas elemental humanidad les hizo hacer frente a los autores de esta masacre; también, este acto nos pondrá de frente ante un episodio histórico que que ahora, adquiere la dimensión que por tantos años se le negó y que sin duda alguna es una mancha en nuestra historia y del cual, por mucho tiempo se omitió hablar, pero que es necesaria para deshacer mitos y hablar de certezas y verdades, que, aunque es cierto que la tenacidad, la cultura del trabajo, el emprendimiento y en muchas ocasiones, el heroísmo de sus habitantes forjaron esta ciudad y mas recientemente, que la hospitalidad y la apertura y amabilidad de los laguneros sean motivo de orgullo, se debe admitir que la historia de nuestra ciudad, como la de muchas otras ciudades, regiones y paises, también tiene sus episodios oscuros, errores, omisiones, transgresiones, que deben ser reconocidos y aceptar que no todo en la historia de Torreón es una historia idílica ni romántica; pero no basta con eso, también es primordial asegurarse que esos errores cometidos en el pasado no se volverán a repetir.

Seamos claros, los agravios cometidos, no fueron obra de nosotros, no fuimos los torreonenses ni laguneros actuales los que cometimos tan atroces actos, no somos responsables por los actos de nuestros antepasados, pero si lo somos de las consecuencias que puede acarrear ignorar el acontecimiento. Los crímenes de odio están, lamentablemente, tan vigentes hoy como hace 110 años y es por ello que este acto de desagravio resulta tan importante. Este acto, no es un juicio contra los torreonenses, no tiene el fin de que nosotros aceptemos la culpa de un crimen que no cometimos, pero que fue cometido por nuestros antepasados hace 110 años, este acto es mas profundo y de dimensiones humanitarias, es reconocer que un hecho como el acontecido hace 110 años aun repercute en la actualidad, es reconciliarnos con ese pasado para poder avanzar al futuro con la idea renovada de que el odio nunca es la respuesta y que bajo esa premisa, se deben sentar los nuevos cimientos de esta ciudad y recuperar la idea primigenia por la cual, mexicanos, chinos, libaneses, palestinos, españoles, estadounidenses, franceses, alemanes, etc., vinieron a este lugar del mundo, la idea de una ciudad progresista y de oportunidades.

El papel de la sociedad en la preservación del patrimonio histórico

En el transcurso de estos días, corrió la noticia en redes sobre la destrucción de una casona ubicada en andador Bucareli y Av. Juárez, en Torreón. Sobra decir que esto se puede considerar un nuevo atraco que representa la perdida de un pedazo de la historia de esta ciudad, hecha por los particulares que decidieron, sin tener a bien a esperar a que la Dirección del Centro Histórico, dependencia que deriva de Obras Públicas terminara de hacer la recolección de información para declararlo monumento protegido y patrimonio histórico de la ciudad.

Es por si mismo, lamentable que incluso, la misma ciudadanía no tenga la conciencia ni la capacidad de valorar las representaciones arquitectónicas de la historia de la ciudad y que le dan identidad, y mas triste aun, saber que no es la primera vez que ocurre. Antecedentes de este tipo de acciones deleznables hay muchísimas, mas de las que me gustaría contar. La mas famosa, sin duda, fue la demolición de la que probablemente fue la casona mas bella de la ciudad de Torreón, la Casa Morisca, conocida como «La Alhambra», ubicada en Calzada Colón y Av. Abasolo; el Chalet de Lázaro de la Garza, ubicado en la esquina de Av. Juárez y C. González Ortega es otra muy lamentable perdida. Mención a parte merecen El Banco de México y Londres, el edificio Lack y el Hotel Iberia, los cuales tienen como común denominador, que su demolición fue para la construcción de un centro comercial de una conocida tienda de supermercados, otros ejemplos tal vez menos conocidos como la casa Farías en Matamoros y Cepeda o la casa Talamantes, en Matamoros y Colon acera sur, son solo algunos de los muchos ejemplos donde la inconciencia de los privados termino en la perdida de joyas arquitectónicas que en cualquier ciudad de primer mundo o en las grandes capitales coloniales del país serian protegidas y preservadas. Pero no así en Torreón, tristemente.

Es cierto que en este blog se ha puesto el dedo en la llaga exigiendo a los gobiernos municipales que procuren gestionar la preservaciones de los inmuebles de la ciudad, pero también, y creo que es justo, dado los recientes acontecimientos, hacer un enérgico llamado a la ciudadanía, sobre todo a los dueños de fincas antiguas del primer y segundo cuadro de la ciudad. Un exhorto para que, en un esfuerzo por tener una ciudad con una mejor imagen urbana, consideren seriamente buscar la manera de preservar esos edificios centenarios y que hablan del origen y evolución de esta ciudad, que en sus mejores épocas, debido al dinamismo agrícola, ganadero, industrial y bancario, fue la tercer ciudad mas importante del país en la época porfiriana.

Es necesario que la gente de Torreón se de cuenta de la importancia de la cultura de la conservación. Tal vez esa falta de conciencia se deba a la muy falsa aseveración de que «es que en Torreón no hay mucho que ver», pero, bastaría con que la gente recorriera su ciudad para darse cuenta de la riqueza arquitectónica con la que cuenta la ciudad. Edificios como el Hotel Salvador, la Casa Mudéjar, el Edificio Arocena, el Casino de la Laguna, o algunos menos conocidos como la Casa Aldape, el edificio del IECAM o la vecindad de ladrillo a contra esquina del mencionado edificio, entre otros que también se pueden encontrar en el segundo cuadro de la ciudad, dan fe de ese pasado glorioso de la ciudad y quizás así, pudieran apreciar de mejor manera su ciudad y generar un renovado sentido de pertenencia.

Cierto es, que, afortunadamente, en redes existen paginas y cuentas que se han encargado de promover y revalorizar los símbolos históricos y arquitectónicos, incluso culturales de nuestra ciudad y de La Laguna en general,, paginas como: Leyendas Laguna, Historia de Torreón y Documentos, Mitos y Arquitectura de la Laguna, Fachadas Torreón, Medius, entre otros en facebook, o Historia Laguna y Mi viejo Torreón en Twitter entre otros, o la gran labor que ha hecho el director del Archivo Histórico Municipal «Eduardo Guerra» el Lic. Carlos Castañón Cuadros, pero aun así, la labor de concientizar a la gente en estos temas aun le queda un largo trecho, al parecer.

Este blog, y por ende quien escribe estas líneas, tienen el compromiso permanente de luchar por la preservación del patrimonio histórico-arquitectónico de la ciudad, así mismo, la búsqueda de en algún momento, poder recuperar el patrimonio arquitectónico perdido y que la reconstrucción de esos viejos edificios sean los memoriales perfectos que por si mismos, hablen de la historia de esta ciudad y lo que significó para el país en dos momentos históricos de gran relevancia: el porfiriato y la Revolución, pero también por la concientización de la ciudadanía para que tome en sus manos la responsabilidad de preservar nuestros símbolos de identidad y tener una ciudad digna a la altura de su historia y su relevancia en el ámbito nacional.

