Sin darle muchas vueltas, todo empieza y termina contigo, los desvelos y los intentos de llanto, las preguntas sin contestar, las confusiones y mi malestar.

He querido darle una explicación a mis tristezas y mis desvaríos, pero siempre terminas siento tu ¡Siempre tu! ¿Por qué sigues aquí? ¿Fue mi mente quien te retuvo? ¿O fuiste tú? Qué intencionalmente me dejaste algo de ti y así nunca aprender a olvidarte.

¿Que tienen esos momentos? ¿Qué maldición o bendición tienen tus palabras?  Tu recuerdo pisotea mis ganas de avanzar, mancilla el deseo de continuar. ¡Mujer de mis tristezas! ¿Cuándo  cambiamos las alegrías por lamentos? ¿Cuándo  acabo todo?

¡Deja de reflejarte en la gente! ¿No te basta con estar en mi cabeza? ¿Quién  te retiene aquí? ¿Por qué insistes en no partir? ¿Qué  pretendes lograr dejando tu recuerdo? nada ganas, nada gano. Y a pesar que quiero que te marches, no lo quiero del todo. Soy yo el que retiene tu recuerdo, por que dejar de amarte no puedo.

Anuncios