El llamado es a todos, a los dueños de fincas, de negocios, a la ciudadanía en general, a cuidar nuestra ciudad, nuestro patrimonio, nuestra historia. Hagamos el esfuerzo hasta lo que nuestras posibilidades lo permitan, cuidar y preservar edificios centenarios, buscar mejorar las fachadas de negocios del centro histórico ¿, de ser posible, en el estilo predominante a principios del siglo XX, buscar acercarse a las dependencias municipales para solicitar asesoría. Exijamos tener una ciudad digna, pero también tenemos la obligación moral de tomar un papel mas activo para ver esos esfuerzos materializados. Merecemos un Torreón digno, a la altura de su historia.

Una disculpa necesaria y la reconciliación con nuestro pasado

El día de hoy, durante la conferencia matutina en Palacio Nacional, el canciller Marcelo Ebrard anunció una serie de eventos y conmemoraciones en el años que se celebra el 200 aniversario de la Consumación de la Independencia de México. En ese marco, dentro de las actividades anunciadas se encuentra una que llama mucho la atención, el ofrecimiento, por parte del gobierno mexicano, de una disculpa por la Matanza de 303 personas que pertenecían a la comunidad china en Torreón el 15 de Mayo de 1911.

Hace algún tiempo, escribí una entrada referente a este acontecimiento, titulado «Una mancha imposible de borrar: La matanza de chinos en Torreón«, donde se trata de abordar los acontecimientos de ese fatídico día. Mas que hablar sobre los hechos en si mismos, hablemos sobre la implicación de la disculpa que el Gobierno de la República dará el próximo 17 de Mayo.

El análisis más profundo nos lleva a algunas consideraciones muy importantes: estamos hablando de una acción de una gran magnitud y de un gran significado conciliador en tiempos donde en el mundo movimientos racistas empiezan a adquirir notoriedad nuevamente y en un sentido mas «local», el reconocimiento de los lamentables hechos y la reconciliación con nuestro pasado, el admitir que se cometió un atropello y que como sociedad, como ciudad, como región y como país estamos dispuestos a aprender de ese lamentable hecho. Es también de gran importancia, el hecho ya que rinde un homenaje y un reconocimiento a las victimas de tan lamentables hechos.

¿Pero por que hablamos exclusivamente de lo ocurrido en Torreón aquel 15 de Mayo de 1911? ¿Que no el sentimiento xenófobo anti-chino era de carácter nacional y/o internacional? Efectivamente, ese sentimiento anti-chino estaba presente en todo el país y en el mundo, incluso, como ya se mencionó en este blog, las actitudes racistas y xenófobas contra la comunidad china fueron alimentados en tiempos de la revolución en parte por gente afín a los hermanos Flores Magón, incluso, en estados como Sonora, se promulgaron leyes que impedían a mexicanos casarse con los inmigrantes chinos, pero fue en Torreón, donde este odio contra un grupo étnico llegó a su clímax el 15 de Mayo de 1911, perpetrado por el ejército maderista y parte de la población torreonense. Lo más sorprendente, es que la campaña antichina no terminó ahí, en México, la propaganda contra los chinos no terminó sino hasta la década de los 40´s.

La matanza de los 303 chinos en Torreón, representa los excesos a los que se puede llegar cuando la irracionalidad, el odio, los prejuicios y la ignorancia se combinan. Más allá de las razones que dieran los jefes revolucionarios tratando de justificar sus acciones, como el supuesto apoyo de la comunidad china a la guarnición federal porfirista (que no tenían un sustento) o su presunta participación directa en la defensa de la ciudad (también sin sustento), es justo decir que fueron meros pretextos para darle rienda suelta a sus prejuicios y odio y e visibiliza más claramente, cuando vemos las brutales imágenes de los cuerpos de inmigrantes chinos, o cuando damos cuenta de cómo la población saqueó los negocios y las fuerzas maderistas atacaron y masacraron sin distinción a hombres, mujeres, niños o ancianos.

Es por ello que aquí radica la importancia de el ofrecimiento de disculpas al pueblo chino, es por ello que debe ser en Torreón donde suceda este acto, porque, y lo digo con profunda tristeza, es aquí uno de los lugares donde se materializó el odio, que si bien es cierto, hechos como este se han dado en otros lados del mundo, este hecho en particular tuvo la peculiaridad, que durante años se guardó un silencio que parecía que su intención era dejarlo en el olvido.

Una ciudad como Torreón, cuyas bases fundacionales, además del ferrocarril, la industria o la agricultura, se asientan también, y principalmente en la migración de tantas personas de diferentes grupos étnicos que vinieron a estas tierras a progresar y engrandecer nuestra región, llámense chinos, árabes, norteamericanos, ingleses, alemanes, griegos, franceses, españoles, mexicanos y que además, nos legaron a los torreonenses una identidad propia, un sentido de pertenencia a nuestra tierra y el orgullo por nuestra región basado en el esfuerzo diario y el trabajo como cultura.

Como torreonenses debemos hacer un análisis profundo, justo y objetivo. Ningún torreonense en la actualidad participo de eso eventos, ninguno asesinó a alguno de esas 303 inocentes almas, ninguno de los torreonenses que vivimos en la actualidad cometimos ningún agravio, pero es parte de nuestra historia, es parte de ese pasado que si bien, nos ha dado muchos capítulos de gloria y heroísmo, también nos dio un episodio tan negro que se hace necesario dejar ese silencio cómplice que por años intentó ocultar el hecho y verlo a la luz de la razón y la más elemental empatía, humanidad y solidaridad para asegurarnos que no se vuelvan a repetir hechos tan deleznables como los acontecidos aquel 15 de Mayo de 1911. Asegurarnos que el posible sentimiento de culpa por hechos que fueron cometidos hace 110 años y que aún puedan pesar sobre esta ciudad, esta región, se conviertan en ánimos renovados por llevar un mensaje de reconciliación y verdadera hermandad.

Viabilidad de la reconstrucciòn del patrimonio arquitectónico de Torreón

Cuando hablamos de reconstrucción del patrimonio histórico, lo primero que se nos pudiera venir a la mente es la Europa de las post-guerra. Países como Polonia cuya capital, Varsovia, fue la ciudad más destruida durante la SGM, donde se estima que alrededor del 80% de sus inmuebles históricos se perdieron a causa de los constantes bombardeos y enfrentamientos, los cuales fueron reconstruidos posteriormente e incluso, la UNESCO inscribió al Barrio histórico de Varsovia como Patrimonio de la humanidad. Este ejemplo es solo para tomar una referencia de que recuperar el patrimonio històrico es posible, incluso, en condiciones tan adversas

Guardando todas las proporciones, puesto que dimensionando la naturaleza y magnitud de los eventos no es posible establecer un punto de comparaciòn ni siquiera remotamente cercano, si podemos hacer el señalamiento que recuperar el patrimonio històrico debería ser prioritario.

En un contexto mas cercano, cuando hablamos de la ciudad de Torreòn y los fenómenos sociales y económicos que llevaron al centro histórico de la ciudad a una espiral de debacle caracterizada por la destrucciòn indiscriminada de grandes edificaciones que fueron fieles testigos y pruebas irrefutables de la bonanza que caracterizaron a la ciudad de Torreòn durante la mayor parte del siglo XX, sobre todo a inicios del mismo así como de su importancia econòmica, industrial e incluso, durante la Revolución, militar.

Muchos de estos edificios fueron muestras claras de una gran variedad de estilos que ayudaron a que Torreòn recibiera el mote de «La Perla de la Laguna». Edificios como el hotel San Carlos, el Teatro Princesa, el Hotel Sterneau, El Hotel Paris, el Edificio Lack, el Hotel Iberia o el que es posiblemente el edificio más bello que haya existido en la Comarca lagunera, el banco de Mèxico-Londres, le dieron a Torreòn un prestigio tal, que existen algunos relatos de personas que quedaban maravilladas con la gran y progresista ciudad.

Pero es en la década de los 50`s, cuando empieza una destrucciòn desmedida de muchos de estos edificios; para finales de la década de los 60’s, edificios como El banco de Mèxico-Londres, EL Hotel Iberia, el edificio Lack, el Banco de Coahuila entre algunos otros habían sido demolidos para dar lugar a otras construcciones mucho más sobrias y frias sin ningún valor arquitectónico apreciable y que sin duda le cambió el rostro al centro histórico de la ciudad.

En la actualidad es posible apreciar el detrimento de este sector de la ciudad, pero también es cierto, que la administraciòn municipal actual, a diferencia de sus antecesoras, se ha mostrado más sensible y se ha preocupado por realizar tareas de conservación y restauraciòn de edificio históricos (aun con algunos errores que tambien proximamente hablaremos de ellos). Parecería, aun asi, que recuperar esas viejas edificaciones es un imposible. Pero la historia nuevamente nos demuestra que eso no es del todo correcto.

No tenemos que viajar hasta Varsovia o Berlín para tener un ejemplo tangible sobre labores de reconstrucción de inmuebles históricos; solo hace falta viajar más cerca, a aproximadamente 250 km rumbo suroeste, a la capital del estado de Durango, Victoria de Durango para apreciar esto.

A contra esquina de la Catedral Basílica Menor de Durango, exactamente en la esquina de Av. Constituciòn y C. 20 de Noviembre se encuentra la antigua sede del Banco de Durango. Un edificio muy bello, el cual fue demolido cerca del año 1958 para dar lugar al Banco de Comercio que posteriormente fue un Bancomer; así es, ciertamente lo que se aprecia en esa esquina es un edificio que a principios del siglo XXI fue reconstruido, al menos en su fachada. Es un edificio que para quienes hemos tenido la oportunidad de visitar esa ciudad, podemos apreciar que estéticamente es una joya, la cual, el gobierno de esa entidad y de ese municipio tuvo a bien recuperar.

En Torreòn, un programa de rescate del centro històrico que abarcara la reconstrucciòn de esos edificios sería un gran impulso para la reactivaciòn economía del primer y segundo cuadro de la ciudad. Si pudiéramos fijar un ejemplo análogo en Torreòn, sin duda tendríamos que citar al Banco de Mèxico-Londres, pero así también podríamos citar otros ejemplos, como la histórica sede del Banco de Coahuila en Torreòn, El Banco Nacional, El Edificio Lack, el edificio Dingler, EL Teatro Princesa, el teatro Royal, el Hotel Barcelona, los Almacenes García, almacenes Bochneau y un largo etcétera, que por cuestiones de espacio no me extenderé.

Se hace patente, que una ciudad como Torreòn, la ciudad que fue tomada por los revolucionarios en 4 ocasiones, la ciudad donde se firmaron los Pactos de Torreòn, la ciudad que fue el orgullo del porfiriato, la ciudad desde la cual el Presidente Làzaro Cárdenas anunció el reparto agrario, merece recuperar su patrimonio y que incluso, además de recuperar la parte histórica, estamos hablando de recuperar la identidad de una ciudad que, así como las personas de las distintas etnias que vinieron a fundar Torreòn, sus muestras arquitectónicas muestran un crisol de estilos arquitectónicos que hacen del centro històrico de Torreòn, tal vez, el centro histórico más ecléctico y diverso del paìs; un centro histórico que a diferencia del de las grandes capitales como CDMX, Guadalajara, Quèretaro, SLP, etc, no se caracteriza por un estilo colonial, sino por un estilo más internacional que abarcò desde el art decò, art nouveau, bizantino, morisco, mudéjar, neogótico, neocolonial, vernáculo, neo renacentista español, etc.

¿Debemos reconocer el esfuerzo hecho por la presente administraciòn en términos del rescate de algunos edificios históricos? si, definitivamente; ¿Debemos darnos por satisfechos?, la respuesta rotunda es no. Sin duda debemos seguir exigiendo programas de rescate de edificios históricos que aún permanecen en pie; edificios como el Hotel Salvador o el Edificio Màlaga son aún asignatura pendiente, pero también no se nos debe olvidar que es justo y no es para nada descabellado, somos los descendientes de muchos grupos étnicos que forjaron el destino y la identidad de Torreòn, somos una sociedad tan variopinta como su arquitectura, exigir que en planes futuros, se incluya reconstruir esos viejos e imponentes testigos mudos de la pujante e històrica ciudad de Torreòn, de la «Perla de la Laguna»

Panorama del rescate del Centro Histórico de Torreón

Hace tiempo que no pasaba a escribir en este blog. Los asuntos profesionales me han tenido alejados de este espacio, el cual, pretendo retomar, o al menos escribir con cierta regularidad. En este mas de año y medio inactivo, evidentemente han pasado muchas cosas, las cuales procurare abordar. Sin mas preámbulos, comenzamos.

Desde que se inició este blog, el principal tema que se ha tocado es lo relativo a Torreón, su historia, sus acontecimientos, incluso algo de política, pero sobre todo, de su patrimonio histórico. En ese aspecto, los planteamientos hechos aquí están encaminados a el rescate y la reconstrucción de edificios que mostraban el esplendor de esta ciudad a principios del siglo XX.

Desde que entro la nueva administración en 2017, el centro de Torreón ha visto un renovado interés en la preservación de sus edificios históricos, que si bien, ha habido algunas omisiones, como la reciente destrucción de una finca antigua por la Av. Matamoros, se deben también mencionar los aciertos que ha tenido esta administración.

Pudiéramos situar como la primer gran acción de rescate de un edificio histórico en Torreón, la rehabilitación de la Casa Mudéjar en 2019, que desde entonces funciona como centro cultural; si bien es cierto, que durante el periodo en que se efectuaron los trabajos de restauración hubo algunos señalamientos sobre la calidad de la obra en términos de que no se respetaron algunos elementos de la casa, se debe reconocer que el hecho que una casa tan emblemática no terminara demolida como en los 80’s si lo fue la Casa Morisca ubicada en Calzada Colón y Abasolo es un gran logro para la ciudad de Torreón ya que se conserva un ícono arquitectónico e histórico de la ciudad que ademas, forma junto con otras edificaciones un elemento de identidad lagunera.

Otras acciones de conservación y restauración que son visibles y sin duda ayudan a mejorar la imagen de la ciudad son la restauración de la fachada del edificio que alberga el Archivo Histórico Municipal «Eduardo Guerra» y que fuera la casa que habitara Don Isauro Martínez, quien mandara a construir el teatro que lleva su nombre. Otro de los edificios que también han sido objetos de restauración es el Hotel Galicia, ubicado en Av. Juárez y C. Cepeda y al cual, se le aplico pintura para restaurar sus colores originales y la Primaria «Centenario». También se debe mencionar otra de las grandes expresiones de la arquitectura árabe en Torreón, el rescate de la Casa Zarzar ubicada en C. Acuña entre las avenidas Pdte. Carranza e Hidalgo.

La iglesia del Perpetuo Socorro, joya arquitectónica de estilo neogótico fue recientemente objeto de restauración de su fachada y de sus interiores, así como la instalación de iluminación arquitectónica que le dará mayor realce a la construcción y que es sin duda, una de las mas bellas de la ciudad. En meses recientes, el Templo Metodista de San Pablo, ubicado en Leona Vicario y Av. Morelos fue merecedor de trabajos de rehabilitación y reparación. Otros edificios que también han sido objeto de restauraciones es el ubicado en Av. Matamoros y C. Falcón, la finca situada al costado de la casa Mudéjar, el Palacio Federal y mas recientemente la restauración de la Tintorería «California» ubicada en Av. Matamoros y C. Leona Vicario.

La labor de conservación también ha consistido en ampliar el catálogo de edificios protegidos por el INAH/INBA el cual en años recientes se ha visto incrementado por la inclusión de edificaciones y monumentos tales como las columnas en las esquinas de la Alameda Zaragoza, la Casa Vila, el edificio del Colegio de Contadores y algunos monumentos como el Quijote y Sancho Panza. En lo que respecta a futuros planes de rescate, se ha anunciado a través de medios de comunicación que edificios como el Málaga o el Hotel Salvador también entran en planes. Mención especial las acciones emprendidas para eliminar el grafiti de los edificios históricos.

Hasta aquí, los aciertos que considero son los mas relevantes en cuanto a acciones de rescate del patrimonio arquitectónico de Torreón, sin embargo, sigue siendo insuficiente. Es necesario mencionar también las omisiones y rezagos en cuanto a estas acciones.

Hace algunos años, un particular destruyo parte de la fachada de una casona ubicada en Av. Hidalgo entre Colon y Donato Guerra, el particular hasta ahora se desconoce si ha sido sancionado, pero la fachada sigue sin ser reparada. En ese mismo aspecto, en fechas reciente, una vieja finca ubicada en Av. Matamoros y Treviño fue destruida sin que las autoridades emitieran algún comunicado o al menos hayan intentado hablar con el particular. Es necesario mencionar esto, ya que no podemos asegurar que las fincas con arquitectura vernácula y de otros estilos arquitectónicos que se construyeron a principios del siglo XX estén a salvo de la destrucción. Otro ejemplo claro pero que tiene que ver mas con la cultura social es el robo de una de las 4 fuentes de la plaza de armas y que hasta ahora, sigue desaparecida y sus autores libres e impunes.

En cuanto a los reglamentos del centro histórico, la administración municipal se ha visto permisiva en cuanto a seguir permitiendo la instalación de anuncios en las fachadas que rompen con la estética y armonía de las edificaciones y que en algunos casos puede dañar la fachada. Encontramos muchos de estos ejemplos en muchos negocios del primer cuadro de la ciudad, sin que hasta ahora se vean un avance significativo en cuanto a la modificación de los anuncios y espectaculares. El municipio debe ser mas enérgico y exigir a los comerciantes una modificación en el formato de los espectaculares.

Otro punto que se debe mencionar es que aun existen muchos edificios los cuales merecen, ademas de trabajos de restauración, que se incluyan dentro del catálogo de edificios protegidos y declarados patrimonio histórico de la ciudad, pudiendo citar a los edificios Hidalgo, Marcus, Edificio Algodonero y Edificio Valina entre otros, los cuales, en algunos casos están saturados de espectaculares y con fachadas que lucen descuidadas e incluso abandonados (sobretodo el edificio Valina).

Podemos decir que, hasta la fecha, la actual administración municipal si se ha preocupado por la conservación de nuestro patrimonio histórico y las acciones que ha realizado son muestra de ello y se debe reconocer. No obstante, aun resultan insuficientes. Es necesario que lo que queda de esta administración municipal y las próximas administraciones que entren le den continuidad a estas obras de rescate, ya que no es solo por la mejora de la imagen urbana, es también para rescatar la identidad torreonense y la conservación de su historia y sus elementos tangibles, como sus edificios.

Los relojes de la Comarca Lagunera

La arquitectura de principios del siglo XX en las ciudades laguneras se caracterizo por la variedad de estilos arquitectonicos, grandes edificios que se erguían orgullosos, dando testimonio de la prosperidad lagunera. De entre todos esos edificios, destacaban aquellas estructuras que contaban con el aparato por excelencia para medir el tiempo: el reloj.

Esa fascinación por el tiempo, que es inherente al ser humano nos llevo a plasmar de manera monumental el que, a titulo personal, considero es el aparato mas elegante jamas creado.

lack2Este aparato, cuyo funcionamiento a base de complejos engranajes fue un adorno que engalano (y en algunos casos lo sigue haciendo) las calles de las ciudades laguneras. A continuación, mencionaremos los que son, probablemente los mas representativos de esta región. El mas famoso es quizá el reloj que se ubicaba en la denominada Casa Lack, propiedad del empresario de origen suizo Julián Lack Brüner. Es un torreón de cuatro caras hecho a base de ladrillo, mandado traer desde suiza, donde cada una tiene una caratula de reloj. Cuenta una leyenda popular, que la esposa del señor Julián Lack le parecía tan molesto el sonido del reloj cuando marcaba cada hora, que don Julián se vio obligado a mandar quitar el sonido. Este reloj que estuvo situado sobre el cruce de lo que actualmente son las Avenida Hidalgo y Calle Juan Antonio de la Fuente, engalanaba la antigua construcción de ladrillo, la cual fue destruida a finales de los 60’s para dar paso a un centro comercial, destrucción de la cual, el reloj logró salvarse y situarse en una edificación poco llamativa cerca de su emplazamiento original. En la actualidad el reloj de Lack se conserva en el cruce de Av. Juárez y C. Juan Antonio de la Fuente, pero sin funcionar.

 

En la plaza de armas de Torreón, se encuentra al centro, el «Reloj con 4 caras con relojcarrcarrillon», un reloj de tamaño considerable que se instalo en el año de 1982 por orden del entonces presidente municipal Braulio Fernández Aguirre para conmemorar el 75 aniversario de la elevación al rango de ciudad de Torreón. La estructura hasta hace unos años tenia cierto grado de desgaste y en años recientes, la administración municipal decidió realizar las reparaciones necesarias.

El antiguo mercado Juárez, ubicado entre Av. Hidalgo y Av. Juárez, contaba con una torre428237_117598261702942_1242129931_n de 4 lados, situada al centro del antiguo mercado y en cada una contaba con un reloj. Desafortunadamente, en el año de 1929, un incendio consumió el antiguo mercado y no quedo estructura alguna del viejo mercado, el cual fue reconstruido posteriormente, pero ahora sin la antigua torre.

Durante algunos años, en el crucero de la Calzada Colón y avenida Juárez, se colreloj calzada colonocó una torre de reloj, de 4 caras. Fue en el año de 1941 cuando se culmino la construcción de este reloj, pero que para 1949 lucia completamente deteriorado, por lo que se decidió remover de su emplazamiento original.

 

 

lerdorelojProbablemente, el reloj mas reconocido en la actualidad en la comarca lagunera sea el que esta situado en la vecina ciudad de Lerdo, Durango. El reloj morisco, probablemente una de las estructuras mas lerdorelrepresentativas de la llamada «Ciudad Jardín» esta situado al lado de la presidencia municipal de Lerdo, fue diseñado y construido por el arquitecto de origen libanés Miguel Trad Jacoby el reloj fue traído por el norteamericano Enrique H. Sterling y  concluido en el año de 1889. Esta inspirado en los minaretes de las mezquitas de medio oriente, Se aprecia en una de sus caras la inscripción en árabe «La Elih ila Alah» que en español quiere decir «Nada mas alto que Alá»

relojmatamEn la ciudad de Matamoros, Coahuila, hay también otra muestra arquitectónica que tiene como un componente principal, un reloj. Esta torre esta ubicado al centro del mercado Miguel Hidalgo, en el centro de la ciudad. Este reloj data de 1927, año en el cual, Matamoros fue ascendida al rango de ciudad.relojsanped

San Pedro de las Colonias, es otra ciudad histórica de la Comarca Lagunera, conocida como «La cuna de la Revolución», fue el lugar donde Francisco I. Madero escribió y publicó por primera vez «La sucesión presidencial», asi como sitio donde se libro una de las batallas mas importantes de la revolución en su segunda etapa, tambien cuenta con una torre con reloj, situada en el centro de la ciudad. Este reloj, se culmino en el año de 1897 y fue obra del maestro Juan Paniagua, siendo presidente municipal Aureliano Corral Cobos. La maquinaria del reloj fue traida desde Celaya Guanajuato.

ortiz bacaEn la ciudad de Gómez palacio, existía un reloj en el mercado Ortiz Baca, el cual fue construido en el año de 1901. En la actualidad, la fachada es otra y el reloj quedo destruido despues del incendio del mercado en 1916.

 

 

Referencias

http://batallaseneldesierto-ilhuicamina.blogspot.com/2017/11/el-reloj-de-la-colonn-de-torreom.html

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/947578.el-reloj-de-lerdo.html

http://www.museoarocena.com/exhibiciones/exhibicion-actuales/437-construir

https://www.guiaturisticamexico.com/municipio.php?id_e=7&id_Municipio=00279

Reloj Público

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1112771.cumple-118-anos-la-torre-del-reloj.html

Revalorizando la Batalla de Torreón

Justo hoy se cumplen 105 años de la Toma de Torreón una de las batallas, sino es que la mas importante de la segunda fase de la revolución. Pero es increíble como pese a la magnitud del acontecimiento, aun hoy, esta fecha pasa desapercibida, incluso por los mismos torreonenses.

Cuando en México se habla de la Revolución muchos pensaran en la batallas de Cd. Juárez, Zacatecas, Celaya, etc, sobretodo Zacatecas, pero un hecho que por si mismo es triste y desalentador, es ver como en la historia nacional, La toma de Torreón, el 3 de Abril de 1914 pasa casi desapercibida, pocos la mencionan en la historia poca es la importancia que se le da,  lo que bien pudiera ser la batalla mas relevante de la Revolución Constitucionalista.

62be6-banco2bde2blondre2by2bmex

Edificio del Banco de México y Londres.

Las causas pueden ser muchas, pero es innegable, que la poca atención que recibe este hecho de armas tanto por las autoridades locales, estatales y federales decepciona.

Hay que hacer notar, que un hecho de este calado debería interesar mas por las implicaciones sociales políticas, económicas, militares e históricas que tuvo en la historia nacional.

Vamos por partes.

Antecedentes historicos básicos de la ciudad

La historia de Torreón comienza a mediados del siglo XIX, cuando Leonardo Zuloaga

Torreon 1914Abr03

Tropas Revolucionarias entrando en Torreón

compra algunas tierras que en su tiempo pertenecieron al marquesado de Aguayo y posteriormente a la familia Sánchez Navarro. Hasta antes de 1888 nadie hubiera pensado que esa hacienda, propiedad de un terrateniente de origen vasco llegaría a convertirse en un la ciudad modelo y orgullo del porfiriato así como uno de los principales escenarios revolucionarios. Solo hasta 1888 y con la llegada del ferrocarril internacional, era apenas un modesto rancho de 500 personas que para 1897 habia incrementando su población a 5000 habitantes elevándola al rango de villa, y solo 10 años después, la Villa del Torreón era elevada a la categoría de ciudad en 1907.

mapa_de_mexico_trc

Ubicación geográfica de Torreón

La llegada del ferrocarril, el auge en el cultivo de algodón, el desarrollo d e industrias, la boyante actividad comercial de la zona, aunada a su privilegiada situación geográfica, hizo que la ciudad de Torreón se convirtiera en un polo de desarrollo, con abundante actividad comercial, industrial, agrícola y bancaria. Torreón era el modelo de ciudad para el porfiriato. Todo esto seria factor, para lo años de gran ajetreo social por venir.

La batalla

Después del asesinato de Madero Villa regresa a México para com

Plano batalla de Torreon  Marzo-Abril 1914 red1op

Batalla de Torreón. Mapa.

batir la dictadura huertista. Después de tomar Torreón en octubre de 1913, Villa toma Chihuahua en Diciembre y Ojinaga en Enero, pero al mismo tiempo, el ejercito federal retoma la ciudad de Torreón y la Comarca Lagunera, por lo que Villa  parte de inmediato a retomarla, esto a mediados de marzo.

La batalla fue épica, en palabras de Felipe Ángeles, después de la toma de San Pedro mencionó «Si no fuera por la espectacularidad de la batalla de Torreón todos estarian hablando de San Pedro».

El Pais martes 24 de marzo de 1914

Diario «El Pais»

El escenario estaba puesto, por un lado El ejercito Revolucionario al mando de Francisco Villa y Felipe Ángeles, con su s brigadas y un grupo de generales destacado como Tmoas Urbina, Epitacio Rea, Agustín Castro, Maclovio Herrera, José Isabel Robles, entre otros; por los federales,  a la división del Nazas los comandaba uno de los generales mas destacados y de mayor capacidad del otrora ejercito porfirista, Jose Refugio Velasco. Se decía que Huerta se jactaba de tener a sus mejores generales defendiendo la ciudad de Torreón es esta batalla la que enfrentaría a los mejores generales de cada bando en una lucha decisiva para el futuro de México.

La lucha implico, primero,  la toma paulatina de las poblaciones cercanas a la ciudad, Bermejillo, Tlahualilo Sacramento, Lerdo Gómez Palacio y finalmente  Torreón. Los principales escenarios de lo combates en Gómez Palacio y Torreón fueron los cerros. En Gómez Palacio destaca la encarnizada lucha por el control del Cerro de la Pila (hoy conocida esa zona como «Trincheras»), asi como los cerros de las Calabazas, la Polvorera Durangueña  el Cañón del Huarache, Cerro de la Cruz e incluso Las noas. Eduardo Guerra, quien escribiera «Historia de Torreón» menciona que el ejercito constitucionalista llego a los 15 000 efectivos.

El intercambio de fuego de artillería de uno y otro bando así como los asaltos a punta de

El Diario jueves 26 de Marzo de 1914

«El Diario»

rifle  por retener recuperar o tomar las posiciones mas ventajosa se extendieron desde el 24 de Marzo al 2 de Abril y con la posterior entrada del ejercito revolucionario la mañana del 3 de Abril. Mención especial recibe el Sr. Connrad Cummins, cónsul inglés en Torreón y su labor como mediador para intentar dar solución a las hostilidades. Finalmente, el 2 de a Abril, el general Velasco ordena la evacuación de las tropas federales retirándose con rumbo a Viesca, el 3 de abril a las ocho de la mañana empiezan a entrar a la ciudad los primeros contingentes y generales del ejercito constitucionalista y las nueve, entra  la ciudad el General Francisco Villa.

Cuando analizamos todo esto, la importancia de esta batalla y sus implicaciones,  pudiéramos establecer varios puntos.

  1. Torreón era el sitio donde los ferrocarriles que iban de la capital a Ciudad Juarez, a Laredo y a Mazatlán, por lo tanto, su situación geográfica era la llave para dirigirse al centro del país.
  2. Gracias a la toma de Torreón, fue posible para las tropas revolucionarias acceder y tomar otra de las plazas importantes de la lucha armada, Zacatecas.
  3. Permitió a las tropas constitucionalistas controlar la zona económica mas importante del norte del pais en aquellos años.
  4. Ante las tensiones entre Villa y Carranza, a principios de Julio de ese año, se celebro en la sede del banco de Coahuila en Torreón, las platicas que darian lugar a la famosa Convención de Aguascalientes: Los Pactos de Torreón.
  5. EL ejercito federal perdió a muchos de sus mejores generales en la Batalla de Torreón, ademas de dar un duro golpe estratégico y moral al ejercito huertista, golpe del cual nunca se recuperaron y que fue fundamental para la caída del dictador.
  6. Se estima que el numero de muertos ascendió a poco mas de 5000 convirtiéndola en una de las batallas mas sangrientas de la Revolución
  7. La cobertura mediática que se le dio al suceso fue amplia pero sesgada. Mientras en Torreón el ejercito huertista era derrotado, las notas de los periódicos aseguraban la victoria del ejercito federal y la huida del ejercito revolucionario. Incluso, la noticia de la toma de la ciudad solo se informo días después a la capital.

La relevancia de los acontecimientos sucedidos en esta ciudad no deberían ser omitidos, ignorados o en el mejor e los casos, minimizados por la historia. Para pesar de nosotros, y como ya he mencionado, ninguno de los 3 ordenes de gobierno han emprendido acciones para conmemorar este hecho. A nivel local, solo en sesión solemne del cabildo se conmemoró dicho acontecimiento sin eventos que resaltaran el acontecimiento. Incluso, en 2014, no se efectuó evento alguno, municipal, estatal o federal para la conmemoración de la Toma de Torreón a 100 años de ocurrios los eventos. Es deber de las autoridades perpetuar, conmemorar y difundir este suceso en el colectivo local, para reforzar el sentimiento de pertenencia, orgullo y sobretodo, la re-valorización de uno de los hechos que dieron fama y moldearon a la ciudad lagunera, Torreón, La Perla de la Laguna.

Para finalizar, vuelvo a compartir las palabras que Raúl Madero plasmo en el libro de Roque González «La Batalla de Torreón»

«La batalla de Torreón que culmino con la caída de la plaza en poder de las fuerzas constitucionalistas de la División del Norte comandada por el General Francisco Villa el 2 de Abril de 1914 es sin lugar a dudas la batalla DECISIVA  de la segunda fase de la Revolución Mexicana iniciada el 19 de Febrero de 1913 y que culmino el 14 de Agosto de 1914 con la entrada de las fuerzas Constitucionalistas a la Ciudad de México […] Para tener una idea de la significación que tuvo la Batalla de Torreón en la Revolución Constitucionalista bastaría consultar la prensa de aquellos días.EL Gral Huerta jactándose de su poder militar anuncio haber congregado en Torreón a los mejores Generales del ejército federal, encabezados por el Gral José Refugio Velasco. Torreón – decía- será la tumba de la Revolución y el aniquilamiento de Francisco Villa. Huerta no decía mentiras, pues en efecto, el Gral. José Refugio Velasco no solo había sido de los mas competentes y pundonorosos generales de la época Porfirista, al que las circunstancias y su sentido de disciplina obligaron a servir al régimen espurio de Victoriano Huerta, sino que ademas en la Plaza de Torreón, estaban congregados la flor y nata del ejercito federal» […]

 

Los chalets y casonas de La Laguna. Parte I

Archivo Historico Municipal, antes Casa de Isauro Martinez

Archivo Historico Municipal, antes Casa de Isauro Martinez

Si algo distinguió a la Comarca Lagunera durante la primera mitad del siglo XX fue su gran auge económico que tiene su origen en el desarrollo de actividades económicas como la industrial, la agricultura y el comercio, principalmente. Además de las grandes edificaciones con las que contaba la región, sobre todo en la ciudad de Torreón (hoteles, bancos, negocios), otro tipo de construcciones dominaron también en la imagen urbana de la emergente zona metropolitana: los chalés o chalets (ambos términos son correctos)

Un chalé  (en francés chalet)  se define como «un edificio concebido principalmente para

404865_10150692867702729_481012234_n

Chalet de Filemon Garza

su uso como vivienda unifamiliar, que comparte terreno en una misma finca con una superficie sin construir, como un jardín o un patio adyacente, pero sin patio interior entre las habitaciones».  El auge económico de la región, atrajo a cientos de inmigrantes, nacionales y extranjeros que se establecieron aquí y muchos de ellos prosperaron a tal grado que se convirtieron en el grupo social más pudiente de la región. Las ciudades de Torreón, Gómez Palacio, Lerdo y San Pedro de las Colonias, vieron como muchas fincas se erguían imponentes, materializando en ladrillo y cantera el poder económico de aquellos prósperos industriales y comerciantes.

19642294_1809538689073286_3857424353998068275_n

Casa Borque

Para desgracia del lagunero, muchas de etas construcciones, chalets y casonas de gran valor histórico y artístico, por omisión, desinterés o ignorancia, se perdieron a lo largo de los últimos años de siglo XX, quedando muchas de ellas solo en el recuerdo de quienes tuvieron la suerte de contemplar los símbolos de la prosperidad lagunera de antaño; y aun así, aun quedan otros tantos vestigios de mejores épocas, y de esos nos ocuparemos en esta parte de varias entregas, en las cuales hablaremos sobre los chalets y casonas mas representativos de la Comarca Lagunera, sobre todo en las ciudades de Torreón, San Pedro, Gómez Palacio y Lerdo, procurando abarcar tanto las edificaciones que permanecen en pie, ya sea que estén en uso o permanezcan abandonadas, así  como aquellas que no fueron perdonadas por el tiempo, por la ignorancia, la omisión y/o interés particular . En esta primera parte, hablaremos de algunos de los chalet y mansiones de la ciudad de Torreón.

La prosperidad de la ciudad y la región hicieron posible la edificación de edificios dignos

19601573_1809528959074259_8294583177705720053_n

Entrada principal Casa Zarzar

de las mejores ciudades en el orbe, el Hotel Francia, la ferretería Lack, el banco de México-Londres, el casino de la Laguna eran la representación física de la prosperidad torreonense, al mismo tiempo, emprendedores de México y el mundo, estableciendo sus negocios en esta ciudad, prosperaron de la mano de la ciudad y edificaron en ella, mansiones dignas de la sociedad porfirista mas acomodada.

casacerro

Casa del Cerro o Chalet Wulff

Probablemente el chalet mas reconocible por sus dimensiones y notable belleza arquitectónica sea la «Casa del Cerro», también conocida como el Chalet Wulff o «El castillo». Esta casa perteneció a quien fuera el ingeniero que hizo el trazado de las primeras manzanas de lo que seria la ciudad de Torreón, Federico Wulff. Este chalet, un «modificado castillo alemán» de sobria fachada fue la casa que habito el ingeniero Wulff con su familia a principios del siglo XX, siendo construida entre los años de 1904 y 1905. La casa domina señorialmente el sector alianza de la ciudad, donde en su tiempo, se encontraba la fabrica denominada «La Alianza» (de ahí el nombre del sector). Tras permanecer mucho tiempo abandonada, se forma un patronato que logra su rescate y desde 1993 funciona como el museo histórico de la ciudad.

Otro de los chalets que aun permanecen en pie esta ubicado en la Av. Morelos entre

19642574_1809537265740095_4785492280437878328_n

Casa del Gral. José María Rodriguez

Degollado casi esquina con González Ortega,  chalet tipo victoriano, propiedad de Filemón Garza, vigésimo segundo presidente de Torreón.  Así también sobre la Av. Juárez y Calzada colon, se encuentra la mansión que perteneció al Sr. Juan Castillón, de grandes proporciones y fachada austera, se dice que durante la matanza de la comunidad china en la ciudad, algunos ciudadanos chinos se refugiaron en esa casa, escapando de una muerte segura, en la actualidad es la denominada Casa del artista, donde se presentan talleres de pintura así como cursos.

casajuarez

Casa de Juan Castillón

El archivo municipal «Eduardo Guerra» (C. Acuña casi esquina con Av. Matamoros) tiene como sede la que fuera la casa de Don Isauro Martínez, empresario de espectáculos a quien fuera dueño del teatro Princesa y su obra mas reconocida, el Teatro Isauro Martínez. Un edificio tipo francés con 4 columnas en flanqueando la entrada principal, es una joya de la arquitectura de la primera mitad de siglo XX en Torreón.

Unas cuadras atrás, por la misma C. Manuel Acuña, pero entre Av. Presidente Carranza y

19642740_1809530105740811_2147357335487793420_n

Casa Aldape

Av. Hidalgo se encuentra la casa Zarzar, bella edificación estilo árabe de dos plantas, propiedad el empresario palestino Elías Zarzar. En su interior, las paredes muestran pinturas que representan lugares y escenas en Palestina, así mismo, su entrada principal muestra gran riqueza decorativa. Construida por el Arq. Cesáreo Lumbreras, quien también diseño lo que fuera «La casa morisca» y la casa Rincón García.

Museo-de-la-Revolución-de-Torreón-Coahuila

Chalet Wong, actualmente Muso de la Revolución

Sobre la Calzada Colon, esquina con Av. Matamoros se encuentra la casa Borque, que fuera la casa donde habitaron los fundadores  de la empresa Soriana, Martín y Francisco Borque. Es una casa con amplias y numerosas ventanas así como un balcón en su lado sureste, siendo en la actualidad utilizada como mezcalería y sobreviviendo, como muchas otras a la demolición. La casa Vila, ubicada sobre Calzada Colon y entre Bravo y Corregidora, es una casa bastante peculiar. Adema de su evidente belleza arquitectónica estaca por la abundancia de torreones a manera de ornamentos.

En la Av. Lerdo de tejada esquina con Gregorio García se encuentra el Chalet Wong, de

casadelafrancesa2zy

Casa de Eulogio Valdéz Barro, o «Casa de la Francesa)

tipo ecléctico, perteneció al empresario ferroviario chino Wong Lim, posterior mente, paso a ser la sede de la embajada china en Torreón para finalmente, ser acondicionada como museo en 2007, como regalo por el centenario de la fundación de Torreón. Sobre la Av. Juárez, atrás del Chalet de Juan Castillón, se encuentra la Casa Aldape, construcción centenaria propiedad de Rafael Aldape, alcalde de Torreón en 1907. De amplias proporciones, techo de 4 aguas y un viral en la puerta principal representando la cosecha de uva y algodón, paso a ser una escuela privada, y actualmente, una especie de plaza comercial con servicio de café y restaurant, respetando íntegramente la fachada e interiores.

Una casa que pasa desaperciba por la población lagunera es la casa que perteneciera al general José María Rodríguez, ubicada en la esquina de Av. Matamoros y Juan Antonio de la fuente. En esta casa de principios de siglo XX tuvo lugar la primera reunión conspiratoria en Torreón, donde participara también el profesor jerezano Manuel Nepomuceno Oviedo. Una casa de una planta con fachada de cantera gris, es en la actualidad sucursal de un banco. En una de sus paredes laterales es posible apreciar las huellas de un cañonazo, probablemente originado en alguna de las tomas de Torreón por las tropas revolucionarias. Otra casa de importantes proporciones es la que se conoce (porque aun existe) como «La casa de la Francesa», propiedad del empresario Ganadero Eulogio Valdez Barro; construid durante la época porfiriana, era una casa grande, cuyos balcones y caballerizas tenían vista hacia la Alameda de Torreón. En a actualidad aun existe una pare de esta, que no es visible puesto que su fachada, esta opacada por los diversos negocios que no permiten visualizar el centenario edificio, ubicado en v. Allende y González Ortega.

Además de estos ejemplo, es posible (para fortuna nuestra) observar aun mas ejemplos de chalets y antiguas casonas en todo el centro histórico de la ciudad, la Calle Javier mina entre Hidalgo y Juárez alberga por lo menos 4 casas de este tipo, así también, por la Av. Morelos, Colon, y otras tantas avenida es posible observar una cantidad considerable de estas antiguas casas, unas permanecen abandonadas (de las cuales nos ocuparemos en otro post), otras han sido rescatadas y se les ha dado uso, principalmente como negocio.

La importancia de conocer estos sitios, no debe obedecer solo a una cuestión estética, sino también a una cuestión de consciencia, de entender la importancia de conservar nuestros monumentos, que son cada uno parte de la heroica historia de nuestra región, muchos de esos monumentos son o fueron testigos fieles del desarrollo de esta ciudad, testigos mudos de las tomas revolucionarias durante la segunda década el siglo XX, testigos mudos de la bonanza algodonera, de las mejores épocas de nuestra ciudad, conocer, conservar y respetar nuestros monumentos es un deber que hoy más que nunca debemos ejercer.

 

 

Chalet de Filemon Garza

 

Casa del Cerro, o Chalet Wulff

Casa Aldape

.

 

Chalet Vila

 

 

 

 

Torreón en la historia nacional

La ciudad de Torreón es una de las ciudades más jóvenes de México, con apenas 110 años de vida como ciudad, cumplidos el 15 de Septiembre de 2017 y pese a su corta historia, ha sido testigo de grandes acontecimientos de gran relevancia, no solo local, sino nacional, hechos que trascendieron en la historia de esta nación por su impacto en el desarrollo histórico de México.

62be6-banco2bde2blondre2by2bmexSi nos remontamos a los orígenes de la ciudad, nos daremos cuenta que para 1848 era solo el casco de la hacienda propiedad de Leonardo Zuloaga, y eso solo hasta 1888, cuando las líneas férreas del Ferrocarril internacional pasan por Torreón, que Andrés Eppen, contempla y ejecuta la idea de crear un centro poblacional, que en 1888 contaba con no mas de 500 personas y que para 1907, ya tenia poco mas de 30 000 personas, que le valió para ser elevada al rango de ciudad. No pasarían mas de 5 años cuando Torreón cobra mayor relevancia en la historia de México; debemos recordar que para 1907, Torreón era una ciudad próspera con proyección industrial y agrícola, el cultivo de algodón que tanta bonanza trajo a la ciudad así como la apertura de diversas industrias (Jabonera La unión, Hilandera La Fe, entre otras), cosmopolita como pocas, con la llegada de españoles, chinos, norteamericanos, ingleses, franceses, árabes, etc., la hacían un crisol cultural que se vio reflejado en sus construcciones, el surgimiento como centro bancario (Banco de México, Londres, Coahuila, etc.) y su situación geográfica hacían de esta ciudad un punto neurálgico no solo de la Comarca Lagunera, sino del país .

No habían pasado mas de 5 años desde que la Torreón había sido

2

Edificio Russek

elevada al rango de ciudad cuando cobra mas relevancia y entraría en las paginas de la historia nacional; en 1911, se efectúa la primer toma de Torreón a manos de los revolucionarios dirigidos por Jesús Agustín Castro y Benjamín Argumedo, el primer hecho de armas relevante ocurrido en Torreón. Fue en esos mismos días, cuando sucedió una de las paginas mas negras en la historia de Torreón y el país, la matanza de 303 chinos por parte de las tropas revolucionarias, que por orden de Argumedo y ante la sospecha que la población china en Torreón había apoyado a los federales, dio l lamentable orden que solo fue detenida cuando Emilio Madero asumió el mando de la división.

Torreon 1914Abr03Posteriormente, en 1913, tendrían lugar en Torreón dos hechos de armas relevantes. Para finales del mes de Julio de 1913, tropas revolucionarias atacaron durante diez días la guarnición federal emplazada en Torreón, que termino con saldo de aproximadamente 1200 federales muertos y semejante numero de bajas revolucionarias, que terminarían con victoria a favor de los federales, ese acontecimiento seria conocido como «La decena trágica de Torreón». Mas tarde en ese año, en el mes de Octubre, se efectuaría la segunda toma revolucionaria de Torreón y primera de Francisco Villa.

Es importante detenernos aquí y analizar los hechos, Torreón como punto estratégico fue, probablemente la plaza mas peleada durante la Revolución, es decir, si analizamos el numero de hechos de armas que se suscitaron en esta ciudad hasta 1913, que contando la decena trágica, son 3, permite que visualicemos la importancia de esta ciudad, no fueron batallas casuales, fueron batallas que se dieron debido al conocimiento de ambos bando de la relevancia de esta ciudad.

Llegaría el año de 1914 y con ello, la toma de Torreón masArtilleria de la division del norte marzo 1914 a las ordenes de gral Felipe Angeles recordada. Desde el 21 de marzo de 1914 hasta el 12 de Abril de ese mismo año, tendría lugar lo que se conocería como «La batalla de la Laguna», que inicio con las tomas de Mapimi, Bermejillo, Tlahualilo, Lerdo, Gómez Palacio, Torreón como la batalla mas celebre y culminando en San Pedro de las Colonias.  Es en esta batalla, la de Torreón, cuando lo mejor del ejército federal, la división del Nazas, al mando del general José Refugio Velasco se enfrentaría a lo mejor el ejército revolucionario, la División el norte al mando de Francisco Villa y Felipe Ángeles. Esta batalla, reconocida internacionalmente como un claro ejemplo de estrategia militar, culmino el 3 de abril, con la entrada de las tropas Revolucionarias a la, ahora ya, mundialmente famosa ciudad de Torreón, era esta batalla, para muchos, el punto de inflexión que marco el final de la dictadura huertista, y en efecto, fue una batalla que tuvo eco en todo el mundo, y que fue la que dio también fama mundial a la figura casi mítica del General Francisco Villa.

Es también, posterior a la Toma de Torreón, que se efectúa en el Banco de Coahuila, en su sede de Torreón, una primer convención, por decirlo de algún modo, donde se reúnen los jefes revolucionarios de os bandos villista y carrancista, sitio en el cual se firmaría el denominado «Pacto de Torreón» que entre otras cosas, planteaba una Convención al termino de la lucha revolucionaria, es decir, lo que posteriormente seria la Convención de Aguascalientes.

Posteriormente, se efectuaría una ultima toma en 1916, cuarta de Torreón y tercera y ultima de Villa, terminando con un préstamo forzoso a la ciudad de 1 000 000 de pesos y la quema de imprentas para «evitar que se hablara mal de Francisco Villa».

La historia militar de Torreón no termina hi, pues en 1929, con el advenimiento de la rebelión escobarista, ocurre otro hecho de armas en Torreón, siendo sitio de duras batallas entre rebeldes y federales. Uno de los hechos a destacar es el hecho que Torreón se convirtió en una de las pocas ciudades de México en ser bombardeada utilizado aviones, hecho que se extendió desde el 15 al 17 de marzo de 1929.

El análisis de este escrito no se reduce simplemente a los acontecimientos, sino al transfundo, los ¿Por qué? Como ya se menciono al inicio de este texto, la ciudad de Torreón para el año de 1910 era considerada una de las ciudades mas importantes no solo del norte del país, sino de todo México, su incesante actividad agrícola, industrial y bancaria así como su inmejorable situación geográfica, el paso del ferrocarril central y el internacional que eran la vía más rápida desde la capital hacia la frontera en  Ciudad Juárez, la hacían un punto de control inmejorable para cualquier bando, sobre todo durante la revolución.  Consideremos que desde un punto de vista militar, la importancia controlar puntos de paso como lo es Torreón radica en el rápido acopio de insumos como armamento, alimento y sobre todo, tropa, así como el acceso a otros sitios de importancia estratégica. Pero en Torreón se peleaba más que un punto de paso, en Torreón se definió el resultado de la segunda etapa de la revolución.

Es casi improbable que una ciudad de reciente ascenso haya sido tan significativa para un país como lo es Torreón, y seamos justos, no solo Torreón, sino toda la Comarca Lagunera. La importancia de recordar estos acontecimientos y vincularnos de algún modo con nuestro pasado refuerza  el sentido de identidad, pertenencia y orgullo que de algún modo, por ciertas circunstancias y por que no decirlo, por ciertas personas (léase personas asociadas a gobiernos municipales y estatales) nos han querido arrebatar; es momento de regresar a Torreón a ese lugar relevante que merece en la historia y en el presente de México.